CHIMAMANDA NGOZI ADICHIE

PORT Magazine España - - SUMARIO -

En­tre­vis­ta a la bri­llan­te es­cri­to­ra que triun­fa en EE UU.

El res­tau­ran­te es­tá prác­ti­ca­men­te va­cío. Un va­cío que pro­du­ce una sen­sa­ción de pa­vor al ace­cho en un día que, sin em­bar­go, nos re­ci­be con luz pri­ma­ve­ral. Por el lobby del ho­tel ad­ya­cen­te des­fi­la gen­te tra­jea­da, otros que vis­ten tú­ni­cas, otros con ro­pa in­for­mal y has­ta bur­kas, pe­ro aquí el úni­co que se mue­ve es un ca­ma­re­ro que se pre­pa­ra di­li­gen­te­men­te para re­ci­bir a una mul­ti­tud au­sen­te. Es­ta­mos en 2018 y es­ta es la ca­pi­tal de EE UU. In­clu­so al pe­dir la co­mi­da, es im­po­si­ble ol­vi­dar lo cer­ca que es­ta­mos de una bo­rras­ca in­ce­san­te de de­pra­va­ción y des­truc­ción in­mi­nen­te.

La tor­ti­lla, se­gún nos di­cen, no se pue­de ha­cer al gus­to. Bueno, no pa­sa na­da. El ca­ma­re­ro, pe­sa­ro­so por no poder cum­plir y a la vez im­pre­sio­na­do, se di­ri­ge a la co­no­ci­da no­ve­lis­ta e in­te­lec­tual Chimamanda Ngozi Adichie, y no pue­de evi­tar un efu­si­vo "es­tá us­ted hoy ra­dian­te". Es cier­to, Adichie es­tá ra­dian­te co­mo siem­pre. Con su im­po­nen­te pre­sen­cia, es una de esas es­cri­to­ras ra­ras que des­pren­de un es­ti­lo re­fi­na­do tan­to en persona co­mo al leer­la.

De he­cho, Adichie es la úni­ca persona que ha ga­na­do el pre­mio Oran­ge (ac­tual­men­te, el Wo­men's Pri­ze for Fic­tion) y que, a su vez, es la ca­ra vi­si­ble de una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria so­bre ma­qui­lla­je, No 7. Es la úni­ca es­cri­to­ra cu­yo dis­cur­so ha sam­plea­do Be­yon­cé en un sin­gle. Ca­da ras­go de su ca­rác­ter pro­du­ce un efec­to mag­né­ti­co, un mag­ne­tis­mo prác­ti­ca­men­te irre­co­no­ci­ble en mu­chos es­cri­to­res con­su­ma­dos que, a me­nu­do, pier­den to­do ápi­ce del vir­tuo­sis­mo de sus li­bros cuan­do por fin los des­cu­bres en persona.

Co­no­cer a al­guien con su gra­cia y elo­cuen­cia en es­tos tiem­pos so­lo mul­ti­pli­ca, es­pe­cial­men­te en es­ta ciu­dad, el efec­to de su ha­lo. Y, sin em­bar­go, Adichie tam­bién es ca­paz de de­jar­se lle­var por el en­tu­sias­mo, mal­di­cien­do sin ta­pu­jos, rien­do a bo­ca lle­na y con­ta­gián­do­te con sus ges­tos pí­ca­ros. “El mes pa­sa­do —con­fie­sa—, es­ta­ba en Ni­ge­ria co­mien­do y rien­do, sin ha­cer na­da útil”. Se pres­ta gra­ta­men­te co­mo quien aca­ba de lle­gar de va­ca­cio­nes, pe­ro se pue­de en­tre­ver en su mi­ra­da una in­tro­ver­sión dis­tan­te de la no­ve­lis­ta que an­he­la un mun­do di­fe­ren­te. “Yo lo ra­cio­na­li­zo di­cién­do­me que lo que ha­go es ab­sor­ber ma­te­rial”.

En su primera no­ve­la, La flor púr­pu­ra, si­túa la tra­ma en la Ni­ge­ria pos­co­lo­nial y se en­fren­ta di­rec­ta­men­te al tur­bu­len­to pa­sa­do po­lí­ti­co de su país na­tal; con su se­gun­da no­ve­la, Me­dio sol ama­ri­llo, abor­da la Gue­rra de Bia­fra. Am­bas han si­do acla­ma­das y por am­bas ha ob­te­ni­do pre­mios; Chi­nua Ache­be des­cri­bió a la au­to­ra co­mo "al­guien que go­za del don na­tu­ral de los vie­jos na­rra­do­res". El día de su tri­gé­si­mo cum­plea­ños, en 2007, re­ci­bió una lla­ma­da de la Fun­da­ción Ma­cArt­hur.

“Yo es­ta­ba en La­gos. Iba a sa­lir a ce­nar con unos ami­gos y re­ci­bí la lla­ma­da. Y pen­sé: "¡Ya no me fal­ta na­da!”. Ha­ce una pau­sa y ob­ser­va a tra­vés del cris­tal du­ran­te un mo­men­to. “¿Qué sa­bía yo de...?”. De he­cho, tu­vo que con­sul­tar por In­ter­net los de­ta­lles de su fla­man­te "be­ca para ge­nios", un pre­mio de me­dio mi­llón de dó­la­res y la co­ro­na­ción por par­te de la éli­te in­te­lec­tual es­ta­dou­ni­den­se.

Tras gra­duar­se en Con­nec­ti­cut en 2001, Adichie se ma­tri­cu­ló en la Johns Hop­kins para cur­sar su más­ter en Na­rra­ti­va de Fic­ción, pe­se a ha­ber fi­na­li­za­do ya su primera no­ve­la, La flor púr­pu­ra. “No fui pre­ci­sa­men­te una alum­na ejem­plar del se­mi­na­rio... Ape­nas iba a cla­ses por­que es­ta­ba desean­do vol­ver a ca­sa para se­guir es­cri­bien­do, ya que ha­bía em­pe­za­do una obra en mi mi­núscu­lo apar­ta­men­to". Esa "obra" pa­só a lla­mar­se Me­dio sol ama­ri­llo. “Fue ago­ta­dor a ni­vel emo­cio­nal. Llo­ra­ba... Pa­sa­ban los días y ni me du­cha­ba. Ni si­quie­ra co­gía el te­lé­fono".

Con dos no­ve­las elo­gia­das ba­jo el bra­zo, re­ci­bió el nom­bra­mien­to de Hod­der Fe­llow en Prin­ce­ton y, pos­te­rior­men­te, de­ci­dió ele­gir la op­ción im­pro­ba­ble de cur­sar un se­gun­do más­ter en Es­tu­dios Afri­ca­nos por la Uni­ver­si­dad de Ya­le. ¿Por qué? “Me ma­tri­cu­lé por­que que­ría apren­der. Así de sen­ci­llo. Re­cuer­do pen­sar que que­ría apren­der mu­chas co­sas so­bre el Áfri­ca pre­co­lo­nial. Y no que­ría li­mi­tar­me a leer li­bros por­que soy pe­re­zo­sa". Pe­se a mi sor­pre­sa an­te lo que pa­re­ce una hi­pér­bo­le exa­ge­ra­da, Adichie in­sis­te. “Pen­sé que ne­ce­si­ta­ba que al­guien me guia­ra. Ne­ce­si­ta­ba sa­ber qué li­bros arro­ja­rían luz so­bre es­ta par­te de mi his­to­ria".

Uno de ellos, de he­cho, fue su se­gun­da no­ve­la. “Tu­ve que asis­tir a cla­se e in­ten­tar no po­ner ca­ras ra­ras an­te sus aná­li­sis”. Al sa­lir de cla­se, se es­for­za­ba por re­unir tiem­po para es­cri­bir su ter­ce­ra no­ve­la, Ame­ri­ca­nah. “Creía que po­dría com­pa­gi­nar­lo con la es­cri­tu­ra, pe­ro re­sul­tó ser una idea ne­fas­ta para mi obra. Me sen­tía fa­tal”. Fi­nal­men­te, en­con­tró el tiem­po necesario para tra­ba­jar y, sa­tis­fe­cha por­que Me­dio sol ama­ri­llo era “un li­bro que creía que mis an­ces­tros que­rían que yo es­cri­bie­ra”, se sin­tió li­bre para re­la­jar­se co­mo es­cri­to­ra. “Ya no te­nía esa sen­sa­ción de ser la hi­ja obe­dien­te de la li­te­ra­tu­ra ni de que que­ría se­guir las nor­mas. ¿Sa­bes? Sen­tí que me ha­bía ga­na­do el de­re­cho a es­cri­bir un li­bro ma­lí­si­mo".

Adichie, una per­fec­cio­nis­ta con­fe­sa e hi­ja de una "bue­na fa­mi­lia Ig­bo", pa­re­ce lo­grar to­do aque­llo que se pro­po­ne, aun­que to­da­vía no ha lo­gra­do es­cri­bir ese "li­bro ma­lí­si­mo". Pu­bli­ca­do en 2013, Ame­ri­ca­nah es una cró­ni­ca irre­ve­ren­te y mor­daz so­bre la ra­za en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro tam­bién una his­to­ria de amor que se ex­tien­de du­ran­te dé­ca­das y a tra­vés de va­rios con­ti­nen­tes. Es se­ria y a la vez sexy, di­ver­ti­da y pro­fun­da­men­te tris­te. Adichie lo des­cri­be co­mo su li­bro "jó­de­te", y es que es­ta cró­ni­ca ha ido sol­tan­do "jó­de­tes" a me­di­da que iba su­bien­do po­si­cio­nes en la lis­ta de li­bros más ven­di­dos de ese año y en las lis­tas de los diez me­jo­res li­bros, a re­mol­que de los pre­mios que iba con­si­guien­do.

Re­cien­te­men­te Adichie ha de­mos­tra­do te­ner un ta­len­to es­pe­cial para res­pon­der con in­te­li­gen­cia a res­pues­tas es­tú­pi­das. Cuan­do un jo­ven es­ta­dou­ni­den­se le pre­gun­tó có­mo lo ha­cía para com­pa­gi­nar la ma­ter­ni­dad con la es­cri­tu­ra, res­pon­dió: "Pro­mé­te­me que le pre­gun­ta­rás es­to mis­mo a un jo­ven pa­dre". Asi­mis­mo, cuan­do una pe­rio­dis­ta fran­ce­sa le pre­gun­tó si ha­bía li­bre­rías en Ni­ge­ria, no du­dó en res­pon­der que creía que de­cía muy po­co de los fran­ce­ses el he­cho de ha­cer esa pre­gun­ta. "Pue­des que­dar­te tu amor", es­pe­tó an­te un jo­ven lec­tor ni­ge­riano que le re­co­no­cía que ha­bía de­ja­do de amar la obra de la es­cri­to­ra cuan­do em­pe­zó a es­cri­bir so­bre fe­mi­nis­mo. Sin ol­vi­dar que en una re­cien­te en­tre­vis­ta para el Atlan­tic du­ran­te la cual le to­mó el pe­lo a su ami­go Ta-Nehi­si Coa­tes, se re­fi­rió al mo­men­to en que se co­no­cie­ron co­mo "an­tes de que se con­vir­tie­ra en Ja­mes Bald­win, cuan­do so­lo era Ri­chard Wright".

Por eso sor­pren­de cuan­do ella mis­ma ad­mi­te que hay ve­ces que se da cuen­ta so­lo más tar­de de la ocu­rren­cia que po­dría ha­ber di­cho. Por ejem­plo, hay una en­tre­vis­ta en di­rec­to para una te­le­vi­sión de Áms­ter­dam en me­dio de las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses de 2016 que to­da­vía re­cuer­da con res­que­mor. “Aca­ba­ban de ha­cer­se pú­bli­cas las de­cla­ra­cio­nes de Trump so­bre aque­llo de aga­rrar a las mu­je­res por el...”. Am­bas nos irri­ta­mos al re­cor­dar la gra­ba­ción de Ac­cess Holly­wood y el po­co efec­to que tu­vo en su ima­gen pú­bli­ca. “Y yo le de­cía al en­tre­vis­ta­dor que Trump es la ver­da­de­ra en­car­na­ción del pri­vi­le­gio blan­co mas­cu­lino. Y es­te hom­bre blan­co, es­te ho­lan­dés, me pre­gun­tó que a qué me re­fe­ría con ello, a lo que yo res­pon­dí: "Una de las for­mas de ana­li­zar­lo es in­ver­tir los ro­les y sim­ple­men­te ima­gi­nar qué ha­bría pa­sa­do si Hi­llary Clin­ton hu­bie­ra di­cho que va por el mun­do aga­rran­do a los hom­bres por el... ¡pe­ne!". Y su res­pues­ta fue: "Pues se­ría es­tu­pen­do, ¿no?".

El te­ne­dor se es­tre­lla con­tra el pla­to. “Era uno de los me­jo­res pro­gra­mas te­le­vi­sa­dos de los Paí­ses Ba­jos y la res­pues­ta me ha­bía de­ja­do tan des­con­cer­ta­da que so­lo ati­né con un "No, no creo que fue­ra una idea es­tu­pen­da". Pe­ro, más tar­de, me dio mu­cha ra­bia, por­que pen­sé: "Ven­ga ya, po­días ha­ber di­cho es­to y lo otro, y no so­lo eso".

Evi­den­te­men­te, una persona so­lo pue­de en­fren­tar­se a un de­ter­mi­na­do nú­me­ro de en­tre­vis­tas an­tes de ser lan­za­da a los ti­bu­ro­nes que ha­bi­tan en Twit­ter. En una en­tre­vis­ta para el Ca­nal 4 de Reino Unido, Adichie hi­zo un bre­ve co­men­ta­rio en el que ad­mi­tía las di­fe­ren­tes ex­pe­rien­cia en­tre mu­je­res 'cis' y 'trans'. En In­ter­net se en­car­ga­ron rá­pi­da­men­te de en­cen­der las an­tor­chas y una ma­sa en­fu­re­ci­da la acu­só de no re­co­no­cer a las mu­je­res 'trans' co­mo mu­je­res, has­ta el pun­to de que sus ami­gos le en­via­ron flo­res y car­tas de pé­sa­me. Más tar­de, Adichie pu­bli­có unas de­cla­ra­cio­nes acla­ran­do que su co­men­ta­rio ori­gi­nal iba re­la­cio­na­do con las va­ria­cio­nes desde den­tro (y no desde fue­ra) del gé­ne­ro fe­me­nino.

Aun así, Adichie ya se ha acos­tum­bra­do al pa­pel de in­te­lec­tual pú­bli­ca que os­ten­ta el pa­ra­rra­yos en el que des­car­gan las con­je­tu­ras y los co­rreos de odio que le ha­cen lle­gar. “Una ami­ga mía me di­jo, en bro­ma —aun­que a mí me de­jó des­con­cer­ta­da—: "Tie­nes que en­ten­der que cual­quier co­sa que di­gas, si di­ces que quie­res un va­so de agua, ha­rá que los me­dios ni­ge­ria­nos se vuel­van lo­cos”. Ele­va su voz para imi­tar un tono dra­má­ti­co, imi­tan­do una tur­ba: “¡Có­mo! ¿Qué di­ce aho­ra es­ta so­bre fe­mi­nis­mo?”.

Las car­ca­ja­das se aho­gan para dar pa­so a una son­ri­sa per­ple­ja que rá­pi­da­men­te aca­ba en una tris­te re­sig­na­ción. El ten­so mo­men­to que atra­ve­sa­mos cul­tu­ral y po­lí­ti­ca­men­te inun­da la me­sa y se­gui­mos co­mien­do en si­len­cio du­ran­te un ra­to. Pa­re­ce co­mo si, cuan­tas más for­mas se nos brin­dan para co­mu­ni­car­nos en­tre no­so­tros, más las usa­mos para ata­car, dis­tan­ciar y aba­tir­nos jus­ta­men­te los unos a los otros. En una re­se­ña apa­re­ci­da en T: The New York Ti­mes Sty­le Magazine, Adichie le co­men­tó a su ami­go Da­ve Eg­gers que en la iz­quier­da nor­te­ame­ri­ca­na "se co­men los unos a los otros rau­da y bru­tal­men­te, con re­go­deo. Hay una ani­mad­ver­sión tan rá­pi­da, ade­más de una mo­ji­ga­te­ría y so­se­ría ca­da vez ma­yor, que a me­nu­do pue­de pa­re­cer in­hu­ma­na. Es co­mo si la gen­te hu­bie­ra per­di­do su hu­ma­ni­dad y

aho­ra lo que im­por­ta­ra es si obe­de­ces ca­da una de las re­glas del ma­nual de la or­to­do­xia li­be­ral nor­te­ame­ri­ca­na". ¿Que có­mo po­de­mos rom­per es­te ci­clo? “Pues yo ten­go al­gu­nas ideas”, afir­ma. “Lo pri­me­ro se­ría va­cu­nar­nos to­das y to­dos con­tra la su­pe­rio­ri­dad mo­ral. Yo, co­mo soy una persona que tra­ba­ja con historias, historias hu­ma­nas, soy muy cons­cien­te de las fra­gi­li­da­des y de­fec­tos hu­ma­nos. Fra­ca­sa­mos y te­ne­mos de­fec­tos. Ten­go la sen­sa­ción de que en la iz­quier­da hay co­mo... no sé, co­mo si ape­nas hu­bie­ra com­pa­sión por los miem­bros de la tri­bu. No es que quie­ra que sin­ta­mos com­pa­sión por [el pre­sen­ta­dor de ra­dio con­ser­va­dor] Rush Lim­baugh, ¿sa­bes? Por­que creo que es­te per­so­na­je en­car­na el mal. Pe­ro sí creo que aque­llas per­so­nas que creen ra­di­cal­men­te en el res­pe­to y la dig­ni­dad de to­das y to­dos y en la in­te­gra­ción se per­ci­ben co­mo si... ¡En la iz­quier­da te pue­den ti­rar rá­pi­da­men­te por la bor­da al más mí­ni­mo error! Y el ni­vel de de­nun­cia es tre­men­do. No es que seas una bue­na persona que ha te­ni­do una ma­la idea, sino que aca­bas de con­ver­tir­te en una ma­la persona”.

A me­nu­do hay gen­te que se sien­te uni­da a otra gen­te a par­tir de un trau­ma, lo cual me ha­ce pre­gun­tar­le a Adichie (que vi­ve a ca­ba­llo en­tre La­gos y Mary­land) si, tal vez, em­pie­za a sen­tir­se más es­ta­dou­ni­den­se desde el desas­tre de las pre­si­den­cia­les de 2016. Ella res­pon­de in­me­dia­ta­men­te que no y ha­ce una pau­sa. En­ton­ces, más re­la­ja­da, res­pon­de: "No, tan so­lo es­toy acon­go­ja­da. Creo que es un desas­tre y que no sa­be­mos qué va a pa­sar, por­que so­lo ha pa­sa­do un año”. Se le di­bu­ja en la mi­ra­da ese do­lor dis­tan­te de quien re­cuer­da a los muer­tos. “Me preo­cu­pa y me an­gus­tia, pe­ro tam­bién me da mu­cha pe­na ver en lo que se ha con­ver­ti­do es­te país. Creía que, de al­gu­na for­ma, los es­ta­dou­ni­den­ses no se do­ble­ga­rían an­te el poder. Pe­ro aho­ra veo que no es ver­dad”.

El poder en Es­ta­dos Uni­dos es, por su­pues­to, si­nó­ni­mo de fa­ma. Pe­se a que la elec­ción de Trump se de­be mu­cho a las cons­tan­tes pre­sio­nes ra­cis­tas, se­xis­tas y xe­nó­fo­bas que se han vis­to en las par­tes más con­ser­va­do­ras del país, pa­re­ce ser que tam­bién la ima­gen de la mar­ca po­dría ha­ber dis­pa­ra­do los vo­tos. Adichie jue­ga con es­ta idea con la ca­be­za in­cli­na­da. Y es que ella co­no­ce me­jor que na­die el poder de la fa­ma desde un ángulo al que la ma­yo­ría no ac­ce­de­rá nun­ca.

“Por su­pues­to que es­te país y es­ta cul­tu­ra se de­jan to­tal y pro­fun­da­men­te impresionar por la fa­ma.”

Aho­ra la es­cri­to­ra di­ri­ge la con­ver­sa­ción ha­cia de­rro­te­ros me­nos exas­pe­ran­tes que las no­ti­cias ac­tua­les pro­ve­nien­tes de la Ca­sa Blan­ca. Pe­se a que Adichie ya go­za­ba de pres­ti­gio li­te­ra­rio cuan­do Be­yon­cé aña­dió en su can­ción Flaw­less un tro­zo del TEDx talk que la es­cri­to­ra pro­ta­go­ni­zó y en el que ha­bla­ba so­bre fe­mi­nis­mo, inevi­ta­ble­men­te su vi­si­bi­li­dad se mul­ti­pli­có, aun­que so­lo fue­ra para que —co­mo ella lo des­cri­be— un mon­tón de ado­les­cen­tes bus­ca­ran su nom­bre en You­Tu­be. An­tes de lan­zar la can­ción, el equi­po de Be­yon­cé in­vi­tó a Adichie al es­tu­dio para es­cu­char el re­sul­ta­do. Adichie man­dó a su má­na­ger en su lu­gar. “No sé mu­cho de cul­tu­ra pop. Nun­ca se me ha da­do bien”. La em­bes­ti­da que re­ci­bió tras el lan­za­mien­to de la can­ción fue tan so­lo un cruel re­cor­da­to­rio de la po­ca con­si­de­ra­ción que tie­ne la li­te­ra­tu­ra para el pú­bli­co en ge­ne­ral en com­pa­ra­ción con la mú­si­ca pop.

“No qui­sie­ra que es­to se in­ter­pre­ta­ra co­mo una dia­tri­ba, pe­ro es­ta ob­se­sión por la ju­ven­tud me pa­re­ce ab­sur­da” —co­men­ta Adichie, cam­bian­do de te­ma para ex­pre­sar lo de­cep­cio­nan­te que es que la cul­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na ve­ne­re a “jó­ve­nes de 20 años que to­da­vía no sa­ben lo que va a pa­sar con sus vi­das”. “¿Hay dos Jen­ner y lue­go es­tán las Ha­did?”. Adichie re­fle­xio­na so­bre las jo­ven­cí­si­mas mu­je­res que co­pan cons­tan­te­men­te las por­ta­das de las re­vis­tas de mo­da. “Hay mu­je­res con 55 años que es­tán fan­tás­ti­cas y que a mí me fas­ci­nan. Yo quie­ro

En la otra pá­gi­na, ca­mi­sa de cua­dros de al­go­dón y ca­za­do­ra de piel de MIU MIU.

Es­ti­lis­mo de Do­ra Fung.

Di­rec­ción de la se­sión por Sa­bi­na Va­ne­gas. Ma­qui­lla­je de Ma­li Ma­gic. Pe­lu­que­ría de Alai­na Ste­vens.

sa­ber lo que es­tas mu­je­res lle­van y no las otras, quie­ro sa­ber qué ma­qui­lla­je usan y tam­bién lo que han apren­di­do de la vi­da”. “Sin­ce­ra­men­te, creo que cuan­do lle­gue a los 50 voy a ser tan cas­ca­rra­bias...” —con­ti­núa. “Hay al­go en es­ta cul­tu­ra que que­da re­ser­va­do ex­clu­si­va­men­te para el ci­ne y que me so­li­vian­ta. Cuan­do la gen­te me di­ce "¡es es­tu­pen­do que ha­yan he­cho una pe­lí­cu­la ba­sa­da en tu li­bro!", yo res­pon­do que a mí lo que me pa­re­ce ex­tra­or­di­na­rio es que se ha­ya es­cri­to pre­ci­sa­men­te un li­bro, no que ha­gan una pe­lí­cu­la ba­sa­da en él. Oja­lá es­ta cul­tu­ra se de­ja­ra impresionar más por los li­bros”.

Desde Ame­ri­ca­nah, Adichie ha pu­bli­ca­do dos obras de no fic­ción y va­rios en­sa­yos, pe­ro con­fie­sa que a ve­ces le mo­les­ta mu­cho la de­fe­ren­cia de los lectores ha­cia las obras de no fic­ción en com­pa­ra­ción con las de fic­ción. “La na­rra­ti­va es na­rra­ti­va”.

Co­mo la ma­yo­ría de es­cri­to­res pru­den­tes, se re­sis­te a ex­pla­yar­se so­bre lo que aho­ra mis­mo le aguar­da so­bre la me­sa, pe­ro nos ofre­ce una po­si­ble pis­ta so­bre unas "me­mo­rias fal­sas". ¿Se re­fie­re a unas me­mo­rias de un per­so­na­je in­ven­ta­do? “No” —res­pon­de con pi­car­día, “co­mo si fue­ran unas me­mo­rias que es­cri­bo so­bre al­go que po­dría o no ha­ber pa­sa­do. Por­que en­ton­ces tie­nes que per­sua­dir al lec­tor so­bre aque­llo en lo que crees y lo que no crees”.

Pe­ro aña­de: “La fic­ción es mi pri­mer amor. Cuan­do es­cri­bo fic­ción es cuan­do me de­jo lle­var”. Así, cuen­ta en­tre sus­pi­ros que es­tá in­ten­tan­do tra­ba­jar de no­che y tam­bién de ma­dru­ga­da, pe­ro que tie­ne di­fi­cul­ta­des para avan­zar. “Lo que pa­sa es que he si­do ma­dre, es de­cir, he es­ta­do ha­cien­do una crea­ción pe­ro de otro ti­po. Y te­ner un bebé y es­cri­bir li­te­ra­tu­ra de fic­ción no sé si pue­den ir de la mano”.

Pe­se a to­do, a juz­gar por los lo­gros que ha co­se­cha­do Adichie has­ta la fe­cha, to­do pa­re­ce in­di­car que lo lo­gra­rá por­que con­fía en sí mis­ma. “Soy ab­sur­da­men­te am­bi­cio­sa. Siem­pre lo he si­do y así se­gui­ré sién­do­lo. Y es­toy fe­liz de ser­lo".

“POR SU­PUES­TO QUE ES­TE PAÍS Y ES­TA CUL­TU­RA SE DE­JAN IMPRESIONAR TO­TAL Y PRO­FUN­DA­MEN­TE POR LA FA­MA.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.