7 HIE­LO VI­VO

Jo­seph Cook

PORT Magazine España - - TOMA FALSA -

Desde 2009, el pro­gra­ma Young Lau­rea­te for­ma par­te del con­jun­to de pre­mios para em­pre­sas que Ro­lex lle­va otor­gan­do desde ha­ce más de 40 años. Es­tán di­se­ña­dos para ayu­dar a jó­ve­nes de en­tre 18 y 30 años en un mo­men­to cru­cial de sus ca­rre­ras y ca­da lau­rea­do re­ci­be 100.000 fran­cos sui­zos, así co­mo pu­bli­ci­dad in­ter­na­cio­nal y ac­ce­so a una red de más de 100 an­ti­guos lau­rea­dos. Jo­seph Cook re­ci­bió el pre­mio en 2006.

En es­ta fo­to se pue­de ver al es­pe­leó­lo­go y ex­plo­ra­dor de cue­vas Fran­ces­co Sau­ro, y a mí, un mi­cro­bió­lo­go gla­cial, des­cen­dien­do en ra­pel por un mo­lino gla­ciar en la ca­pa de hie­lo groen­lan­de­sa. For­ma­dos por agua de des­hie­lo que se in­tro­du­ce ba­jo el hie­lo, los mo­li­nos gla­cia­res per­mi­ten el tras­pa­so del agua al fon­do de la ca­pa de hie­lo y, por úl­ti­mo, al mar. No obs­tan­te, se des­co­no­ce su suer­te una vez des­apa­re­ce en el fon­do de un mo­lino gla­ciar. Los cien­tí­fi­cos han in­ten­ta­do ave­ri­guar­lo uti­li­zan­do téc­ni­cas geo­fí­si­cas desde la su­per­fi­cie, pe­ro Fran­ces­co y yo que­ría­mos ver­lo en primera persona, por lo que nos em­bar­ca­mos en una aven­tu­ra de es­pe­leo­lo­gía y es­ca­la­da para ac­ce­der al interior de la ca­pa de hie­lo y, por con­si­guien­te, a una fuen­te de ma­te­rial mi­cro­bio­ló­gi­co que se re­mon­ta a ha­ce mi­les de años. Las zo­nas con­ge­la­das en los ex­tre­mos nor­te y sur del pla­ne­ta pa­re­cen en­tor­nos po­co pro­ba­bles en los que en­con­trar mi­cro­bio­lo­gía, e igual de po­co pro­ba­ble re­sul­ta la idea de que la mi­cro­bio­lo­gía pue­da te­ner un im­pac­to tan gran­de en es­tos lu­ga­res y, sin em­bar­go, es­tén re­ple­tos de vi­da. Se tra­ta de una com­ple­ji­dad ocul­ta, se­cre­ta, que me pa­re­ce fas­ci­nan­te y que me ha­ce pa­sar me­ses en­te­ros en es­tos vas­tos lu­ga­res, a lo lar­go de cien­tos de mi­les de ki­ló­me­tros, su­je­to a una ac­ti­vi­dad tan pe­que­ña que pa­sa inad­ver­ti­da a sim­ple vis­ta. Gra­cias al pro­gra­ma de Ro­lex Young Lau­rea­te, el cual me per­mi­tió ac­ce­der a la ca­pa de hie­lo groen­lan­de­sa y desa­rro­llar tec­no­lo­gías a me­di­da, pu­de es­tu­diar dos há­bi­tats mi­cro­bia­nos es­pe­cí­fi­cos. El pri­me­ro de ellos es­ta­ba com­pues­to por agu­je­ros de des­hie­lo, for­ma­dos por crio­co­ni­ta (grá­nu­los de al­gas, pol­vo mi­ne­ral y otras bac­te­rias que tien­den a agru­par­se, ca­len­tar­se ba­jo el sol y de­rre­tir­se en el hie­lo). El se­gun­do, de al­gas gla­cia­res que cre­cen en la su­per­fi­cie del hie­lo, cu­brien­do to­das las par­tes de des­hie­lo del gla­ciar, y que pro­du­cen pig­men­tos os­cu­ros para pro­te­ger­se del sol del ve­rano, pre­sen­te du­ran­te to­do el día. Es­tos pig­men­tos, cuan­do se ca­lien­tan por el efec­to del sol, ace­le­ran la ve­lo­ci­dad a la que se fun­den y de­rri­ten el gla­ciar y las ca­pas de hie­lo. Es esen­cial que es­tu­die­mos es­tos pro­ce­sos y los ten­ga­mos en cuen­ta en los mo­de­los cli­má­ti­cos; la ca­pa de hie­lo po­dría es­tar de­rri­tién­do­se a una ve­lo­ci­dad mu­cho ma­yor de lo pre­vis­to ac­tual­men­te. Es­te tra­ba­jo, al que lle­gué es­ca­lan­do ro­cas y gra­cias a mi pa­sión por los pai­sa­jes sal­va­jes, no so­lo me per­mi­te in­ter­ac­tuar con es­tos lu­ga­res a ni­vel fí­si­co, geo­grá­fi­co e in­te­lec­tual, sino que tam­bién me per­mi­te co­la­bo­rar en cier­to mo­do en su protección. A pe­sar de que pue­de su­po­ner tra­ba­jar en si­tua­cio­nes ex­tre­mas y lu­ga­res in­hós­pi­tos, no con­si­de­ro que se to­men ries­gos in­ne­ce­sa­rios; es una bús­que­da que me­re­ce la pe­na para ad­qui­rir nuevos co­no­ci­mien­tos so­bre un en­torno que no po­dría­mos ad­qui­rir úni­ca­men­te uti­li­zan­do sa­té­li­tes o dis­po­si­ti­vos análo­gos en cual­quier lu­gar del mun­do. Se tra­ta de un tra­ba­jo de gran im­por­tan­cia no so­lo para nues­tro pro­pio pla­ne­ta y nues­tro futuro en él, sino tam­bién para la po­si­bi­li­dad de en­con­trar vi­da en cual­quier otro lu­gar del uni­ver­so, y so­lo pue­de lle­var­se a ca­bo acam­pan­do en la ca­pa de hie­lo o in­clu­so col­gán­do­se de un agu­je­ro de des­hie­lo.

En­tre­vis­ta de Geor­ge Up­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.