Edi­to­rial

PORT Magazine España - - Editorial - Mi­guel de San­tos, di­rec­tor.

Cuan­do pen­sa­mos en el hi­lo con­duc­tor que die­ra cuer­po al es­que­le­to so­bre el que sos­te­ner la re­vis­ta que hoy tie­ne en­tre las ma­nos, nos pareció in­tere­san­te, más que nun­ca, ha­cer una re­fle­xión so­bre el en­ten­di­mien­to en­tre las par­tes, so­bre el diá­lo­go co­mo úni­ca for­ma po­si­ble de cons­truir, de avan­zar, de vi­vir, en lo ín­ti­mo y en lo pú­bli­co. Di­ce el his­to­ria­dor

Jo­sé En­ri­que Ruiz-Domènec en un es­tu­pen­do ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en es­ta edi­ción que “en la in­ten­ción de lle­gar a un acuer­do, am­bas par­tes de­ben par­tir de un plan­tea­mien­to sin­ce­ro y sin ma­la fe; no se tra­ta so­lo de dia­lo­gar, sino de la con­vic­ción de que a tra­vés de ese diá­lo­go se pue­da lle­gar al en­ten­di­mien­to so­cial”. Él ha­bla de Ca­ta­lu­ña, cla­ro, y sa­be de lo que ha­bla. Se­ría im­pen­sa­ble el in­ten­to de pro­fun­di­zar so­bre el diá­lo­go pa­san­do por al­to el mo­men­to po­lí­ti­co que es­ta­mos vi­vien­do, un mo­men­to en el que nin­gún pro­ta­go­nis­ta, nin­guno, es ap­to para mi­to­lo­gías. Aquí y allá, de­ma­sia­da hi­po­cre­sía, in­tere­ses crea­dos, des­en­cuen­tros te­le­vi­sa­dos. En la in­ten­ción de ofre­cer una edi­ción plu­ral, he­mos vi­vi­do en car­ne pro­pia el diá­lo­go fa­lli­do, cuan­do des­pués de in­ten­tar­lo con in­sis­ten­cia du­ran­te me­ses no he­mos con­se­gui­do sen­tar a la me­sa a na­die cuan­do ha­bla­mos de Ca­ta­lu­ña, de sus po­lí­ti­cos, de sus in­te­lec­tua­les, de sus co­mu­ni­ca­do­res. En­ten­de­mos que fal­tan ideas cla­ras y to­mas de pos­tu­ras sen­sa­tas. Sen­tar­se a dia­lo­gar, a pac­tar, a bus­car so­lu­cio­nes reales cuan­do una re­vis­ta mi­no­ri­ta­ria con vo­lun­tad de ir más allá en las res­pues­tas te lo pi­de no se ha con­si­de­ra­do opor­tuno. Par­ti­da­rios del pac­to, no­so­tros cree­mos y de­fen­de­mos el diá­lo­go co­mo go­ta in­sis­ten­te que abre fi­su­ras an­te pos­tu­ras pé­treas e ina­mo­vi­bles. Es la úni­ca sa­li­da. Pa­blo Si­món, Qui­co Vidal, Jor­ge Re­si­na, An­to­nio Ba­ños, Lluís Orriols, Er­nes­to Cas­tro, Ma­nue­la Car­me­na y Jor­ge Verstryn­ge han que­ri­do re­fle­xio­nar con no­so­tros, con bri­llan­tez, so­bre el asun­to. Les in­vi­to a que pa­sen y lean.

Afor­tu­na­da­men­te, hay vi­da más allá de la po­lí­ti­ca. Pac­tar las dis­cre­pan­cias es lo que dis­tin­gue una so­cie­dad mo­der­na, y en ese pun­to han coin­ci­di­do la ga­le­ris­ta So­le­dad Lo­ren­zo y el di­rec­tor del mu­seo CA2M cuan­do han au­na­do pos­tu­ras al ha­blar de ar­te des­de la pers­pec­ti­va co­mer­cial/pri­va­da o la so­cial/ pú­bli­ca. Tam­bién el chef Ai­tor Arre­gi, de El­kano, y el mul­ti­dis­ci­pli­nar di­se­ña­dor San­tos Bre­ga­ña cuan­do par­tien­do del con­cep­to de te­rri­to­rio han lle­ga­do a la con­clu­sión de que pue­den en­ten­der­se vi­nien­do uno del mar y otro del in­te­rior.

En cons­tan­te diá­lo­go con el per­so­na­je que in­ter­pre­tan vi­ven los ac­to­res. El que lle­va­mos en por­ta­da, el po­lié­dri­co Vi­cent Cas­sel, lo ha­ce des­de la re­fle­xión que le apor­ta la ma­du­rez; otro, Ja­vier Rey, des­de una ju­ven­tud que lo lle­va en vo­lan­das de éxi­to en éxi­to.

Tam­bién he­mos dia­lo­ga­do con Pau­la Bo­net, pin­to­ra, ilus­tra­do­ra, es­cri­to­ra, que apro­ve­cha la pro­yec­ción me­diá­ti­ca que le otor­ga su obra para al­zar la voz con­tra los atro­pe­llos del pa­triar­car­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.