LU­NA MI­GUEL LA POE­TA DEL CUER­PO

A LU­NA LOS VEIN­TE MI­GUEL AÑOS PU­BLI­CÓ Y. SU PRI­MER POE­MA­RIO PE­SE A LOS ATA­QUES SU­FRI­DOS DESDE EN­TON­CES POR PAR­TE IN­CLU­SO DE SUS CO­LE­GAS, CON­TI­NÚA ENCABEZANDO UNA GE­NE­RA­CIÓN DE JÓ­VE­NES POE­TAS

PORT Magazine España - - LUNA MIGUEL -

Apo­cos es­cri­to­res les han pues­to tan­tos pa­los en las rue­das co­mo a Lu­na Mi­guel. La fuer­za con la que, te­nien­do ape­nas 20 años, irrum­pió en la es­ce­na li­te­ra­ria con su poe­ma­rio Es­tar en­fer­mo (La Be­lla Var­so­via, 2010) sor­pren­dió a au­to­res y pe­rio­dis­tas, al­gu­nos de los cua­les se aba­lan­za­ron in­me­dia­ta­men­te so­bre su yu­gu­lar con el evi­den­te áni­mo de aplas­tar­la. De he­cho, re­pa­sar los re­por­ta­jes que se es­cri­bie­ron so­bre ella en aquel en­ton­ces es lo mis­mo que tra­zar un re­co­rri­do por el ma­chis­mo im­pe­ran­te en el mun­do edi­to­rial.

De Lu­na Mi­guel se di­jo que era "in­sul­tan­te­men­te jo­ven", "fu­tu­ra car­ne de re­vis­tas de ten­den­cias" e "hi­ja de los sel­fies y las re­des so­cia­les", pe­ro tam­bién que de­bía su éxi­to a su be­lle­za, que su ima­gen pú­bli­ca eclip­sa­ba su obra y que en­ca­ja­ba en esa ca­te­go­ría de It-Poet que na­die sa­be exac­ta­men­te qué dia­blos sig­ni­fi­ca. Y no so­lo eso. Por­que no hay escritor es­pa­ñol que ha­ya su­fri­do un aco­so tan sal­va­je en las re­des so­cia­les co­mo ella, amén de ha­ber te­ni­do que so­por­tar que Fa­ce­book eli­mi­na­ra su cuen­ta por el me­ro he­cho de ha­ber col­ga­do en su mu­ro la por­ta­da de El de­do (Ca­pi­tán Swing), un en­sa­yo en el que re­fle­xio­na so­bre la mas­tur­ba­ción fe­me­ni­na. "En aquel en­ton­ces, ha­bía mi­les de chi­cas que ha­cían lo mis­mo que yo –co­men­ta mien­tras se en­co­ge de hom­bros en un cla­ro ges­to de in­di­fe­ren­cia ha­cia aque­llos trolls que tra­ta­ron de anu­lar­la-. La úni­ca di­fe­ren­cia es que yo es­cri­bía y me ha­cía sel­fies con li­bros en las ma­nos. Eso irri­ta­ba a mu­cha gen­te".

Pe­ro no ter­mi­na­ron allí sus pro­ble­mas. En 2014 su­frió un gol­pe de­vas­ta­dor: su ma­dre fa­lle­ció con tan so­lo 41 años. Ana San­tos Pa­yán ha­bía fun­da­do, jun­to a su ma­ri­do, la edi­to­rial El Ga­vie­ro, que dio voz a to­da una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes poe­tas que no tar­da­ría en im­po­ner­se: Ele­na Me­del, Ma­ría Eloy-Gar­cía, Mai­te Dono, Ana Go­rría, So­fía Rhei y tan­tas otras aman­tes de la lí­ri­ca en las que es­tá de­po­si­ta­da la es­pe­ran­za de la poe­sía española con­tem­po­rá­nea. "Bue­na par­te de las edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes que hoy exis­ten be­ben del ca­mino que abrió mi ma­dre –re­cuer­da tra­tan­do de man­te­ner la com­pos­tu­ra-. Su tra­ba­jo de­mos­tró que ha­bía otras voces a las que, in­jus­ta­men­te, los gran­des se­llos no aten­dían".

Ne­ce­si­ta­da de ex­pul­sar el do­lor que sen­tía por la pér­di­da, Lu­na Mi­guel trans­for­mó la en­fer­me­dad y la muer­te de su pro­ge­ni­to­ra en tres poe­ma­rios co­no­ci­dos co­mo Tri­lo­gía del cuer­po (La tum­ba del ma­ri­ne­ro, Los es­tó­ma­gos y El arre­ci­fe de las si­re­nas), el úl­ti­mo tí­tu­lo de los cua­les mos­tra­ba el de­seo de la au­to­ra de vol­ver a abra­zar la vi­da, ya que ce­le­bra­ba el na­ci­mien­to

de su pri­mer hi­jo, Uli­ses, que tu­vo jun­to a su ma­ri­do, el tam­bién escritor An­to­nio J. Ro­drí­guez. "El se­gun­do li­bro no lle­gué si­quie­ra a pre­sen­tar­lo por­que los poe­mas que lo in­te­gra­ban eran de­ma­sia­do tris­tes co­mo para leer­los en pú­bli­co –co­men­ta con esa len­ti­tud con la que ha­bla-. He es­ta­do en si­len­cio mu­cho tiem­po, su­pon­go que di­gi­rien­do to­do lo que me ha pa­sa­do. Pe­ro aho­ra es­toy sa­lien­do de la os­cu­ri­dad y me ape­te­ce vol­ver a los re­ci­ta­les".

Por suer­te, no to­do han si­do tris­te­zas en el úl­ti­mo lus­tro de la poe­ta. Tam­bién ha ha­bi­do per­so­nas que la han apo­ya­do en to­do mo­men­to, sien­do uno de los nom­bres más im­por­tan­tes en su ca­rre­ra el de esa otra es­cri­to­ra lla­ma­da Ele­na Me­del. Las dos se co­no­cen desde la ado­les­cen­cia, cuan­do la primera con­ta­ba 11 años y la se­gun­da 16, edad en la que, tam­bién para pas­mo de la crí­ti­ca, pu­bli­có su ope­ra pri­ma Mi pri­mer bi­qui­ni (DVD, 2002). Ade­más de poe­ta, ac­tual­men­te Me­del es la edi­to­ra de La Be­lla Var­so­via, se­llo en el que Lu­na Mi­guel pu­bli­ca ca­si to­dos sus li­bros. "Cuan­do la des­cu­brí, que­dé fas­ci­na­da –re­cuer­da la es­cri­to­ra mien­tras cru­za las ma­nos en la ca­fe­te­ría de la re­vis­ta Play­ground, don­de tra­ba­ja co­mo edi­to­ra desde ha­ce al­gún tiem­po-. Era la primera vez que leía unos poe­mas que ha­bla­ban de co­sas que me in­tere­sa­ban, de co­sas que me pa­sa­ban a mí, de co­sas de las que no ha­bía ha­bla­do con na­die. Así que le en­vié mis pri­me­ros tex­tos y, desde en­ton­ces, so­mos gran­des ami­gas".

Lu­na Mi­guel aca­ba de es­cri­bir su primera no­ve­la. Se ti­tu­la El fu­ne­ral de Lo­li­ta y Lu­men la pu­bli­ca­rá el pró­xi­mo mes de sep­tiem­bre. La na­rra­do­ra es una mu­jer que re­fle­xio­na so­bre los años en que, sien­do una ado­les­cen­te, tu­vo una re­la­ción con un hom­bre ma­yor. "Du­ran­te mu­chos años, yo he si­do con­si­de­ra­da una es­pe­cie de lo­li­ta –di­ce-. Y nun­ca en­ten­dí que eso fue­ra al­go pe­yo­ra­ti­vo para mí. Desde mi pun­to de vis­ta, quien ten­dría que so­por­tar el pe­so de ese in­sul­to es el hom­bre que mi­ra a la nín­fu­la con ojos en­fer­mi­zos". Ade­más, aca­ba de pu­bli­car Poe­sía mas­cu­li­na, un poe­ma­rio en el que se po­ne en la piel de un hom­bre para mos­trar el mo­do en que ellos, aun no di­cién­do­lo, se re­la­cio­nan con sus cuer­pos. Y es que Lu­na Mi­guel se atre­ve con to­do: la mas­tur­ba­ción, la muer­te, la pe­de­ras­tia e in­clu­so la men­ta­li­dad mas­cu­li­na.

“He es­ta­do en si­len­cio mu­cho tiem­po, su­pon­go que di­gi­rien­do to­do lo que me ha pa­sa­do. Pe­ro aho­ra es­toy sa­lien­do de la os­cu­ri­dad y me ape­te­ce vol­ver a los re­ci­ta­les”

A pe­sar del re­cha­zo ini­cial pro­vo­ca­do por el ma­chis­mo im­pe­ran­te en el mun­do edi­to­ral, la au­to­ra ha con­se­gui­do al­zar la voz has­ta con­ver­tir su poe­sía en re­fe­ren­te para to­da una ge­ne­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.