3 SE­VEN PI­NES: MI­RAR EL SI­LEN­CIO

Paco Gis­bert

PORT Magazine España - - TOMA FALSA -

Des­per­tar ca­da ma­ña­na mirando Es Ve­drà, pre­pa­rar un buen desa­yuno a ba­se de fru­tas, ce­rea­les y pan tos­ta­do, y sen­tar­se a sa­bo­rear­lo mien­tras los pri­me­ros ra­yos de sol ti­ñen de fas­ci­nan­tes co­lo­res el is­lo­te má­gi­co. Es la cos­ta oes­te de la is­la de Ibi­za, un pa­raí­so na­tu­ral le­jos del 'chun­da chun­da' de las dis­co­te­cas y clu­bes que han con­ver­ti­do a la Pi­tiu­sa en un cen­tro de pe­re­gri­na­ción para aman­tes de la fies­ta. Qui­zás por eso, por­que no lle­gan los so­ni­dos elec­tró­ni­cos ni los gri­tos de los úl­ti­mos bo­rra­chos de la no­che, a Es Ve­drà, Es Ve­dra­nell y los pe­que­ños is­lo­tes que sal­pi­can co­mo gra­nos de arroz so­bre el po­yo de la co­ci­na, a es­te tro­zo de cos­ta, se le lla­ma 'El Trián­gu­lo del si­len­cio', o qui­zás por­que Es Ve­drà arras­tra una tra­di­ción má­gi­ca que tie­ne que ver con le­yen­das de si­re­nas, civilizaciones perdidas, po­los mag­né­ti­cos o avis­ta­mien­to de ov­nis. Desde los bun­ga­lows de Se­ven Pi­nes se ad­mi­ra es­ta vis­ta, se des­gus­ta ese si­len­cio. El re­sort de lu­jo, re­cién abier­to, ofre­ce un to­tal de 186 vi­llas, de una o dos ha­bi­ta­cio­nes, cons­trui­das res­pe­tan­do el tra­di­cio­nal es­ti­lo ibi­cen­co de las ca­ses de pa­gés blan­cas de la is­la a lo lar­go de una su­per­fi­cie de 56.000 me­tros cua­dra­dos, to­das ellas equi­pa­das con las más mo­der­nas co­mo­di­da­des y con una vis­ta pri­vi­le­gia­da al is­lo­te má­gi­co. So­lo el agua rom­pe el si­len­cio. El agua del mar que, en días con vien­to tra­vie­so, es­ta­lla con­tra las ro­cas, re­pi­can­do con for­ma de olas. O el agua de las pis­ci­nas pri­va­das que po­seen al­gu­nas de las vi­llas, o la enor­me pi­le­ta que pa­re­ce col­gar so­bre el mar a los pies de la zo­na de spa, 1.500 me­tros cua­dra­dos des­ti­na­dos a cui­dar del clien­te con tra­ta­mien­tos de be­lle­za, ac­ti­vi­da­des de fit­ness, cla­ses de yo­ga en ple­na na­tu­ra­le­za y to­do ti­po de ser­vi­cios orien­ta­dos al bie­nes­tar. Pre­ci­sa­men­te, su con­di­ción de lu­gar de re­lax y des­can­so per­mi­te que el com­ple­jo es­té abier­to to­do el año, ha­ga frío o ca­lor, y no so­lo en la tem­po­ra­da ve­ra­nie­ga. "Lu­gar, es­pa­cio, vis­tas, pri­va­ci­dad, in­di­vi­dua­li­dad, be­lle­za y di­ver­sión" son los sie­te con­cep­tos que ofre­ce Se­ven Pi­nes, en pa­la­bras de Mar­kus Lüeck, su director ge­ne­ral. Lo cier­to es que esas sie­te pa­la­bras má­gi­cas que ha­cen de es­te re­sort un es­pa­cio di­fe­ren­te en una is­la con fa­ma de ser cual­quier co­sa me­nos un lu­gar para re­la­jar­se y me­di­tar se re­su­men en una ima­gen: la de un atar­de­cer ro­jo, co­mo los de mu­chos oca­sos so­bre el Me­di­te­rrá­neo, con la is­la de Es Ve­drá ju­gan­do a es­con­der los ra­yos de sol mien­tras se sa­bo­rea un cóc­tel pre­pa­ra­do ex­pre­sa­men­te para ese mo­men­to irre­pe­ti­ble en que la vi­da es mi­rar el si­len­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.