ENEKO SAGARDOY

Ac­tor

PORT Magazine España - - TALENTO ESPAÑOL -

Es el ac­tor re­ve­la­ción del año. To­dos los pre­mios le han he­cho me­re­ce­dor de esa in­cues­tio­na­ble eti­que­ta. Del Go­ya para aba­jo, uno tras otro, Eneko Sagardoy (Du­ran­go, Viz­ca­ya, 1994) los ha ido re­ci­bien­do por su tra­ba­jo en Han­dia. “Los pre­mios son un em­pu­jón, una ma­ne­ra de de­cir­te que no vas mal, pe­ro un buen tra­ba­jo per­du­ra más que un pre­mio”. Tar­da­rá en ol­vi­dar­se su con­mo­ve­do­ra in­ter­pre­ta­ción del gi­gan­te de Al­tzo, que en el si­glo XIX iba de fe­ria en fe­ria.

“Dis­fru­to es­pe­cial­men­te vién­do­me en lu­ga­res don­de no me ima­gi­na­ba. Me gus­ta mu­cho co­no­cer mis lí­mi­tes”, com­par­te el pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la que le ha cam­bia­do la vi­da. “Desde que leí el guion qui­se ha­cer­la”. Un can­to a la di­fe­ren­cia, co­mo es Erre­men­ta­ri, don­de com­po­ne otro per­so­na­je com­pli­ca­do: el dia­blo Sar­tael. “Fue muy di­fí­cil. De nue­vo, me te­nía que trans­for­mar com­ple­ta­men­te”. Cues­ta re­co­no­cer­le en la pan­ta­lla.

To­da­vía com­par­te ho­gar con sus pa­dres y su her­mano ge­me­lo en su lo­ca­li­dad na­tal. Cuan­do era un niño se abu­rría en los re­creos. “No me gus­ta­ba el fút­bol. Un día me apun­té a tea­tro y em­pe­cé a di­ver­tir­me”. Desde en­ton­ces, no ha de­ja­do de ha­cer cur­sos de en­tre­na­mien­to ac­to­ral, in­ter­pre­ta­ción an­te la cá­ma­ra, in­ter­pre­ta­ción tea­tral, can­to o dan­za. “Creo que te­ne­mos que in­ves­ti­gar para en­con­trar nues­tra pro­pia voz a la ho­ra de ac­tuar”.

Li­cen­cia­do en Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual, no se pier­de un estreno in­tere­san­te. “Voy al ci­ne dos ve­ces a la se­ma­na co­mo mí­ni­mo. Igual que un escritor de­be leer mu­cho, un ac­tor tie­ne que ver to­do lo que pue­da”. Su in­te­rés por el ci­ne va más allá de la in­ter­pre­ta­ción. En­tre los ci­neas­tas que le ins­pi­ran, Car­los Ver­mut, Sean Ba­ker, Léos Ca­rax y Mi­chael Ha­ne­ke. Tie­ne en la ca­be­za un cor­to que quie­re di­ri­gir.

An­tes, vol­ve­rá al tea­tro. Ca­lix­to Biei­to le di­ri­gi­rá en lo pró­xi­mo que le ocu­pa­rá, Oba­ba­koak. Lo se­lec­cio­na­ron en­tre 300 ac­to­res, an­tes de lle­var­se to­dos los pre­mios. Lle­ga­rá a Ma­drid en oc­tu­bre y des­pués ha­rá gi­ra eu­ro­pea. “La ver­dad es que no me ima­gino mi vi­da sin tea­tro en un futuro. Se­ría una vi­da muy tris­te”. Para los es­pec­ta­do­res tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.