La Es­pa­ña lle­na

PORT Magazine España - - EL VIÑEDO ESPAÑOL TOMA LA PALABRA -

Es­pa­ña es el país de Europa con ma­yor bio­di­ver­si­dad, pe­ro al mis­mo tiem­po uno de los más cues­tio­na­dos en su ac­ti­tud de res­pe­to y con­ser­va­ción. Aco­ge­mos el 80% de la di­ver­si­dad de flo­ra de la Unión Eu­ro­pea (más de 10.000 es­pe­cies, de las que 6.500 son au­tóc­to­nas y 1.500 en­dé­mi­cas), in­te­gra­da en una am­plia ti­po­lo­gía de há­bi­tats (131, el 54% de to­dos los exis­ten­tes en di­cho ám­bi­to), que de­ter­mi­na a su vez nues­tra ri­ca di­ver­si­dad de fau­na (más del 50% en la Unión Eu­ro­pea). So­mos asi­mis­mo el país con ma­yor va­rie­dad en aves, ma­mí­fe­ros y rep­ti­les, y el ter­ce­ro en an­fi­bios y pe­ces. Vi­ven con no­so­tros en­tre 50.000 y 60.000 es­pe­cies ani­ma­les di­fe­ren­tes. Al­gu­nas co­mo el águi­la im­pe­rial o el lin­ce ibé­ri­co so­lo exis­ten en Es­pa­ña.

So­mos tam­bién el país con ma­yor su­per­fi­cie in­clui­da en la red eu­ro­pea Na­tu­ra 2000, apro­xi­ma­da­men­te un 27% de nues­tro te­rri­to­rio (137.000 km2., sien­do la me­dia eu­ro­pea del 17%). Te­ne­mos por tan­to mo­ti­vos pa­ra sen­tir­nos or­gu­llo­sos y pa­ra re­con­for­tar­nos con es­te ca­pi­tal na­tu­ral. Sin em­bar­go, ca­be pre­gun­tar­se si hay una con­cien­cia su­fi­cien­te de es­ta ri­que­za, si hay una ac­ti­tud acor­de de res­pe­to y cui­da­do ha­cia ella. Apa­ren­te­men­te, es­te le­ga­do na­tu­ral nos ha ve­ni­do da­do por cir­cuns­tan­cias aje­nas a nues­tra vo­lun­tad, y a nues­tro mérito; nos ha caí­do del cie­lo. De en­tra­da, con­cu­rren dos factores pu­ra­men­te geo­grá­fi­cos. Por un la­do, la com­bi­na­ción de nues­tra lo­ca­li­za­ción me­ri­dio­nal y nues­tra oro­gra­fía, de la que re­sul­ta una pro­di­gio­sa ri­que­za de há­bi­tats. Por otro la­do, el me­ro he­cho in­su­lar, ver­da­de­ro ni­cho de en­de­mis­mos. A lo an­te­rior se su­ma nues­tra sin­gu­lar evo­lu­ción eco­nó­mi­ca, el re­tra­so de nues­tra in­cor­po­ra­ción al desa­rro­llo in­dus­trial y el man­te­ni­mien­to has­ta la actualidad de cier­tos usos tra­di­cio­na­les agrí­co­las y fo­res­ta­les. ¿Qué ha­rá Es­pa­ña con ese pri­vi­le­gia­do ca­pi­tal na­tu­ral en el mo­men­to his­tó­ri­co de revitalización y re­ge­ne­ra­ción que es­ta­mos vi­vien­do? Es­ta es una gran pre­gun­ta. En ella van im­plí­ci­tas con­si­de­ra­cio­nes so­bre nues­tra eco­no­mía real, so­bre nues­tros re­cur­sos. ¿De qué va­mos a vi­vir? ¿Cuá­les van a ser nues­tros sec­to­res pro­duc­ti­vos? Pe­ro tam­bién en esa pre­gun­ta se sus­tan­cia el quid de nues­tra iden­ti­dad, de nues­tras raí­ces, de nues­tra ci­vi­li­za­ción, de nues­tro ar­te de vi­vir, de lo que so­mos, de có­mo que­re­mos vi­vir, del le­ga­do que que­re­mos de­jar a las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras. Pro­duc­ti­vi­dad y be­lle­za, he ahí la cues­tión. Na­da nue­vo.

En­tre no­so­tros, ha­ce tres si­glos, ya Gra­cián nos ha­bló de “la her­mo­su­ra pro­ve­cho­sa”. En es­te mo­men­to, más que nun­ca, es ne­ce­sa­rio en Es­pa­ña sa­ber re­co­no­cer y ad­mi­rar­se an­te esa her­mo­su­ra pro­ve­cho­sa de nues­tros mon­tes, de nues­tras cam­pi­ñas, de nues­tras ve­gas, de nues­tras cos­tas, de nues­tras is­las. Y nues­tro vino ha de es­tar en es­ta ecua­ción. El ca­mino pa­re­ce que se está la­bran­do. En 2013 vi­vía yo en Lon­dres, una ciu­dad por en­ton­ces lle­na de es­pa­ño­les en­tre los 20 y los 30 so­bra­da­men­te pre­pa­ra­dos pe­ro sin un fu­tu­ro cla­ro en nues­tro país, por de­cir­lo dul­ce­men­te. Allí, en ge­ne­ral, tra­ba­ja­ban en lo que sa­lie­ra y les die­ra lo jus­to pa­ra so­bre­vi­vir en ciu­dad tan ca­ra. Por mo­men­tos, pa­re­cía co­mo si Es­pa­ña se hu­bie­ra que­da­do va­cía de su ju­ven­tud, de su fu­tu­ro. Cons­ta­to aho­ra có­mo jó­ve­nes de esas eda­des, enar­bo­lan­do con ho­nes­ti­dad la ban­de­ra del re­gre­so a los orí­ge­nes, es­tán lle­van­do a ca­bo una si­len­cio­sa re­vo­lu­ción en el vi­ñe­do es­pa­ñol de la que ya po­de­mos sa­bo­rear sus éxi­tos, un im­por­tan­te pa­so pa­ra reivin­di­car las po­si­bi­li­da­des de esa Es­pa­ña ubé­rri­ma y ri­ca de gen­tes y cul­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.