Ten­go 27 años y es­toy har­to de que me lla­men "jo­ven fi­ló­so­fo"

PORT Magazine España - - JUVENTUD - Tex­to de Er­nes­to Cas­tro

La primera vez que lo en­tre­vis­té, en 2013, Cé­sar Ren­due­les me di­jo: "Es­toy har­to de que me lla­men "jo­ven fi­ló­so­fo". Ten­go 38 años y dos hi­jos. En otra épo­ca yo se­ría un an­ciano". Le en­tien­do per­fec­ta­men­te. Ha­ce un si­glo, cuan­do la es­pe­ran­za de vi­da ron­da­ba los 40 años, la edad adul­ta lle­ga­ba an­tes que la primera re­gla. Hoy, con la es­pe­ran­za de vi­da por en­ci­ma de los 80 años, se di­ce que la ju­ven­tud es un es­ta­do de áni­mo. A di­fe­ren­cia de Ren­due­les, yo no ten­go hi­jos y ape­nas he cum­pli­do 27 años, pe­ro tam­bién es­toy har­to de que me lla­men "jo­ven fi­ló­so­fo" —más por el "jo­ven" que por el "fi­ló­so­fo". Ha­ce cua­tro años que doy cla­se en la uni­ver­si­dad, pe­ro para los so­ció­lo­gos y pe­rio­dis­tas de bro­cha gor­da per­te­nez­co a la mis­ma ge­ne­ra­ción que mis alum­nos: los mi­le­nia­les.

¿Pe­ro qué es una ge­ne­ra­ción? Se­gún la ma­yo­ría de so­ció­lo­gos cuan­ti­ta­ti­vos, es una se­rie de per­so­nas na­ci­das du­ran­te un pe­rio­do de apro­xi­ma­da­men­te 30 años. En los ma­nua­les de la so­cio­lo­gía al uso se di­ce que la jus­ti­fi­ca­ción de es­ta pe­rio­di­za­ción es eco­nó­mi­ca. Una persona en­tra al mer­ca­do la­bo­ral a los 30 años y se ju­bi­la a los 60 años, sien­do coe­tá­nea con quie­nes com­par­te esas tres dé­ca­das de vi­da pro­fe­sio­nal. El pro­ble­ma de es­ta jus­ti­fi­ca­ción es que du­ran­te ca­si to­da la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad no ha exis­ti­do un sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes y los miem­bros de la cla­se tra­ba­ja­do­ra siem­pre han em­pe­za­do a tra­ba­jar mu­cho an­tes de los 30 años y, en ca­so de lle­gar a los 60 años, han se­gui­do tra­ba­jan­do des­pués. Pe­ro el ver­da­de­ro pro­ble­ma de es­ta pe­rio­di­za­ción es dón­de si­tuar la me­dia­na de es­ta se­rie de edades. De­pen­dien­do de dón­de se si­túe la me­dia­na de mi ge­ne­ra­ción, yo, que he na­ci­do en 1990, pue­do ser coe­tá­neo de mis pa­dres, que na­cie­ron en 1964, o de los que va­yan a na­cer de aquí a 2020 (¿in­clui­dos mis pro­pios hi­jos ac­tual­men­te inexis­ten­tes?).

Co­mo el con­cep­to de ge­ne­ra­ción se creó pre­ci­sa­men­te para di­fe­ren­ciar so­cio­ló­gi­ca­men­te a los pa­dres de los hi­jos, lo nor­mal es so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma si­tuan­do la me­dia­na de ca­da ge­ne­ra­ción en el año en que na­ció uno mis­mo. Pe­ro en­ton­ces ha­bría tan­tas ge­ne­ra­cio­nes co­mo años y la coeta­nei­dad no ten­dría por qué ser una pro­pie­dad tran­si­ti­va. En ro­mán pa­la­dino, los coe­tá­neos de mis coe­tá­neos no ten­drían por qué ser mis coe­tá­neos. J. K. Row­ling (na­ci­da en 1965) se­ría coe­tá­nea de An­ge­la Mer­kel (en 1954) y de Kim Kar­das­hian (en 1980), pe­ro es­tas no se­rían coe­tá­neas en­tre sí. Ca­be pre­gun­tar­se en­ton­ces cuál es la per­ti­nen­cia so­cio­ló­gi­ca de una de­fi­ni­ción que agru­pa a per­so­nas de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des y vo­ca­cio­nes se­gún un cri­te­rio tan ar­bi­tra­rio co­mo la fe­cha de na­ci­mien­to, en el que ca­da persona cons­ti­tu­ye su pro­pia me­di­da y ex­cep­ción. ¿Qué tie­nen en co­mún una es­cri­to­ra bri­tá­ni­ca, una po­lí­ti­ca ale­ma­na y una mo­de­lo es­ta­dou­ni­den­se? Ca­si sue­na a chis­te.

Para evi­tar­se es­tos pro­ble­mas la ma­yo­ría de los so­ció­lo­gos cua­li­ta­ti­vos no de­fi­nen las ge­ne­ra­cio­nes se­gún la fe­cha de na­ci­mien­to de sus miem­bros sino se­gún los even­tos his­tó­ri­cos que in­flu­yen so­bre ellos. Así pues, las ge­ne­ra­cio­nes del 98 y del 27 no se lla­man así por­que sus miem­bros na­cie­sen en ta­les años, sino por­que en ellos Es­pa­ña per­dió sus úl­ti­mas co­lo­nias y se ce­le­bró el tri­cen­te­na­rio de la muer­te de Gón­go­ra. El pro­ble­ma de es­ta de­fi­ni­ción es que los even­tos ge­nui­na­men­te his­tó­ri­cos si­guen in­flu­yen­do a lar­go plazo. El desas­tre de 1898 pro­ba­ble­men­te ten­ga tan­ta o más in­fluen­cia so­bre la Es­pa­ña ac­tual que cual­quie­ra de los even­tos his­tó­ri­cos que yo ha­ya po­di­do pre­sen­ciar en mi cor­ta vi­da, pe­ro eso no me con­vier­te en coe­tá­neo de Una­muno.

La de­fi­ni­ción no me­jo­ra si li­mi­ta­mos el ran­go de in­fluen­cia a los even­tos que uno ha pre­sen­cia­do. Yo te­nía un año cuan­do se di­sol­vió la Unión So­vié­ti­ca, 11 cuan­do se de­rrum­ba­ron las To­rres Ge­me­las y 18 cuan­do que­bró Leh­man Brot­hers. ¿Cuál de es­tos even­tos his­tó­ri­cos me ha in­flui­do más? De­pen­de de la ca­rac­te­rís­ti­ca de mi per­so­na­li­dad que des­ta­ques. En tan­to que so­cia­lis­ta, se­gu­ra­men­te la di­so­lu­ción de la Unión So­vié­ti­ca; en tan­to que ateo, se­gu­ra­men­te el de­rrum­be de las To­rres Ge­me­las; en tan­to que be­ca­rio, se­gu­ra­men­te la quiebra de Leh­man Brot­hers.

Pe­ro para for­mar una ge­ne­ra­ción se ne­ce­si­ta al­go más que un con­jun­to de ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les co­rre­la­cio­na­das con un con­jun­to de even­tos his­tó­ri­cos; se ne­ce­si­ta que ese con­jun­to de ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les sea dis­tin­ti­vo de esa ge­ne­ra­ción, si no en tér­mi­nos ab­so­lu­tos, sí en tér­mi­nos re­la­ti­vos, por con­tra­po­si­ción a otras ge­ne­ra­cio­nes con­tem­po­rá­neas. De no ser así, to­dos los in­di­vi­duos que vi­ven en un de­ter­mi­na­do pe­rio­do per­te­ne­ce­rían a la mis­ma ge­ne­ra­ción al ver­se in­flui­dos de dis­tin­tas ma­ne­ras por los mis­mos even­tos. No fue necesario que la ge­ne­ra­ción de ma­yo del 68 fue­se la primera ge­ne­ra­ción he­do­nis­ta y anar­quis­ta (se­gún el tó­pi­co) de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad para con­for­mar­se co­mo ge­ne­ra­ción; fue su­fi­cien­te con que se re­co­no­cie­se co­mo más he­do­nis­ta y anar­quis­ta que la ge­ne­ra­ción in­me­dia­ta­men­te pre­ce­den­te. Lo que im­pli­ca que las ge­ne­ra­cio­nes se de­fi­nen por me­dio del re­co­no­ci­mien­to, que siem­pre tie­ne que ha­ber dos o más ge­ne­ra­cio­nes en con­tra­po­si­ción y que pue­de ha­ber gen­te que, al no re­co­no­cer­se en nin­gu­na ge­ne­ra­ción, no for­me par­te de nin­gu­na ge­ne­ra­ción.

Con to­do, el re­co­no­ci­mien­to tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des. Yo pue­do for­mar par­te de una aso­cia­ción en la que no me re­co­noz­co y re­co­no­cer­me en una aso­cia­ción de la que no for­mo par­te. Uno no de­ja de for­mar par­te de su fa­mi­lia por mu­cho que no se re­co­noz­ca en ella y, se­gún al­gu­nas fe­mi­nis­tas, un va­rón no pue­de for­mar par­te del fe­mi­nis­mo por mu­cho que se re­co­noz­ca en él. Las fa­mi­lias son aso­cia­cio­nes de ads­crip­ción for­zo­sa y los mo­vi­mien­tos so­cia­les, co­mo el fe­mi­nis­mo, aso­cia­cio­nes de ads­crip­ción vo­lun­ta­ria; de las pri­me­ras no pue­des sa­lir por mu­cho que quie­ras y en las se­gun­das no pue­des en­trar si los de­más miem­bros no quie­ren. ¿En qué la­do de es­ta di­co­to­mía si­tuar a las ge­ne­ra­cio­nes? Se­gún la so­cio­lo­gía cuan­ti­ta­ti­va, son aso­cia­cio­nes de ads­crip­ción for­zo­sa; se­gún la so­cio­lo­gía cua­li­ta­ti­va, aso­cia­cio­nes de ads­crip­ción vo­lun­ta­ria. El uso co­ti­diano del tér­mino "ge­ne­ra­ción" com­bi­na es­tas dos de­fi­ni­cio­nes al su­po­ner que las per­so­nas que han na­ci­do en el mis­mo pe­rio­do se han vis­to in­flui­das por los mis-

“¿Cuál es la per­ti­nen­cia so­cio­ló­gi­ca de una de­fi­ni­ción que agru­pa a per­so­nas de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des y vo­ca­cio­nes se­gún un cri­te­rio tan ar­bi­tra­rio co­mo la fe­cha de na­ci­mien­to?”

mos even­tos his­tó­ri­cos y com­par­ten por lo tan­to cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les. Es­te su­pues­to ha ge­ne­ra­do mu­chos ma­len­ten­di­dos, co­mo va­mos a ver bre­ve­men­te en el ca­so de mi ge­ne­ra­ción, los mi­le­nia­les, que yo creo que no exis­te.

Para em­pe­zar, no hay con­sen­so en­tre los de­mó­gra­fos so­bre cuán­do em­pie­zan y cuán­do ter­mi­nan las fe­chas de na­ci­mien­to de los mi­le­nia­les. La ma­yo­ría afir­ma que em­pie­zan en 1980 y ter­mi­nan en 1995, pe­ro los crea­do­res del tér­mino "mi­le­nial", Wi­lliam Strauss y Neil Ho­we, afir­man que em­pie­zan en 1982 y ter­mi­nan en 2004. ¿Pe­ro no he­mos di­cho que las ge­ne­ra­cio­nes du­ran 30 años? No es de ex­tra­ñar que los de­mó­gra­fos dis­cre­pen so­bre la du­ra­ción de las ge­ne­ra­cio­nes, te­nien­do en cuen­ta que ac­tual­men­te se pro­du­cen dos fenómenos, uno de los cua­les de­be­ría ace­le­rar y el otro de­ce­le­rar el rit­mo de cam­bio ge­ne­ra­cio­nal. El pri­mer fe­nó­meno, que de­be­ría ace­le­rar­lo, es el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y tec­no­ló­gi­co; y el se­gun­do fe­nó­meno, que de­be­ría de­ce­le­rar­lo, es el au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da y el des­cen­so de la na­ta­li­dad. Hoy la eco­no­mía y la tec­no­lo­gía avan­zan a pa­sos agi­gan­ta­dos, pe­ro los jó­ve­nes son una fuer­za de cam­bio so­cial men­guan­te y, co­mo las per­so­nas vi­ven más, tie­nen más tiem­po para adap­tar­se a los cam­bios.

La com­bi­na­ción del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y tec­no­ló­gi­co, del au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da y del des­cen­so de la na­ta­li­dad ha he­cho que la so­cie­dad en­tre en una suer­te de ve­lo­ci­dad lí­mi­te ge­ne­ra­cio­nal en el que una mis­ma persona pue­de pa­sar por va­rias ge­ne­ra­cio­nes a lo lar­go de su vi­da, de mo­do que el cam­bio ge­ne­ra­cio­nal ha de­ja­do de ser un pa­so del tes­ti­go in­ter­per­so­nal para con­ver­tir­se en un ri­to de pa­so in­tra­per­so­nal. Ello se mues­tra en los cam­bios a la ho­ra de bau­ti­zar a las dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes. Ade­más de "mi­le­nial", mi ge­ne­ra­ción ha si­do lla­ma­da "Ge­ne­ra­ción Y" (cuan­do sus ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les eran una in­cóg­ni­ta), "Net Ge­ne­ra­tion" (cuan­do la in­cóg­ni­ta se des­pe­jó co­mo el uso de las re­des so­cia­les), "Me Ge­ne­ra­tion" (cuan­do se des­cu­brió que las re­des so­cia­les fo­men­tan el ego­cen­tris­mo), "We Ge­ne­ra­tion" (cuan­do se des­cu­brió que tam­bién fo­men­tan el com­pro­mi­so so­cial). Por es­te mo­ti­vo los de­ba­tes so­bre la bre­cha ge­ne­ra­cio­nal es­tán lle­nos de tó­pi­cos. Las ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les que se atri­bu­yen a los mi­le­nia­les no son dis­tin­ti­vas de ellos, sino que se ge­ne­ra­li­zan a to­da la so­cie­dad. El abu­so a la vez ego­cén­tri­co y so­cial­men­te com­pro­me­ti­do de las nue­vas tec­no­lo­gías de co­mu­ni­ca­ción no es ex­clu­si­vo de los me­no­res de 35 años; so­mos to­dos los que pa­re­ce­mos ha­ber en­tra­do en un es­ta­do de ado­les­cen­cia per­ma­nen­te, a me­dio ca­mino en­tre los sue­ños de re­bel­día y el pri­mer amor.

“Los crea­do­res del tér­mino "mi­le­nial", Wi­lliam Strauss y Neil Ho­we, afir­man que los mi­le­nia­les na­cen en 1982 y ter­mi­nan en 2004 ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.