Car­ta del Di­rec­tor

PORT Magazine España - - SUMARIO - Mi­guel de San­tos, di­rec­tor

Cuan­do pla­neá­ba­mos los con­te­ni­dos del nú­me­ro que aho­ra tie­ne en sus ma­nos, pen­sa­mos que se­ría bueno pe­dir a un pu­ña­do de ex­per­tos que nos ayu­da­sen a des­cu­brir cuá­les son los re­tos eco­nó­mi­cos, la­bo­ra­les, so­cia­les y cul­tu­ra­les que plan­tea lo que se ha da­do en lla­mar la Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial. En el ex­ce­so de in­for­ma­ción en el que vi­vi­mos a dia­rio re­sul­ta com­pli­ca­do abs­traer­se, si­tuar­se, es­ta­ble­cer prio­ri­da­des, sa­ber el qué, de­ci­dir el có­mo. Tras leer sus re­fle­xio­nes, pa­re­ce cla­ro que no es­ta­mos so­lo an­te un cam­bio de mo­de­lo eco­nó­mi­co y la­bo­ral. Es­ta nue­va re­vo­lu­ción di­gi­tal y tec­no­ló­gi­ca su­po­ne un cam­bio de cul­tu­ra, de fi­lo­so­fía de vi­da, de ma­ne­ra de mi­rar y en­ten­der, un cam­bio en el que re­sul­ta di­fí­cil pre­ver có­mo trans­for­ma­rá nues­tras vi­das, por no ha­blar ya de las vi­das de nues­tros hi­jos y de nues­tros nie­tos. Pa­ra que no se nos ven­ga en­ci­ma co­mo un tsu­na­mi, ne­ce­si­ta­mos to­mar po­si­cio­nes se­rias, re­fle­xi­vas y, por qué no, tam­bién en­tu­sias­tas. Pos­tu­ras que nos ayu­den a dis­cer­nir, co­mo in­di­vi­duos, si que­re­mos 'com­prar' to­do lo que nos quie­ren 'ven­der'. El nue­vo mo­de­lo -el de los ro­bots, el de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial-, del que tan po­co sa­be­mos, exi­ge nue­vos lí­de­res, tam­bién en política, que es­ta­blez­can un diá­lo­go so­cial y no so­lo eco­nó­mi­co o tec­no­ló­gi­co; que nos ayu­den a en­ten­der es­ta nue­va reali­dad don­de hay co­sas que van a tan­ta ve­lo­ci­dad que no po­de­mos ni in­tuir­las, mien­tras otras, co­mo las san­gran­tes de­sigual­da­des so­cia­les que exis­ten en el pla­ne­ta, ni se mue­ven, o si lo ha­cen es a cámara muy len­ta.

Co­mo pro­ta­go­nis­ta de nues­tra por­ta­da que­ría­mos, co­mo siem­pre, un hom­bre com­pro­me­ti­do con su tiem­po. La pu­bli­ca­ción de su duo­dé­ci­ma no­ve­la, La de­ca­den­cia de Ne­rón Gol­den, nos des­pe­jó el ca­mino ha­cia Sal­man Rush­die. Su vi­sión de­mo­le­do­ra­men­te sa­tí­ri­ca de la sociedad es­ta­dou­ni­den­se, des­de la lle­ga­da de Oba­ma a la Casa Blan­ca a su re­le­vo por Trump, no es el úni­co te­ma de la en­tre­vis­ta. El es­cri­tor nos de­mues­tra que ni las ame­na­zas de muer­te del in­te­gris­mo is­lá­mi­co ni vi­vir diez años a la som­bra han con­se­gui­do di­na­mi­tar su sen­ti­do del humor y su bri­llan­te in­te­li­gen­cia.

El pe­rio­dis­mo, in­clu­so el cul­tu­ral, si­gue unas vías de in­ves­ti­ga­ción que, en mu­chos ca­sos, in­clu­yen gran­des y agra­da­bles sor­pre­sas. Le pa­só ha­ce unas se­ma­nas al pe­rio­dis­ta Txema Yba­rra. Te­nía pen­sa­do es­cri­bir so­bre el nue­vo es­pa­cio que el es­tu­dio del ar­qui­tec­to Juan He­rre­ros ha­bía di­se­ña­do en el Trián­gu­lo del Ar­te de Ma­drid. Un es­pa­cio que al­ber­ga­rá una co­lec­ción de ar­te pri­va­da. Así, sin más, el te­ma era muy atrac­ti­vo por la in­te­re­san­te tra­yec­to­ria de He­rre­ros. Pe­ro tras la puer­ta de ese ‘es­pa­cio des­con­cer­tan­te' se to­pó de bru­ces con una de las co­lec­cio­nes de ar­te ca­lle­je­ro y ur­bano más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa, con mu­chos de los 300 cua­dros aún sin col­gar, in­clu­so con los pro­pie­ta­rios de la co­lec­ción subidos a las es­ca­le­ras, mar­ti­llo en mano. El re­sul­ta­do de es­ta ex­pe­rien­cia en ex­clu­si­va pa­ra Port lo re­tra­tó Fernando An­drés y lo cuen­ta con bue­na le­tra el pe­rio­dis­ta. En un nú­me­ro car­ga­do de pre­gun­tas, lla­man la aten­ción las de­cla­ra­cio­nes del ar­qui­tec­to que, in­te­rro­ga­do so­bre el pa­pel del ar­te, lo de­fi­ne co­mo “el ter­mó­me­tro más fia­ble pa­ra en­ten­der lo que tie­ne sen­ti­do en ca­da mo­men­to, por­que sa­be ha­cer las pre­gun­tas ade­cua­das an­tes que na­die”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.