CRÓ­NI­CAS

A me­nu­do, la li­ber­tad se con­si­de­ra un si­nó­ni­mo de in­de­pen­den­cia in­di­vi­dual, y en Es­ta­dos Uni­dos más que en nin­gu­na otra par­te. Qui­zás ha­ya lle­ga­do el mo­men­to de vol­ver a de­fi­nir­la.

PORT Magazine España - - SUMARIO - Jes­se Ball

Tres es­cri­to­res di­ser­tan so­bre su vi­sión de la li­ber­tad.

Ima­gi­né­mo­nos una ha­bi­ta­ción, ti­ran­do a pe­que­ña pe­ro equi­pa­da su­fi­cien­te­men­te para que la ha­bi­ten per­so­nas. Di­ga­mos que pue­den vi­vir en ella cua­tro in­di­vi­duos. Pue­den la­var­se la ro­pa, co­ci­nar, usar el la­va­bo, dor­mir, so­cia­li­zar... y to­do es­to, en el es­pa­cio de la ha­bi­ta­ción. De re­pen­te, un día, uno de los ha­bi­tan­tes di­ce: "Ten­go de­re­cho a po­seer una cuar­ta par­te del es­pa­cio. Nin­guno de vo­so­tros pue­de en­trar en ella. En ese es­pa­cio pue­do ha­cer lo que quie­ra". Le lle­van e ins­ta­lan un inodo­ro, una du­cha, una mi­ni­co­ci­na y una la­va­do­ra. Aho­ra, ese cua­dran­te de la ha­bi­ta­ción es­tá ates­ta­do de co­sas. Él se sien­ta en me­dio de to­do. En­tre­tan­to, en los otros tres cua­dran­tes, los ha­bi­tan­tes si­guen ade­lan­te con su exis­ten­cia. Se ple­ga­ron a su exi­gen­cia, pe­ro en reali­dad la fe­li­ci­dad glo­bal de los re­si­den­tes se ha re­sen­ti­do. Es­to es por­que al per­mi­tir­le ha­cer lo que que­ría sin pen­sar en na­die más, han per­di­do va­rias co­sas. Han per­di­do una cuar­ta par­te del es­pa­cio. Han per­di­do los es­fuer­zos por con­sen­suar qué su­ce­de en el es­pa­cio glo­bal (pe­ro con­ti­guo). Y le han per­di­do a "él": una persona que, aun sien­do tal vez al­go egoís­ta, les ayu­da­ba a pa­sar el tiem­po. La di­vi­sión del es­pa­cio en cuar­tos y la apro­pia­ción de uno de ellos cons­ti­tu­yen un he­cho ar­ti­fi­cial y, en su ca­li­dad de ar­ti­fi­cio, le­sio­na a la co­mu­ni­dad en su to­ta­li­dad.

Si vi­vie­ras en ese es­pa­cio, mu­chas de las co­sas que te gus­ta ha­cer ha­brían lle­ga­do a su fin al con­su­mar­se la par­ti­ción. Ya no es­tá dis­po­ni­ble to­do el es­pa­cio para usos mo­men­tá­neos, jue­gos ni ce­le­bra­cio­nes. Des­pués de la­var la ro­pa, pue­de que no que­de mu­cho es­pa­cio para ten­der­la. En cual­quier ca­so, aho­ra se ve una tos­ca pa­red, con to­das las im­pli­ca­cio­nes ne­ga­ti­vas que ello con­lle­va. Y en­ton­ces em­pe­za­rían las preo­cu­pa­cio­nes, pri­me­ro re­la­cio­na­das con la em­pa­tía: ¿Qué su­ce­de en el otro cuar­to? ¿Por qué ya no quie­re com­par­tir su vi­da con no­so­tros co­mo an­tes? Es­tos sen­ti­mien­tos pue­den aca­bar con­vir­tién­do­se en des­con­fian­za, en tri­ba­lis­mo.

La no­ción de li­ber­tad se in­ter­pre­ta de mu­chas ma­ne­ras. Co­mo pa­la­bra, no so­lo es­tá su­je­ta a su uso co­mo nin­gu­na otra, sino que es, de he­cho, su uso. Es el con­jun­to de sus usos. Y por lo tan­to no po­de­mos ase­ve­rar que una persona se equi­vo­ca al uti­li­zar la pa­la­bra "li­ber­tad" de una ma­ne­ra u otra sim­ple­men­te por­que no es­te­mos de acuer­do con ello. No hay na­da en lo que dis­cre­par. Pue­des lla­mar "Li­ber­tad" a tu pe­rro.

Sin em­bar­go, pue­de de­cir­se que una uti­li­za­ción con­cre­ta del con­cep­to de li­ber­tad se con­vier­te en al­go vil. O que un uso de la li­ber­tad no tie­ne con­ti­nui­dad res­pec­to a la his­to­ria de la pa­la­bra tal co­mo la en­ten­de­mos. Si eso es

cier­to, en­ton­ces es im­por­tan­te exa­mi­nar­la y ver có­mo de­be­mos in­ter­pre­tar­la. La ven­ta­ja de re­ves­tir el nue­vo uso de las pa­la­bras con pa­la­bras que tie­nen un sig­ni­fi­ca­do sa­gra­do an­te­rior es que las con­vier­te en ino­cuas. ¿Por qué es así? Es por­que no nos da­mos cuen­ta de que de­be­ría­mos po­ner ob­je­cio­nes a lo sa­gra­do.

En Es­ta­dos Uni­dos nos en­can­ta ha­blar de li­ber­tad. Nos gus­ta ha­blar de li­ber­tad re­li­gio­sa y de nues­tro de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción. Por muy ab­sur­do que sea, los es­ta­dou­ni­den­ses es­tán or­gu­llo­sos de ha­ber cru­za­do el océano, de ha­ber si­do pio­ne­ros ex­plo­ran­do las lla­nu­ras, etc. ¿Por qué es ab­sur­do? Por­que no lo hi­ci­mos no­so­tros. Ade­más, al ha­cer­lo, nues­tros an­ces­tros aca­ba­ron con cul­tu­ras en­te­ras que erra­di­ca­ron de la faz de la tie­rra. Aun así, es­ta­mos or­gu­llo­sos de ese des­tino ma­ni­fies­to, de esa bús­que­da cons­tan­te de nues­tro pla­cer des­cri­to co­mo li­ber­tad.

Fi­jé­mo­nos en al­gu­nos usos es­pe­cí­fi­cos de la li­ber­tad.

En Es­ta­dos Uni­dos, la li­ber­tad se ha con­ver­ti­do, por una par­te (en­tre los po­bres, en­tre la po­bla­ción ne­gra), en el de­re­cho a es­ca­par de los pre­jui­cios de los de­más, a elu­dir las im­po­si­bles car­gas de un tor­tuo­so sis­te­ma le­gal, fi­nan­cie­ro y edu­ca­ti­vo. In­clu­so, en al­gu­nos casos no­ta­bles, a tras­cen­der, a de­rro­tar a ese sis­te­ma por un bre­ve pe­rio­do. Vol­ve­re­mos a es­ta de­fi­ni­ción.

Por otra par­te, en­tre la cla­se do­mi­nan­te, la li­ber­tad es otra co­sa, al­go que para mí es ho­rri­ble y des­agra­da­ble. Es el de­re­cho de una persona a ha­cer lo que quie­ra sin que im­por­te na­die más.

¿De ver­dad te­ne­mos es­te de­re­cho? ¿Es es­ta se­gun­da versión una de­fi­ni­ción vá­li­da de la li­ber­tad?

Yo di­ría que la li­ber­tad no es eso. La li­ber­tad es la ca­pa­ci­dad de una persona de asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des fren­te a otros en una co­mu­ni­dad, res­pon­sa­bi­li­da­des que son desea­das por otros. Es la li­ber­tad de par­ti­ci­par co­mo or­ga­nis­mo den­tro del or­ga­nis­mo de or­den su­pe­rior for­ma­do por la in­ter­ac­ción. Las res­pon­sa­bi­li­da­des se ex­tien­den no so­lo a los miem­bros del gru­po, sino a to­das las otras for­mas de vi­da del pla­ne­ta. La li­ber­tad es la li­ber­tad de ser una persona rea­li­za­da en re­la­ción con el mun­do en su con­jun­to.

No es el de­re­cho a se­pa­rar­se de los de­más y com­por­tar­se de un mo­do que les hie­ra. No te­ne­mos de­re­cho a pro­vo­car su­fri­mien­to.

Con la de­fi­ni­ción an­te­rior, aho­ra po­de­mos ver que el uso que se ha­ce de la li­ber­tad en­tre las cla­ses po­bres de Es­ta­dos Uni­dos (el de­re­cho a no es­tar eter­na e in­jus­ta­men­te do­mi­na­dos de ma­ne­ra que la vi­da se re­duz­ca a una do­lo­ro­sa pos­tra­ción de­ge­ne­ra­ti­va; el de­re­cho a que te per­mi­tan for­mar co­mu­ni­da­des sa­nas, a tra­tar a los de­más con cui­da­do, a no es­tar siem­pre aler­ta an­te los su­pues­tos agen­tes de la jus­ti­cia) es "le­gí­ti­mo" por­que se so­bren­tien­de en nues­tra de­fi­ni­ción. Es pre­cur­sor de nues­tro de­re­cho co­mo or­ga­nis­mo a for­mar re­la­cio­nes sa­nas, nues­tro de­re­cho a ser res­pon­sa­bles an­te otros y para otros.

Ese es el de­re­cho que se ig­no­ra­ba cuan­do una fa­mi­lia se rom­pía de­bi­do al trá­fi­co de es­cla­vos. Ese es el de­re­cho que si­gue ig­no­rán­do­se en Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo en el fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do de va­lo­res, del sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio, de la for­ma de re­pre­sen­ta­ción en el go­bierno, de las re­glas de go­bierno, del com­ple­jo mi­li­tar-in­dus­trial e in­clu­so del có­di­go ju­rí­di­co em­pre­sa­rial, en el que una cor­po­ra­ción se con­si­de­ra una persona, el equi­va­len­te a un ser hu­mano.

Los le­gis­la­do­res no tie­nen de­re­cho a con­si­de­rar que una de­ter­mi­na­da em­pre­sa ima­gi­na­ria go­ce de los de­re­chos de un ser cons­cien­te, ni a uti­li­zar di­chos de­re­chos para ex­pul­sar a la gen­te de sus ho­ga­res. Y sin em­bar­go eso pa­sa a dia­rio. Si te opo­nes a ello se te ig­no­ra o, en al­gu­nos casos, vas a la cár­cel.

Los es­ta­dou­ni­den­ses es­tán equi­vo­ca­dos en mu­chas co­sas. Son hu­ma­nos, co­mo los de­más. Pe­ro es­tar equi­vo­ca­dos en cuan­to a la li­ber­tad y sen­tir de al­gún mo­do que la li­ber­tad per­mi­te a Es­ta­dos Uni­dos com­por­tar­se co­mo le gus­te, sin te­ner en cuen­ta la si­tua­ción mun­dial, con­du­ce di­rec­ta­men­te a una si­tua­ción fu­tu­ra de su­fri­mien­to uni­ver­sal. Es una de­fi­ni­ción pue­ril. Es el com­por­ta­mien­to de un niño. De­be­mos ac­tuar jun­tos para re­cha­zar es­ta de­fi­ni­ción de li­ber­tad.

Cen­sus, edi­ta­do por Gran­ta, se pu­bli­ca aho­ra.

"La li­ber­tad es la li­ber­tad de ser una persona rea­li­za­da en re­la­ción con el mun­do en su con­jun­to"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.