MA­NUEL FRANQUELOGINER

Pin­tor

PORT Magazine España - - TALENTO ESPAÑOL -

Tra­ba­ja en una fur­go­ne­ta Volks­wa­gen del año 89 re­for­ma­da. Tie­ne co­ci­na, dos ca­mas y una sa­la de es­tar don­de tie­ne una me­sa para co­lo­car su por­tá­til. Así es el es­tu­dio atí­pi­co de Ma­nuel Franquelo-Giner (Ma­drid, 1990), un ar­tis­ta que nun­ca es­tá de bra­zos cru­za­dos. “Creo en el tra­ba­jo du­ro, en la de­ter­mi­na­ción y en la cu­rio­si­dad. Es­ta tria­da na­ce en el mis­mo mo­men­to en que la vi­da y el ar­te pa­san a ser la mis­ma co­sa, to­tal­men­te in­dis­tin­gui­bles”.

Su obra se cen­tra en re­fle­xio­nar so­bre la sos­te­ni­bi­li­dad con­tem­po­rá­nea, la ace­le­ra­da in­dus­tria de pro­duc­ción ali­men­ta­ria y otros asun­tos que le preo­cu­pan. “El ar­te tie­ne una adic­ción me­ta­fí­si­ca que es co­mo el glu­ta­ma­to mo­no­só­di­co, in­sano por mo­men­tos. No pa­ra­mos de for­mu­lar pre­gun­tas para res­pues­tas que cam­bian cons­tan­te­men­te”. Pin­tu­ras, di­bu­jos, es­cul­tu­ras e ins­ta­la­cio­nes que plan­tean nuevos di­le­mas. “Creo que el ser hu­mano es­tá atra­pa­do en el bu­cle de pro­du­cir me­dios para un fin que no tie­ne fin, a un rit­mo es­tre­pi­to­so. Es co­mo una mon­ta­ña ru­sa a la que se le han ro­to los fre­nos desde ha­ce tiem­po”.

Re­pre­sen­ta­do por Twin Ga­llery, cu­yas ga­le­ris­tas siem­pre dan en la dia­na, an­tes de co­men­zar su ca­rre­ra en Be­llas Ar­tes en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid ya es­ta­ba acos­tum­bra­do a leer crí­ti­ca cul­tu­ral y teo­ría del ar­te. “Hoy pue­do agra­de­cer la for­ma­ción que ten­go a mi pa­dre, que tam­bién es ar­tis­ta. Du­ran­te la ca­rre­ra, es­ta­ba más en las inau­gu­ra­cio­nes que en la Uni­ver­si­dad. Lo que se en­se­ña­ba en aque­llos años, por un pro­fe­so­ra­do ago­ta­do, no me in­tere­só en ab­so­lu­to, sal­vo ex­cep­cio­nes”, ad­mi­te.

Tras mos­trar su obra en nu­me­ro­sas fun­da­cio­nes y fe­rias de ar­te, su pró­xi­ma mues­tra in­di­vi­dual se­rá den­tro de Pho­toEs­pa­ña. “Ca­da ex­po­si­ción que ha­go su­po­ne una evo­lu­ción en mi for­ma de pen­sar y en mi for­ma de ha­cer. Qui­zás sea que es­tan­do cer­ca de la trein­te­na las ideas em­pie­zan a pre­ci­pi­tar ha­cia el fon­do y a es­ta­bi­li­zar­se”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.