JO­SEP FONT

HA­BLA­MOS CON EL DI­SE­ÑA­DOR DE DEL­PO­ZO, BUSCADOR IN­CAN­SA­BLE DEL EQUI­LI­BRIO EN­TRE AR­QUI­TEC­TU­RA Y AR­TE­SA­NÍA.

PORT Magazine España - - SUMARIO - TEX­TO DE LE­TI­CIA GAR­CÍA GUE­RRE­RO FO­TOS DE JA­VIER BIOS­CA

El me­jor di­se­ña­dor de mo­da es­pa­ñol en ac­ti­vo ha­bla para nues­tra re­vis­ta.

Nos he­mos des­per­ta­do con la no­ti­cia de que Ja­red Le­to se ha pues­to una pren­da nues­tra para sus con­cier­tos”. Jo­sep Font sa­ca su mó­vil y mues­tra la ima­gen del can­tan­te ves­ti­do con un abri­go de Del­po­zo. Sin em­bar­go, lo que lla­ma la aten­ción de su in­ter­lo­cu­to­ra no es la ha­za­ña de lo­grar que una ce­le­bri­dad in­ter­na­cio­nal vis­ta una de sus pren­das, sino el uso del plu­ral que Font ha­ce, sin dar­se cuen­ta, cuan­do ha­bla de sus lo­gros.

En 2012 el di­se­ña­dor ca­ta­lán se hi­zo car­go de la ca­sa tras la muer­te de su fun­da­dor, Je­sús del Po­zo. Y aun­que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a se­guir el cam­bio de directores crea­ti­vos de las fir­mas de mo­da co­mo si se tra­ta­ra de la tra­ma de un cu­le­brón (rá­pi­da, a ve­ces ines­pe­ra­da, a ve­ces in­ne­ce­sa­ria), lo cier­to es que es­ta fue y es la primera su­ce­sión real den­tro de una mar­ca española. Así que ya desde la raíz, Del­po­zo re­na­ció con la es­truc­tu­ra de una en­se­ña pa­ri­si­na o mi­la­ne­sa: re­le­vo en la di­rec­ción crea­ti­va y ges­tión a ma­nos de una mul­ti­na­cio­nal con vi­sión glo­bal, la em­pre­sa Per­fu­mes y Di­se­ño, en­car­ga­da de la crea­ción y dis­tri­bu­ción de fra­gan­cias na­cio­na­les.

Pe­ro ha­bla­mos so­lo de la es­truc­tu­ra de ne­go­cio; el con­te­ni­do de Del­po­zo, por suer­te, se pa­re­ce po­co al que hay ahí fue­ra. Pri­me­ro, por ese plu­ral que uti­li­za Jo­sep Font en fa­vor del equi­po fren­te al ar­tis­ta. Se­gun­do, por­que las an­sias de cre­ci­mien­to de la mar­ca son sen­sa­tas y, por lo mis­mo, efec­ti­vas. La his­to­ria de Del­po­zo es la prue­ba de que los erro­res, per­so­na­les y co­lec­ti­vos, son una gran fuen­te de apren­di­za­je. Va­ya­mos por par­tes.

“De­ci­dí man­te­ner al equi­po por­que, ob­via­men­te, es un gran equi­po y por res­pe­to a Je­sús del Po­zo”, ex­pli­ca Font. Cos­tu­re­ras, pa­tro­nis­tas, bor­da­do­ras de ofi­cio que lle­van dé­ca­das en la em­pre­sa. Mu­je­res con­sa­gra­das a la con­fec­ción que ya no abun­dan en­tre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. “Lue­go, por su­pues­to, el cre­ci­mien­to ha he­cho que se unie­ra más gen­te. En Del­po­zo so­mos unas 70 per­so­nas aho­ra mis­mo”. De nue­vo Font usa el plu­ral, re­pe­le el pro­ta­go­nis­mo. Y es nor­mal. Su his­to­ria de di­se­ña­dor ar­tis­ta, de ge­nio pa­trio, le lle­vó al éxi­to y a la ova­ción ce­rra­da de sus co­le­gas de pro­fe­sión, pe­ro tam­bién a la rui­na.

Den­tro de po­co se ce­le­bra­rá el jui­cio por la recuperación de su nom­bre. Li­te­ral­men­te. Por­que Jo­sep Font es un di­se­ña­dor de éxi­to, pe­ro tam­bién es el nom­bre de una mar­ca que no le per­te­ne­ce y que co­mer- cia­li­za pren­das que él no ha di­se­ña­do. Para su des­gra­cia, y aquí tam­bién su re­la­to es si­mi­lar al de los gran­des mo­dis­tos ex­tran­je­ros co­mo John Ga­lliano o Jil San­der, ahí fue­ra exis­te una em­pre­sa que fun­cio­na ba­jo su fir­ma sin su pre­sen­cia real.

En 1991 Font crea su mar­ca ho­mó­ni­ma en un pe­que­ño ta­ller de Bar­ce­lo­na. A los diez años es­tá des­fi­lan­do en la se­ma­na de Al­ta Cos­tu­ra de Pa­rís y abrien­do su cuar­ta tien­da en la ca­pi­tal fran­ce­sa. Para con­tex­tua­li­zar su lo­gro so­lo ha­ce fal­ta de­cir que, desde Ba­len­cia­ga (y ha­bla­mos de los años 50), nin­gún mo­dis­to pa­trio ha­bía lo­gra­do co­lar­se en el ca­len­da­rio de la cos­tu­ra pa­ri­si­na. Las crea­cio­nes de Font, ese en­cuen­tro en­tre la ar­qui­tec­tu­ra y el lu­jo clá­si­co que mol­dea su có­di­go es­té­ti­co, se­du­je­ron a los fran­ce­ses, pe­ro oja­lá la mo­da fue­ra so­lo una cues­tión de ta­len­to e ima­gi­na­ción. Ha­ce fal­ta mu­cho di­ne­ro y una lo­gís­ti­ca muy sol­ven­te para ser uno más en Pa­rís (se les pi­de po­seer un ta­ller en la ciu­dad, más de 20 ar­te­sa­nos en nó­mi­na, etc.) y Font tu­vo que aso­ciar­se con la ac­cio­nis­ta Car­men Ayats para cum­plir su sue­ño. El fi­nal re­sul­ta en ma­la ges­tión, el des­en­cuen­tro de am­bi­ción y crea­ti­vi­dad y la pér­di­da de su mar­ca en 2010. Es ló­gi­co que le ten­ga fo­bia al sin­gu­lar y a los nom­bres pro­pios.

BA­LAN­CES DE CON­TA­BI­LI­DAD Y JUS­TI­CIA POÉTICA

Lle­vo un tiem­po pre­gun­tán­do­le a Jo­sep por la crea­ción de una fra­gan­cia de lu­jo en Del­po­zo, al fin y al ca­bo to­da mar­ca de pres­ti­gio tie­ne al me­nos un per­fu­me (y no ol­vi­de­mos que es­ta per­te­ne­ce a Per­fu­mes y Di­se­ño, ex­per­ta en el te­ma). La res­pues­ta siem­pre es pa­re­ci­da. “Es­ta­mos en ello”. Po­dría pa­re­cer que los pro­yec­tos nun­ca se con­su­man, o que las am­bi­cio­nes no son rea­lis­tas, pe­ro es más bien lo con­tra­rio. Jo­sep Font es ob­se­si­vo y per­fec­cio­nis­ta al lí­mi­te, su­per­vi­sa ca­da pe­que­ña ac­ción y se sa­be el nom­bre y los ape­lli­dos de ca­da miem­bro de su equi­po. Con Del­po­zo se ha pro­du­ci­do una cu­rio­sa (y ca­si iné­di­ta) si­ner­gia: la mul­ti­na­cio­nal se adap­ta al es­pí­ri­tu del pe­que­ño ta­ller y el au­tor ha ter­mi­na­do por amol­dar­se a las ex­pec­ta­ti­vas de ne­go­cio de una em­pre­sa gran­de. “Ne­ce­si­to te­ner to­do ba­jo con­trol. Que ca­da uno en el equi­po se­pa lo que es­tá ha­cien­do el de al la­do”, di­ce fren­te a un ca­fé. “Te­ne­mos pa­ne­les con pa­pe­les de co­lo­res; ca­da uno re­pre­sen­ta una tem­po­ra­da, un pe­di­do, una par­te del pro­ce­so…”, aña­de Car­la Váz­quez, di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción de la fir­ma.

EL IMAGINARIO DE LA PER­FEC­CIÓN

Las co­sas de pa­la­cio van des­pa­cio, pe­ro van a don­de tie­nen que ir. Hi­cie­ron fal­ta tres co­lec­cio­nes para ver complementos di­se­ña­dos en la ca­sa, seis para em­pe­zar a di­se­ñar bol­sos, pe­ro desde la lle­ga­da de Font, la fac­tu­ra­ción cre­ce a un ra­tio anual de en­tre el 40 y el 50%, que se di­ce pron­to.

Ca­da pa­so es­tá me­di­do al mi­lí­me­tro, y si­gue una di­rec­ción dis­tin­ta a la acos­tum­bra­da en las fir­mas con vo­ca­ción glo­bal. Tras el pri­mer des­fi­le en Ma­drid, no se fue­ron a Pa­rís, sino a Nue­va York. Allí hi­cie­ron los con­tac­tos ade­cua­dos. La so­cia­li­té y ca­za­ta­len­tos In­dre Roc­ke­fe­ller y la em­pre­sa­ria Lau­ren San­to Do­min­go, im­pul­so­ra de la tien­da di­gi­tal Mo­da Ope­ran­di, una de las pla­ta­for­mas más po­de­ro­sas del lu­jo ac­tual; la je­fa de com­pras de Berg­dorf Good­man Lin­da Far­go (que es al­go así co­mo An­na Win­tour pe­ro en versión re­tail) y Eva Chen, di­rec­to­ra de mo­da de Ins­ta­gram. Al cuar­to des­fi­le en Man­hat­tan, la flor y na­ta del gre­mio se pe­ga­ba por en­trar, y los pe­rio­dis­tas es­pa­ño­les em­pe­za­mos a me­dir la im­por­tan­cia real de Del­po­zo ju­gan­do al quién es quién de las pri­me­ras fi­las.

Y, sin em­bar­go, no abrie­ron tien­da pro­pia allí. Sí lo han he­cho en Du­bái. “So­mos cons­cien­tes de que el grue­so de nues­tro mer­ca­do es­tá en Orien­te Me­dio”, ex­pli­ca Font. Tam­bién en Lon­dres, “por­que la ciu­dad es un cru­ce de na­cio­na­li­da­des. Hay mu­cha po­bla­ción ára­be, pe­ro tam­bién asiá­ti­ca y eu­ro­pea”, apun­ta. “Te­ne­mos el lo­cal en Sloa­ne Street. Es­tá cer­ca de Ha­rrod’s y el cir­cui­to del lu­jo lon­di­nen­se pe­ro lo su­fi­cien­te­men­te apar­ta­do para no mez­clar­nos”.

"Le emo­cio­nÓ ves­tir a Ca­te Blan­chett y a Ju­lian­ne Moo­re"

Es­ta úl­ti­ma tem­po­ra­da, de­ja­ron Nue­va York para ins­ta­lar­se en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca. Una de­ci­sión arries­ga­da te­nien­do en cuen­ta que la se­ma­na de la mo­da de Lon­dres no vi­ve su me­jor mo­men­to me­diá­ti­co (aun­que qui­zás sí es­té­ti­co). La ra­zón, una vez más, pa­sa por la sen­sa­tez. “Po­dría de­cir que se abre una nue­va eta­pa, pe­ro el prin­ci­pal mo­ti­vo es lo­gís­ti­co. Vo­lar al equi­po a Nue­va York va­rias ve­ces al año y pre­pa­rar allí el show aca­ba con nues­tra ener­gía por el cam­bio ho­ra­rio”, con­fie­sa.

Las ce­le­bri­da­des lle­ga­ron des­pués. En par­te, ob­via­men­te, por la red de con­tac­tos y en par­te por el 'bo­cao­re­ja' y el 'yo no voy a ser me­nos que ella'. A Jo­sep se le co­no­cen po­cas mu­sas. Pre­fie­re, qui­zás, las his­tó­ri­cas, co­mo Emi­le Flo­ge, la es­po­sa y mo­de­lo de Gus­tav Klimt a la que de­di­có una co­lec­ción, o las ex­cén­tri­cas da­mas que ro­dea­ban al com­po­si­tor Xa­vier Cu­gat. Con­fie­sa, sin em­bar­go, que le emo­cio­nó “ves­tir a una mu­jer co­mo Ca­te Blan­chett. Y por su­pues­to a Ju­lian­ne Moo­re, cla­ro”. Que­dan po­cas ac­tri­ces por su­cum­bir. “No­so­tros no so­le­mos con­tac­tar con ellas, son sus es­ti­lis­tas los que nos pi­den al­gu­na pren­da. Nun­ca sa­bes si la aca­ba­rán usan­do”, co­men­ta Car­la Váz­quez. A ve­ces, in­clu­so, son las fa­mo­sas las que se com­pran por ini­cia­ti­va pie­zas de Del­po­zo. Así lo lle­va Me­la­nia Trump, pa­san­do an­tes por ca­ja.

A SU MA­NE­RA

“Es real­men­te es­tre­san­te el rit­mo que es­tá ad­qui­rien­do la mo­da. Di­se­ña­mos un mí­ni­mo de cin­co co­lec­cio­nes al año. A ve­ces no sé ni qué tem­po­ra­da es­toy ha­cien­do. ¡Ten­go que pa­rar­me a pen­sar­lo!”. Para un per­fec­cio­nis­ta co­mo Font, las pri­sas son el de­mo­nio. Pe­ro to­do se con­su­me a un rit­mo ver­ti­gi­no­so y es­tar en la po­ma­da pa­sa siem­pre por ge­ne­rar con­te­ni­dos (y pren­das) de for­man cons­tan­te. Él se amol­da a la es­truc­tu­ra (“aun­que es­pe­ro que cambie, por­que los di­se­ña­do­res no po­de­mos dar más de sí”) pe­ro ne­ce­si­ta su es­pa­cio y tiem­po per­so­na­les para man­te­ner la cor­du­ra. Desde que tra­ba­ja en Del­po­zo, ha cam­bia­do Bar­ce­lo­na por Ma­la­sa­ña y ad­mi­te no sa­lir del ba­rrio. “Y soy de los que to­da­vía ba­ja los fi­nes de se­ma­na a com­prar el pe­rió­di­co y se lo lee con cal­ma en el desa­yuno”, bro­mea.

Es adic­to a Ins­ta­gram, pe­ro al ha­blar de in­fluen­cers y blo­gue­ras, ape­nas le sue­nan un par de nom­bres. “Para mí es una pla­ta­for­ma de des­cu­bri­mien­to. Un al­ta­voz para cien­tos de ar­tis­tas. Fun­cio­na co­mo un mood­board”, ex­pli­ca.

Bien lo sa­be Ma­ria Svar­bo­va, la fo­tó­gra­fa es­lo­va­ca con la que Font se ob­se­sio­nó tras des­cu­brir­la en In­ter­net y en la que ba­sa su úl­ti­ma co­lec­ción. No es la primera vez. Ha­ce un año el pin­tor ru­so An­drey Rem­nev (que le pa­re­ció pre­rra­fae­lis­ta y re­sul­tó es­tar vi­vi­to y co­lean­do) o el ar­tis­ta ur­bano Rhys Lee die­ron for­ma a sus co­lec­cio­nes. “Aho­ra ha­re­mos una ex­po­si­ción jun­to a Svar­bo­va. Las fo­to­gra­fías que ins­pi­ra­ron la co­lec­ción se po­drán ver jun­to a al­gu­nos tra­jes, para ras­trear el pro­ce­so crea­ti­vo”, co­men­ta.

Es cu­rio­so, por­que Font siem­pre fun­cio­na por bi­na­rios: mez­cló a Lor­ca y Flo­ge, a Cu­gat y Svar­bo­va o a Fritz Lang y la ilus­tra­do­ra di­gi­tal Da­ria Pe­tri­lli. Mun­dos ale­ja­dos en el tiem­po y en la for­ma. “Es un mo­do de crear­me re­tos. Cual­quier co­sa pue­de re­mo­ver­me: un co­lor, la for­ma de un ob­je­to…”, di­ce.

En tiem­pos de can­ti­dad so­bre ca­li­dad, de in­me­dia­tez y de ob­se­sión por la no­ve­dad, un ves­ti­do de Del­po­zo pue­de tar­dar 50 ho­ras en con­fec­cio­nar­se. Sin con­tar con el pro­ce­so pre­vio de di­se­ño, mo­de­la­do y prue­bas. La iden­ti­dad de la mar­ca se asien­ta en dos pi­la­res: ar­te­sa­nía y ar­qui­tec­tu­ra (Jo­sep es ar­qui­tec­to). La primera ha­ce que un ves­ti­do via­je por Es­pa­ña para ser bor­da­do en An­da­lu­cía, te­ji­do en La Rio­ja o re­ma­ta­do en Bar­ce­lo­na (“aun­que aho­ra, por cues­tio­nes de lo­gís­ti­ca he­mos am­plia­do la plan­ti­lla de ar­te­sa­nos in hou­se”, co­men­ta el di­se­ña­dor). La se­gun­da, obli­ga a que los pro­to­ti­pos de di­cha pren­da se reha­gan una y otra vez so­bre el ma­ni­quí has­ta dar con la es­truc­tu­ra per­fec­ta. Si la si­lue­ta trans­cien­de la for­ma na­tu­ral del cuer­po, el pro­ce­so du­pli­ca su ex­ten­sión en el tiem­po.

Bas­ta con acu­dir al ta­ller de la mar­ca o pre­sen­ciar los pre­pa­ra­ti­vos de un des­fi­le para com­pro­bar que su mo­do de ha­cer no es muy dis­tin­to del de las en­se­ñas de Al­ta Cos­tu­ra jun­to a las que Font tra­ba­jó ha­ce dos dé­ca­das. Por ese mis­mo mo­ti­vo se le sue­le acu­sar de ha­cer mo­da im­prac­ti­ca­ble, por amor al ar­te. ¿Quién se po­ne una pren­da de Del­po­zo?

Bas­te un dato: para re­lan­zar la mar­ca tras la muer­te de Je­sus del Po­zo, la em­pre­sa Per­fu­mes y Di­se­ño in­vir­tió cin­co mi­llo­nes y me­dio de eu­ros. Dos años des­pués de aque­llo, en 2015, ya ha­bía re­cu­pe­ra­do el dis­pen­dio.

“No hay una clien­ta ti­po en la mar­ca, si bien es cier­to que en Ru­sia, Orien­te Me­dio y Es­ta­dos Uni­dos se con­cen­tra el grue­so de con­su­mi­do­ras”, ad­mi­te el crea­dor. “Una de las co­sas que más me gus­tan de mi tra­ba­jo es ver có­mo ca­da mu­jer rein­ven­ta una pren­da y la ha­ce su­ya. A ve­ces me to­po o me en­vían fo­tos de streetsty­le, o sim­ple­men­te de ami­gos que han vis­to a al­guien por la ca­lle vis­tien­do al­go mío y me en­can­ta ver có­mo se lo han pues­to las chi­cas nor­ma­les”. Lo di­ce al­guien que ha ves­ti­do a Ju­lian­ne Moo­re y que no es­tá al tan­to de la red de in­fluen­cers por la que el res­to de fir­mas se pe­lea.

Aun­que no lo ad­mi­te abier­ta­men­te, en Del­po­zo sa­ben que sus es­fuer­zos no de­ben con­cen­trar­se en Es­pa­ña, tam­po­co en Pa­rís. Co­no­cen bien a su pú­bli­co y son cons­cien­tes de que los có­di­gos que ma­ne­jan ca­san me­jor en pú­bli­cos con un mar­ca­do sen­ti­do es­té­ti­co y un es­ti­lo de vi­da eli­tis­ta. Tam­bién sa­ben que las crea­cio­nes de Font tie­nen una iden­ti­dad muy mar­ca­da y re­co­no­ci­ble, no ap­ta para cual­quie­ra pe­ro ne­ce­sa­ria si quie­ren mol­dear una for­ma con­sis­ten­te. No son ton­tos. Aho­ra que, pa­sa­dos seis años, su tra­ba­jo es re­co­no­ci­do (y re­co­no­ci­ble) en me­dio pla­ne­ta, es­tán pre­pa­ra­dos para pro­ce­der co­mo cual­quier fir­ma de lu­jo al uso; la ma­jes­tuo­si­dad de los di­se­ños se tra­du­ce en ven­tas de bol­sos y za­pa­tos. Más fá­ci­les de pro­du­cir, dis­tri­buir y, por su­pues­to, lle­var. El de­seo, bien ges­tio­na­do, se tras­pa­sa del ves­ti­do al ac­ce­so­rio. “Pe­ro va­mos des­pa­cio”, reite­ra Font. Él tie­ne que con­tro­lar ca­da pro­duc­to y ca­da pro­ce­so. So­lo así pue­de es­tar sa­tis­fe­cho de su tra­ba­jo. Es su for­ma de ha­cer las co­sas, su ma­ne­ra de re­di­mir los erro­res del pa­sa­do y, sea o no cons­cien­te de ello, el mo­do en que la gran em­pre­sa de la que Del­po­zo for­ma par­te no cai­ga en que­rer ha­cer di­ne­ro fá­cil, en ese lan­za­mien­to de­sen­fre­na­do de lí­neas de ne­go­cio que tan­to da­ño ha he­cho a tan­tas fir­mas. El ar­tis­ta fre­na a la mul­ti­na­cio­nal y la mul­ti­na­cio­nal en­tre­na al ar­tis­ta. Es­te com­ple­jo equi­li­brio de­be­ría ser hoy la fór­mu­la del éxi­to en la mo­da española. Aquí tie­nen el ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.