RCR AR­QUI­TEC­TOS

PORT Magazine España - - SUMARIO - TEX­TO DE TXE­MA YBA­RRA

Apro­xi­ma­ción al en­torno del es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra para com­pren­der su obra.

RAFAEL ARANDA (1961), CAR­ME PIGEM (1962) Y RA­MÓN VILALTA (1960) FOR­MAN RCR, EL ES­TU­DIO DE AR­QUI­TEC­TU­RA QUE, DESDE LA COMARCA CA­TA­LA­NA DE LA GARROTXA (GI­RO­NA), HA CONQUISTADO EL PAI­SA­JE, EL MUN­DO Y EL PRE­MIO PRITZ­KER, EL RE­CO­NO­CI­MIEN­TO MUN­DIAL MÁS IM­POR­TAN­TE EN SU CAMPO, EN SU EDI­CIÓN DE 2017.

Se po­día ad­mi­rar par­ti­cu­lar­men­te bien su há­bil jue­go de con­tra­rios. Las múl­ti­ples in­ter­ven­cio­nes de RCR en los al­re­de­do­res de Olot, la lo­ca­li­dad de la que son oriun­dos y desde don­de han desa­rro­lla­do su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, des­ti­lan al mis­mo tiem­po so­fis­ti­ca­ción y ru­de­za. En los pa­be­llo­nes des­ti­na­dos a me­ren­de­ros y a re­ci­bir a tu­ris­tas, en la pis­ta de atle­tis­mo y en los pa­seos es­cul­tó­ri­cos por los co­nos vol­cá­ni­cos, hay in­fluen­cias con­tem­po­rá­neas evi­den­tes: el land art, la es­té­ti­ca del va­cío de Jor­ge Otei­za, la ma­te­ria­li­dad de Ri­chard Se­rra, la abs­trac­ción pu­ra de Mark Roth­ko o la esen­cia mi­ni­ma­lis­ta de Do­nald Judd. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de la ac­ti­tud de ta­bla ra­sa tan ha­bi­tual en­tre la mo­der­ni­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca, en su ca­so tras­lu­ce un de­seo ho­nes­to de co­nec­tar con la iden­ti­dad ru­ral del lu­gar. La be­lle­za del te­rri­to­rio la en­fa­ti­zan ex­ca­van­do la tie­rra, api­lan­do pie­dras o cla­rean­do el bos­que. Con la de­li­ca­de­za de unos jar­di­ne­ros zen que no tie­nen re­pa­ros en me­ter­se de lleno has­ta el barro.

Sa­ben ha­blar idio­mas muy dis­tin­tos. Sen­ta­dos jun­to a la enor­me y des­or­de­na­da me­sa que com­par­ten en su es­tu­dio jun­to al río Flu­vià, pre­su­men de te­ner la mis­ma fa­ci­li­dad para vo­lar has­ta las nu­bes que para ba­jar a tie­rra y re­mar­can que se ma­ne­jan bien a to­dos los ni­ve­les gra­cias a sus orí­ge­nes hu­mil­des; el pa­dre de Rafael, por ejem­plo, fue pa­le­ta ("al­ba­ñil", en ca­ta­lán) y él mis­mo le ayu­dó a cons­truir la ca­sa fa­mi­liar cuan­do era pe­que­ño. “Nos ha en­ri­que­ci­do mu­cho es­tar igual de có­mo­dos con un clien­te cul­to de al­to poder ad­qui­si­ti­vo que con

un in­mi­gran­te subido al an­da­mio”, co­men­ta Ra­món, hi­jo de un pro­fe­sor de di­bu­jo. “Co­nec­ta­mos con to­dos”, re­ma­cha Car­me, su mu­jer, hi­ja de un pa­dre in­ven­tor y una ma­dre “po­li­fa­cé­ti­ca”. Aun­que po­see­do­res de una for­ma­ción ex­qui­si­ta –se li­cen­cia­ron en Ar­qui­tec­tu­ra por la ETSAV del Va­llès (Sant Cu­gat, Bar­ce­lo­na) e in­quie­tu­des ar­tís­ti­cas les so­bran–, hu­ye­ron desde el prin­ci­pio del au­ra de eli­tis­mo pro­pia de su pro­fe­sión. Y para es­ta for­ma de pen­sar, Olot se lo po­nía más fá­cil, si bien adu­cen que re­gre­sa­ron por un mo­ti­vo más sen­ci­llo. “Es que so­mos de aquí”, pro­cla­man a una, co­mo ha­cen tan a me­nu­do, y con la má­xi­ma fran­que­za, que para eso son de pue­blo.

Sin em­bar­go, no han si­do siem­pre pro­fe­tas en su tie­rra. Es­tán muy or­gu­llo­sos de ha­ber­se unido en fe­chas re­cien­tes al gru­po de 19 'per­so­na­jes ilus­tres de Olot', pe­ro ni con esas me­da­llas ni con la del Pritz­ker con­se­gui­rán una ala­ban­za uná­ni­me. Con el ayun­ta­mien­to de Riu­dau­ra si­guen “en­con­tra­dos” por la cons­truc­ción de su cen­tro cí­vi­co (desde es­te pe­que­ño pue­blo al fi­nal del va­lle de Riu­dau­ra se ale­gan de­fec­tos cons­truc­ti­vos). Otros mur­mu­ran en con­tra de que la pis­ta de atle­tis­mo no pue­da aco­ger com­pe­ti­cio­nes ofi­cia­les por ha­ber­se man­te­ni­do los ár­bo­les en me­dio. Y hay quien cree que, sen­ci­lla­men­te, se pa­san de ra­di­ca­les. “A los RCR se les ama o se les odia”, de­ja cla­ro Fi­na Puig­de­vall, quien les abrió las puer­tas de su res­tau­ran­te Les Cols para que so­ña­ran li­bre­men­te. “Fue­ron ca­pa­ces de evo­car a tra­vés de la ar­qui­tec­tu­ra el tiem­po, el ai­re li­bre, la sen­sua­li­dad y el ar­te cu­li­na­rio de es­te si­tio. Ha­cen poe­sía”.

Tam­bién hi­zo lo mis­mo el sui­zo Kurt En­gel­horn con su bo­de­ga de Bell-lloc, en Pa­la­mós, y la de­ci­sión fue igual de acer­ta­da. So­lo hu­bo un pro­ble­ma: la re­pen­ti­na afluen­cia de vi­si­tan­tes –lle­ga­dos en pro­ce­sión para ala­bar la con­fi­gu­ra­ción úni­ca de la ins­ta­la­ción ba­jo tie­rra– pu­do ha­ber he­cho mo­rir de éxi­to el ne­go­cio vi­ní­co­la. Para el bis­nie­to del fun­da­dor de la far­ma­céu­ti­ca Basf, el trío de ar­qui­tec­tos creó asi­mis­mo una obra de ar­te an­tes que una obra de ar­qui­tec­tu­ra, des­ta­can­do de ella que “sor­pren­de por su au­da­cia y la per­fec­ta sim­bio­sis que es­ta­ble­ce con el en­torno na­tu­ral”. Dis­tin­tas pa­la­bras pe­ro mis­mo pa­re­cer so­bre lo que se ha con­ver­ti­do la fir­ma de RCR, su ge­nial lec­tu­ra del con­tex­to, he­cha ade­más sin mie­do a con­fron­tar la his­to­ria del lu­gar, tal co­mo ex­po­ne Car­me: “Nun­ca he­mos que­ri­do ha­cer una ar­qui­tec­tu­ra que se es­con­da. Es un diá­lo­go. Si tú es­tás aquí, his­to­ria, y aquí es­ta­mos no­so­tros, po­de­mos ha­blar. Yo no me voy a im­po­ner a ti, tú no te vas a im­po­ner a mí”.

La re­sa­ca del Pritz­ker

Es­ta par­ti­cu­lar for­ma de en­ten­der su ofi­cio ha he­cho que tam­bién los amen el gre­mio y la crí­ti­ca. Lle­ga­mos a su es­tu­dio des­pués de otra tor­men­ta, la del Pritz­ker, que a ellos los ha de­ja­do co­mo es­ta­ban, ase­gu­ra Rafael, tan ex­pre­si­vo: “Nos ha da­do una gran sa­tis­fac­ción pe­ro no va a trans­for­mar nues­tras vi­das. Al ir cum­plien­do los 50 lle­ga­mos a un pun­to de sen­sa­ción de ob­je­ti­vo cum­pli­do. Ha­bía­mos vuel­to a Olot 25 años an­tes con el de­seo no de cons­truir sino de ha­cer ar­qui­tec­tu­ra y con­si­de­rá­ba­mos que lo ha­bía­mos con­se­gui­do. Era im­por­tan­te es­ta re­fle­xión por­que a no­so­tros siem­pre nos ha gus­ta­do pen­sar cuál es el ca­mino que de­bía­mos to­mar. No he­mos de­ja­do que el ca­mino nos lle­ve”. Car­me asien­te: “He­mos in­ten­ta­do lle­var las rien­das de nues­tra vi­da. El pre­mio ha si­do la guin­da”.

Ra­món, el gran ur­di­dor de que los tres es­tén jun­tos –so­lo él y Rafael se co­no­cían an­tes de em­pe­zar a es­tu­diar en Bar­ce­lo­na–, re­co­no­ce que se es­tán abrien­do nue­vas opor­tu­ni­da­des, que les lla­man mu­cho a la puerta a raíz del ga­lar­dón, pe­ro son re­ti­cen­tes a asu­mir nuevos tra­ba­jos. “Es ca­si co­mo un año nor­mal”, se atre­ve a de­cir. “Te­ne­mos mu­cho res­pe­to por lo que ha­ce­mos, por las im­pli­ca­cio­nes de nues­tro ofi­cio, y al asu­mir un en­car­go, lo de­ba­ti­mos en pro­fun­di­dad. He­mos pro­cu­ra­do siem­pre vi­vir la vi­da de la for­ma más equi­li­bra­da po­si­ble, ha­cien­do lo im­po­si­ble para que lo que con­si­de­ra­mos ex­terno a nues­tra ma­ne­ra de ver el mun­do y desde nues­tro sen­tir no nos des­es­ta­bi­li­ce”. Lo que sí que ha ocu­rri­do, co­men­tan desde man­dos más ba­jos de RCR, es que el Pritz­ker es­tá sir­vien­do para desatas­car pro­yec­tos que ve­nían de le­jos y aho­ra se ven con otros ojos (da­do que se man­tie­nen al pre­cio al que es­ta­ban com­pro­me­ti­dos con an­te­rio­ri­dad).

Que son atí­pi­cos lo re­sal­tó el pro­pio ju­ra­do del Pritz­ker. Son tres com­par­tien­do los mis­mos ga­lo­nes y, sin ape­nas obra fue­ra de don­de se ra­di­can, su tra­ba­jo ha te­ni­do gran im­pac­to más allá de esas fron­te­ras ca­si desde que em­pe­za­ron. Pre­ci­sa­men­te se po­nía en va­lor que, en tiem­pos tan glo­ba­li­za­dos y exis­tien­do un auténtico mie­do a per­der las raí­ces, ellos han de­mos­tra­do que pue­den en­ten­der­se las dos vi­sio­nes del mun­do, la in­ter­na­cio­nal y la lo­cal, es de­cir, que es po­si­ble vi­vir en un mun­do hi­per­co­nec­ta­do y no vol­ver­se lo­co. En una ce­re­mo­nia ce­le­bra­da en el pa­la­cio neo­ba­rro­co Aka­sa­ka de To­kio, la Ca­sa de In­vi­ta­dos del Es­ta­do, Tom Pritz­ker se­ña­la­ba su afi­ni­dad a la cul­tu­ra ja­po­ne­sa por su maes­tría au­nan­do tra­di­ción y mo­der­ni­dad sin per­der el equi­li­brio. Glenn Mur­cutt, pre­si­den­te del ju­ra­do, se des­cu­bría an­te el in­ge­nio con el que re­suel­ven apa­ren­tes con­tra­dic­cio­nes, por­que ha­cen ar­qui­tec­tu­ra que es tan hu­mil­de co­mo au­daz, igual­men­te ex­pre­si­va y con­te­ni­da, van­guar­dis­ta y no por ello irres­pe­tuo­sa con los re­fe­ren­tes geo­grá­fi­cos e his­tó­ri­cos don­de se ubi­ca. La crea­ti­vi­dad, de­cía el ar­qui­tec­to aus­tra­liano, es un pro­ce­so de com­pro­mi­so con to­dos esos ele­men­tos y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, con uno mis­mo.

Du­ran­te el ac­to de en­tre­ga, Car­me le­yó un poe­ma bu­dis­ta que cuen­ta que un poe­ta es ca­paz de ver con cla­ri­dad que so­bre un tro­zo de pa­pel flo­ta una nu­be, por­que sin la exis­ten­cia de la nu­be no hay llu­via, y sin llu­via no cre­cen los ár­bo­les, y sin ár­bo­les no se pue­de fa­bri­car pa­pel. “Aun­que más pro­sai­ca que la poe­sía, para no­so­tros la ar­qui­tec­tu­ra es el ar­te de ma­te­ria­li­zar sue­ños, a tra­vés de un ca­mino muy lar­go en el que se con­tie­ne to­do el uni­ver­so, de la mis­ma for­ma que un tro­zo de pa­pel en el que es­tán es­cri­tas unas be­llas es­tro­fas pue­de con­te­ner to­do el uni­ver­so”, pro­fun­di­za la ar­qui­tec­ta. “Sa­be­mos que es di­fí­cil, pe­ro nues­tra me­ta es des­per­tar emo­cio­nes ge­nui­nas en las per­so­nas que ha­bi­tan nues­tra obra y que sean cons­cien­tes de la ex­pe­rien­cia. Que­re­mos com­pren­der la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za de las co­sas, tras­cen­der lo es­ta­ble­ci­do, lle­gar a re­sul­ta­dos ines­pe­ra­dos”. Ra­món aca­ba por des­nu­dar­los: “La be­lle­za, el amor, sen­tir las con­tra­dic­cio­nes que hay en la vi­da, es­tas son las co­sas que nos in­tere­san”.

Re­ci­bir el Pritz­ker en Ja­pón te­nía un es­pe­cial sig­ni­fi­ca­do para ellos, pues vi­si­tar el país ni­pón al ini­cio de su ca­rre­ra –lue­go vol­ve­rían en re­pe­ti­das oca­sio­nes– mar­có un an­tes y un des­pués en su tra­yec­to­ria. Los in­vi­ta­ron a ir a raíz de la ex­pec­ta­ción que ha­bía crea­do un pro­yec­to de fa­ro ho­ri­zon­tal en Gran Ca­na­ria, ga­na­dor de un con­cur­so del Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas en 1989 y nun­ca cons­trui­do. Co­mo cuen­ta Car­me –que, ca­sua­li­dad, es de ojos ras­ga­dos y de dis­cre­tos ade­ma­nes y ex­pre­sión ri­sue­ña, to­do tan orien­tal–, aquel via­je su­pu­so un auténtico gol­pe-

ta­zo en la ca­be­za: “No sa­bía­mos mu­cho so­bre su cul­tu­ra y nos im­pre­sio­nó mu­chí­si­mo. Tu­vi­mos la suer­te de pa­sear por los jar­di­nes de Kio­to, ir a un tem­plo en Ko­ya­san… Co­nec­ta­mos en­se­gui­da con su sen­ti­do de la per­fec­ción, de la im­por­tan­cia de cui­dar has­ta el más ín­fi­mo de­ta­lle. De eso ha­bla el poe­ma, de có­mo to­do lo pe­que­ño y que po­drías de­cir sin va­lor se con­vier­te en ca­pi­tal, por­que for­ma par­te del con­jun­to y es­te con­jun­to be­be de ca­da uno de los de­ta­lles. En es­te equi­li­brio es don­de na­ve­ga­mos”.

Ra­món ma­ti­za: “Sí, Ja­pón nos im­pre­sio­nó mu­cho, pe­ro no fue su for­ma de cons­truir ni su do­mi­nio de la ma­de­ra. Es­to es lo que vis­te la ar­qui­tec­tu­ra y a no­so­tros nos en­se­ñó lo que sub­ya­ce a es­ta, el sus­tra­to que ha­ce que ten­ga ese as­pec­to. Ob­ser­van­do el pa­tri­mo­nio de la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal apren­di­mos a ver la ma­ne­ra en la que se vi­ve y se sien­te un pai­sa­je de­ter­mi­na­do. Lle­gan­do a esa raíz cap­tas có­mo leer las co­sas en cual­quier lu­gar; sa­bes ves­tir­te con el ves­ti­do que to­ca en ca­da si­tio”. Rafael apun­ta que es­tu­diar la ca­sa de pa­yés les ayu­dó igual­men­te a en­ten­der por qué una ar­qui­tec­tu­ra ocu­pa una ubi­ca­ción de­ter­mi­na­da, res­pon­dien­do a un cli­ma, a un rit­mo de tra­ba­jo y a un es­ti­lo de vi­da. “Leer to­das y ca­da una de las pre­mi­sas de un pro­yec­to es lo que nos in­tere­sa y lo he­mos in­terio­ri­za­do tan­to que ya nos sa­le desde den­tro, sin es­fuer­zo”, di­ce. Afir­man que les es­tá ocu­rrien­do aho­ra que em­pie­zan a tra­ba­jar en el Gol­fo Pér­si­co, don­de han di­se­ña­do un con­jun­to de apar­ta­men­tos en una de las is­las ar­ti­fi­cia­les de Du­bái. Es­ta vez el ace­ro Cor­ten no se ve por nin­gún la­do por­que no co­rres­pon­de.

Una de­ci­sión tras­cen­den­tal

De re­gre­so de aquel pri­mer via­je a Ja­pón to­ma­ron la que qui­zá fue la de­ci­sión más tras­cen­den­tal de su ca­rre­ra: com­par­tir la me­sa de es­tu­dio. ¿La ra­zón? El tiem­po que es­tu­vie­ran jun­tos lo te­nían que apro­ve­char al má­xi­mo. Co­mo pun­tua­li­za Ra­món, te­nía to­do el sen­ti­do, por­que el ar­qui­tec­to tien­de a en­si­mis­mar­se en la me­sa de di­bu­jo y no que­rían que eso se les fue­ra de las ma­nos. La con­se­cuen­cia de tan­to com­par­tir es que ha­ce tiem­po que cam­bia­ron el “yo” por el “no­so­tros”. “Es muy bo­ni­to”, con­ti­núa Car­me, “Rafael siem­pre di­ce que aun­que es­te­mos to­man­do so­los una de­ci­sión o ha­blan­do con al­guien, nun­ca es­tás so­lo”. Y el alu­di­do es ca­paz de dar­le la vuelta a su pro­pia fra­se para que se pon­ga de ma­ni­fies­to lo le­jos a lo que han as­pi­ra­do lle­gar con es­ta for­ma de pen­sar: “Es­tan­do los tres jun­tos nos sen­ti­mos li­bres co­mo si es­tu­vié­ra­mos so­los. Es in­creí­ble. Sen­tir­se li­bre y acom­pa­ña­do al mis­mo tiem­po”.

Otra de­ter­mi­na­ción que to­ma­ron: no re­pe­tir la fór­mu­la.

Rafael: Na­die sa­be có­mo se­rá el pró­xi­mo pro­yec­to de RCR.

Ra­món: Es una aven­tu­ra. Rafael: Nos ha­ce es­tar siem­pre vi­bran­do. Car­me: Des­pier­tos. Rafael: Vi­bran­do.

En po­cos si­tios han ac­tua­do con ma­yor li­ber­tad es­tos aman­tes del hai­ku ar­qui­tec­tó­ni­co –muy da­dos tam­bién a la im­pro­vi­sa­ción jaz­zís­ti­ca– co­mo en su es­tu­dio, al que en­tra­ron en 2004 por “fle­cha­zo”, si bien tu­vie­ron que aguan­tar diez años an­tes de ad­qui­rir­lo, en 2014. El de­no­mi­na­do Es­pai Bar­be­rí era un ta­ller de fun­di­ción de prin­ci­pios del si­glo XX, cons­trui­do con pie­dras de origen vol­cá­ni­co. “Al en­trar sen­tías que ha­bía ha­bi­do fue­go”, re­cuer­da Ra­món. Una me­mo­ria y una at­mós­fe­ra que han pre­ser­va­do has­ta lo in­sos­pe­cha­do. Co­mo si apli­ca­ran la téc­ni­ca ja­po­ne­sa del kin­tsu­gi, con­sis­ten­te en re­com­po­ner cuen­cos de ce­rá­mi­ca con hi­los de oro y pla­ta, fue­ron in­ter­vi­nien­do en la fá­bri­ca de for­ma muy pun­tual. Con cha­pa de me­tal –aquí nun­ca me­jor es­co­gi­da–, le­van­ta­ron ta­bi­ques para al­ber­gar el

es­pa­cio don­de tra­ba­ja su equi­po, com­pues­to en la ac­tua­li­dad por 12 co­la­bo­ra­do­res y un gru­po va­ria­ble de be­ca­rios de múl­ti­ples pro­ce­den­cias. Tam­bién para di­se­ñar su sanc­ta san­to­rum, que mi­ra a una hu­mil­de y es­tre­cha ca­lle, y una de cu­yas pa­re­des, de cin­co me­tros de al­tu­ra, es­tá cu­bier­ta de li­bros de arri­ba aba­jo; otra ex­hi­be un con­jun­to de di­bu­jos del pa­dre de Ra­món, quien mu­rió en edad tem­pra­na y que siem­pre los han acom­pa­ña­do.

Se­de de su fun­da­ción Bun­ka (“cul­tu­ra”, en ja­po­nés), la par­te de atrás, una gran na­ve, ca­si no la han to­ca­do. Su sue­lo si­gue sien­do de tie­rra pi­sa­da y, na­da más en­trar, encuentras un enor­me so­ca­vón so­bre el que caen del te­cho, co­mo lia­nas, lar­gas lá­mi­nas pla­tea­das. Gran­des cam­pa­nas pro­du­ci­das an­ta­ño en el ta­ller de­co­ran un jar­dín interior que desem­bo­ca, por un la­do, en una ha­bi­ta­ción con vie­jos ar­ti­lu­gios co­lo­ca­dos de aque­lla ma­ne­ra en el sue­lo y en bal­das, y por otro, en una sa­la que es un lu­gar de tra­ba­jo con­ce­bi­do ba­jo el ca­non mi­ni­ma­lis­ta y que a su vez con­ser­va unas co­lum­nas oxi­da­das arri­ma­das a la me­sa de es­tu­dio. Puro wa­bi sa­bi, la vi­sión es­té­ti­ca ja­po­ne­sa ba­sa­da en la be­lle­za de la im­per­fec­ción. Pre­ci­san que siem­pre les in­tere­sa­ron las ar­qui­tec­tu­ras sen­so­ria­les, em­pe­zan­do por la ára­be y me­di­te­rrá­nea, y para des­cu­brir­las, in­di­ca Ra­món, tu­vie­ron que ir más allá de lo que apren­die­ron en la uni­ver­si­dad. “La ar­qui­tec­tu­ra de la transición era muy com­po­si­ti­va. Nos en­se­ña­ron muy bien a plan­tear los pro­gra­mas y a di­bu­jar las plan­tas y las fa­cha­das. Pe­ro sen­tía­mos que nos ha­cía fal­ta una ma­yor in­te­gra­ción del res­to de ele­men­tos que in­te­gran la obra”, ex­pli­ca. El ar­te, aña­de Car­me, siem­pre les ayu­dó a guiar­se por es­te ca­mino al tra­tar to­dos los te­mas de su ofi­cio, ex­cep­to los fun­cio­na­les.

Apre­cian de la ar­qui­tec­tu­ra ca­ta­la­na y española tra­di­cio­nal, en pa­la­bras de Ra­món, que en­tien­da que in­ter­ve­nir en un lu­gar es un to­do. “La an­glo­sa­jo­na des­miem­bra más las par­tes, co­mo si fue­ra una su­ma de apor­ta­cio­nes de di­fe­ren­tes mun­dos: in­ge­nie­ría, pai­sa­jis­mo, di­se­ño de in­te­rio­res”. Que­rien­do de­cir lo mis­mo, reivin­di­can la fi­gu­ra del ar­qui­tec­to ar­te­sano, que es tam­bién la del ar­qui­tec­to to­tal. Por si aca­so, ellos ca­re­cen de ro­les en RCR, por­que, co­mo di­ce Rafael, no han que­ri­do ser es­pe­cia­lis­tas “en na­da”, has­ta el pun­to de lle­gar a pro­cla­mar que no han que­ri­do ser pro­fe­sio­na­les de la ar­qui­tec­tu­ra. Ra­món acla­ra que es de­bi­do a que con­si­de­ran que las “dis­ci­pli­nas” han he­cho mu­cho da­ño. “Hui­mos de esa vi­sión tan com­par­ti­men­ta­da de la vi­da”, di­ce.

Asi­mis­mo, es­tán muy or­gu­llo­sos de la pro­pia for­ma­ción que les ha da­do Olot. “Ha­cer obras aquí”, ex­pli­ca el úl­ti­mo, “nos dio una re­la­ción muy fuer­te con los ofi­cios, con el he­rre­ro, el car­pin­te­ro, el de la can­te­ra... Es­te po­so lo he­mos te­ni­do siem­pre por­que he­mos tra­ba­ja­do el ma­te­rial y así sa­be­mos cuán­do co­rres­pon­de un gro­sor de diez mi­lí­me­tros o de ocho mi­lí­me­tros. He­mos com­pren­di­do es­ta co­sa esen­cial que es la ló­gi­ca cons­truc­ti­va. En­ten­der que con un mí­ni­mo de ma­te­ria­les se pue­de con­se­guir mu­cho”. En esas es­tán con un nue­vo pro­yec­to, que es otro fle­cha­zo. Se tra­ta en es­ta oca­sión de una idí­li­ca ma­sía del va­lle de Bian­ya, La Vi­la de Trin­che­ria, cu­yos orí­ge­nes se re­mon­tan al me­die­vo. La co­no­cían de ha­ber di­se­ña­do, en 2003, una al­ber­ca con­tem­po­rá­nea –de ace­ro Cor­ten– por la que ga­na­ron un pre­mio FAD de Espacios ex­te­rio­res y FAD de Opi­nión. Sus an­ti­guos due­ños, ya ma­yo­res para man­te­ner se­me­jan­te ex­plo­ta­ción agrí­co­la, se la ven­die­ron en fe­chas re­cien­tes sa­be­do­res de que la de­ja­ban en bue­nas ma­nos. El re­to, con­fie­san, es enor­me, por­que el mun­do ru­ral no da des­can­so; he­re­dan ca­ba­llos, un mon­te cu­bier­to de ha­yas, tie­rra de la­bran­za don­de se da muy bien el maíz, un arro­yo flan­quea­do por dos mu­re­tes de pie­dra se­ca y has­ta un mo­lino reha­bi­li­ta­do co­mo apar­ta­men­to que se pue­de al­qui­lar a tra­vés de Airbnb, al igual que la vie­ja ca­sa del ma­so­ve­ro. To­do ello lo ges­tio­na aho­ra mis­mo una pa­re­ja de ar­qui­tec­tos de su es­tu­dio –ella, va­len­cia­na, él, por­tu­gués– que po­co a po­co se es­tá acos­tum­bran­do a las lar­gas no­ches de in­vierno. En es­te es­ce­na­rio co­mo sa­li­do de un cuen­to, la aven­tu­ra no ha he­cho más que em­pe­zar:

Rafael: Se­re­mos ahí to­da­vía más li­bres de lo que he­mos si­do has­ta aho­ra.

Ra­món: Si he­mos te­ni­do al­gu­na ob­se­sión, esa ha si­do ser li­bres [los tres ríen].

Rafael: Ni si­quie­ra va­mos a te­ner un clien­te [si­guen las ri­sas].

Ra­món: Nos pre­gun­tas qué va­mos a ha­cer. Esa li­ber­tad no es en el sen­ti­do de cons­truir al­go con­cre­to sino de en­ten­der un pai­sa­je, un te­rri­to­rio. Pue­de ser­lo to­do.

Car­me: Es­ta­mos re­ci­bien­do al­go que que­re­mos sa­ber tras­pa­sar. No nos per­te­ne­ce.

Ra­món: Se­rá un lu­gar de in­ves­ti­ga­ción so­bre el mun­do de las ideas. Eso sí lo te­ne­mos cla­ro.

Rafael: Le pon­dre­mos otra ca­pa y ha­re­mos lo que me­jor sa­be­mos ha­cer: cons­truir sue­ños.

Es­ta­dio de Atle­tis­mo en el Par­que de Tus­sols-Ba­sil.

Pis­ci­na en la Vi­la de Trin­che­ria, en la Vall de Bian­ya.

El es­tu­dio de RCR.

FO­TOS DE JOR­DI ADRIÀ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.