Ser jo­ven ya no es lo que era

PORT Magazine España - - JUVENTUD - Tex­to de Ma­ría Ra­mos

Al pa­re­cer el bueno de Pla­tón (427-347 a. C.) ya se que­ja­ba, ha­ce aho­ra más de 23 si­glos, de la que con­si­de­ra­ba una de­ca­den­cia mo­ral de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. “¿Qué les pa­sa a nues­tros jó­ve­nes?” – se pre­gun­ta­ba-. “No res­pe­tan a sus ma­yo­res, des­obe­de­cen a sus pa­dres. Ig­no­ran las le­yes. Ha­cen dis­tur­bios en las ca­lles in­fla­ma­das con pen­sa­mien­tos sal­va­jes. Su mo­ra­li­dad de­cae”. Pe­ro Pla­tón no era el úni­co en la An­ti­gua Gre­cia que an­da­ba des­po­tri­can­do con­tra sus jó­ve­nes. Dé­ca­das atrás, su maes­tro Só­cra­tes (470399 a. C.) ya se ha­bía la­men­ta­do de lo mis­mo con ar­gu­men­tos muy si­mi­la­res: “Los jó­ve­nes hoy en día son unos ti­ra­nos. Con­tra­di­cen a sus pa­dres, de­vo­ran su co­mi­da, y les fal­tan al res­pe­to a sus maes­tros”, gru­ñía el tam­bién ate­nien­se.

Y así po­dría­mos se­guir ti­ran­do del hi­lo de la his­to­ria y qui­zá no aca­ba­ría­mos nun­ca, por­que va­rios si­glos atrás tam­bién He­sío­do (si­glo VII a. C.) ha­bía mal­de­ci­do de la fri­vo­li­dad de la ju­ven­tud de su tiem­po. “No veo es­pe­ran­za para el futuro de nues­tra gen­te si de­pen­den de la frí­vo­la ju­ven­tud de hoy en día, pues cier­ta­men­te to­dos los jó­ve­nes son sal­va­jes más allá de las pa­la­bras” –de­cía el poe­ta grie­go. Y aña­día, la­men­tán­do­se de que con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes to­do iba a peor, “cuan­do yo era jo­ven, nos en­se­ña­ban a ser dis­cre­tos y res­pe­tar a los ma­yo­res, pe­ro los jó­ve­nes ac­tua­les son ex­ce­si­va­men­te ofen­si­vos e im­pa­cien­tes a las res­tric­cio­nes”. Pa­re­ce, en de­fi­ni­ti­va, que eso tan re­cu­rren­te y tan es­cu­cha­do hoy día en fies­tas o encuentros fa­mi­lia­res co­mo el “si es que los jo­ven­zue­los de hoy en día…”, el “yo a tu edad…”, o el “en mis tiem­pos…” es mu­cho más uni­ver­sal de lo que cree­mos.

Si pen­sa­mos en qué es ser jo­ven hoy, na­die pue­de ne­gar que las con­di­cio­nes ob­je­ti­vas de vi­da de quie­nes na­cie­ron en la dé­ca­da de los 80 son me­jo­res que las de sus pa­dres o abue­los. Vi­ven en so­cie­da­des abier­tas y de­mo­crá­ti­cas. Han re­ci­bi­do la me­jor de las edu­ca­cio­nes po­si­bles. No son per­se­gui­dos si tie­nen una orien­ta­ción se­xual di­fe­ren­te. No han pa­sa­do ham­bre. No los ma­tan por su for­ma de pen­sar. No han vi­vi­do una gue­rra.

An­te es­te pa­no­ra­ma, mu­chos abue­los, y en ge­ne­ral mu­chos de quie­nes ya han de­ja­do de ser jó­ve­nes ha­ce tiem­po, es­tán con­ven­ci­dos de que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no tie­nen mo­ti­vos para que­jar­se por­que lo han te­ni­do to­do. Al­gu­nos in­clu­so mi­ran a los jó­ve­nes ac­tua­les por en­ci­ma del hom­bro y hay quien se atre­ve a des­pre­ciar­los co­mo ge­ne­ra­ción. Se­gu­ro que a mu­chos se nos vie­ne a la men­te más de un nom­bre de se­ño­res cla­man­do al cie­lo con­tra los jó­ve­nes. Al­gu­nos de es­tos se­ño­res pien­san que los jó­ve­nes se pa­san la vi­da ha­cién­do­se sel­fies para com­par­tir en las re­des so­cia­les. Hay quien ha di­cho ex­plí­ci­ta­men­te y sin am­ba­ges que son una ge­ne­ra­ción “que no quie­re na­da”. Una ge­ne­ra­ción “con to­dos los de­re­chos, pe­ro nin­gu­na obli­ga­ción”. Que no ha te­ni­do “nin­gu­na idea que no fue­ra un fil­tro de Ins­ta­gram o una apli­ca­ción para el te­lé­fono mó­vil”. Una ge­ne­ra­ción en de­fi­ni­ti­va a la que “lo úni­co que les im­por­ta es el nú­me­ro de li­kes, co­men­ta­rios y se­gui­do­res en sus re­des so­cia­les1” .

Y es que en el fon­do qui­zá al­go de ver­dad hay en esa idea de que los jó­ve­nes de hoy día han cre­ci­do te­nién­do­lo to­do. O más bien, cre­yen­do que lo po­dían te­ner to­do. Y ahí es­tá el quid de la cues­tión. Du­ran­te dé­ca­das se ha vi­vi­do pen­san­do -más im­plí­ci­ta que ex­plí­ci­ta­men­te- que ca­da ge­ne­ra­ción vi­vi­ría me­jor que la an­te­rior.

“Y es que en el fon­do qui­zá al­go de ver­dad hay en esa idea de que los jó­ve­nes han cre­ci­do te­nién­do­lo to­do”

Pe­ro lle­gó la cri­sis, y los jó­ve­nes se to­pa­ron con un mu­ro. Un mu­ro de di­fi­cul­ta­des ma­te­ria­les para abrir­se ca­mino y de­jar de ser jó­ve­nes, pe­ro tam­bién un mu­ro de ex­pec­ta­ti­vas frus­tra­das. No es ca­sual que en el pun­to ál­gi­do de la cri­sis una abru­ma­do­ra ma­yo­ría de jó­ve­nes es­pa­ño­les, el 84% en­tre los me­no­res de 30 años, con­si­de­ra­ra que no iba a vi­vir me­jor que sus pa­dres2.

Una ge­ne­ra­ción que ha cre­ci­do es­cu­chan­do que es­tu­dian­do al­can­za­rían una bue­na po­si­ción la­bo­ral. Pe­ro que se ha to­pa­do con el mu­ro del des­em­pleo, de la tem­po­ra­li­dad y de la so­bre­cua­li­fi­ca­ción. Que ha cre­ci­do es­cu­chan­do que des­pués de be­cas, prác­ti­cas y con­tra­tos ines­ta­bles, si se es­for­za­ban, con­se­gui­rían un pues­to es­ta­ble. Pe­ro es tam­bién una ge­ne­ra­ción que se ha to­pa­do con el mu­ro de un mer­ca­do la­bo­ral que por un la­do es más com­pe­ti­ti­vo que nun­ca, y al mis­mo tiem­po per­pe­túa unas re­glas que so­lo fa­vo­re­cen a los que ya es­tán den­tro.

Hay quien pue­de sos­pe­char que en los úl­ti­mos años se ha abier­to una bre­cha en­tre ge­ne­ra­cio­nes y que ca­da vez hay un mu­ro más vi­si­ble se­pa­ran­do a quie­nes es­tán a un la­do y otro de ese um­bral -al­go di­fu­so y vo­lá­til- que mar­ca el de­jar de ser jo­ven. La evi­den­cia pa­re­ce ava­lar es­ta idea, por­que tan­to en tér­mi­nos po­lí­ti­cos, co­mo cul­tu­ra­les o eco­nó­mi­cos, las di­fe­ren­cias en­tre jó­ve­nes y ma­yo­res son ca­da vez más pa­ten­tes. Den­tro y fue­ra de nues­tras fron­te­ras hay una cre­cien­te di­fe­ren­cia­ción de los jó­ve­nes en el vo­to, y en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos en prác­ti­ca­men­te to­dos los paí­ses de nues­tro en­torno han si­do los jó­ve­nes los más per­ju­di­ca­dos du­ran­te la cri­sis. De he­cho, en Es­pa­ña la bre­cha ge­ne­ra­cio­nal en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos ha si­do de las más gran­des de Eu­ro­pa. Fue en­tre los jó­ve­nes don­de más ca­yó la ren­ta me­dia­na, y la ren­ta media de los ho­ga­res con me­nos de 35 años pa­só de 34.700 eu­ros anua­les en 2011 a 25.500 en 2014, se­gún la En­cues­ta Fi­nan­cie­ra de las Fa­mi­lias del Ban­co de Es­pa­ña. Aun­que las cau­sas son pre­vias, la cri­sis ha am­pli­fi­ca­do las de­sigual­da­des eco­nó­mi­cas en­tre gru­pos de edad. Y Es­pa­ña es uno de los paí­ses eu­ro­peos don­de más vi­si­ble se ha he­cho ese mu­ro que se­pa­ra a jó­ve­nes y ma­yo­res.

Las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas vie­nen aler­tan­do de es­ta de­sigual­dad cre­cien­te en­tre ge­ne­ra­cio­nes, y es que por primera vez desde la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial exis­te un ries­go real de que la ac­tual ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes adul­tos aca­be te­nien­do unas con­di­cio­nes de vi­da peo­res que las de sus pa­dres. La bre­cha en­tre ge­ne­ra­cio­nes ca­da vez es más vi­si­ble y se ha lle­ga­do a afir­mar abier­ta­men­te que “Eu­ro­pa no pue­de per­mi­tir­se per­der al gru­po de edad más for­ma­do que ha te­ni­do nun­ca y de­jar que la de­sigual­dad ge­ne­ra­cio­nal arrui­ne su futuro”. Una afir­ma­ción es­ta que no pro­ce­de de nin­gún pan­fle­to o ma­ni­fies­to de jó­ve­nes in­con­for­mis­tas, sino del Li­bro Blan­co so­bre el futuro de Eu­ro­pa, pre­sen­ta­do por la Co­mi­sión Eu­ro­pea en mar­zo de 2017, don­de se sub­ra­ya que los jó­ve­nes ca­da vez más co­rren el ries­go de te­ner re­sul­ta­dos peo­res y me­nos opor­tu­ni­da­des que sus pa­dres3. Ma­ría Ra­mos es edi­to­ra de Po­li­ti­kon (www. po­li­ti­kon.es) e in­ves­ti­ga­do­ra pos­doc­to­ral en el De­par­ta­men­to de Cien­cias So­cia­les de la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid. Es coau­to­ra de El mu­ro in­vi­si­ble. Las di­fi­cul­ta­des de ser jo­ven en Es­pa­ña (Ed. De­ba­te, 2017).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.