MyTa­ller in­cor­po­ra al clien­te al pro­ce­so de re­pa­ra­ción.

PosVenta de Automocion - - Sumario -

So­le­ra ha pre­sen­ta­do MyTa­ller, una so­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que co­nec­ta a to­dos los ac­to­res que in­ter­vie­nen en una re­pa­ra­ción (ase­gu­ra­do­ra, pe­ri­to, re­cam­bis­ta, fa­bri­can­te, ta­ller, etc.) pa­ra ha­cer­la más efi­cien­te en tiem­po y for­ma.

La evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca del vehícu­lo tien­de en bue­na par­te a la co­nec­ti­vi­dad y el ta­ller es­tá obli­ga­do a se­guir sus pa­sos, si bien exis­te una bre­cha di­gi­tal con­si­de­ra­ble ya que só­lo dos de ca­da 10 es­tán di­gi­ta­li­za­dos ac­tual­men­te en Es­pa­ña, se­gún han in­for­ma­do des­de So­le­ra. El pri­mer pa­so pa­ra re­du­cir esa bre­cha y alum­brar el con­cep­to de ta­ller di­gi­tal pa­sa por la in­cor­po­ra­ción del clien­te fi­nal al pro­ce­so de re­pa­ra­ción, al­go ya po­si­ble pre­ci­sa­men­te gra­cias a MyTa­ller. A tra­vés del mó­vil, el usua­rio fi­nal pue­de en­trar en la web de MyTa­ller y con­sul­tar el es­ta­do de la re­pa­ra­ción de su vehícu­lo e, in­clu­so, a tra­vés de fo­to­gra­fías y ví­deos, es­tar “in si­tu” en el pro­ce­so, apor­tan­do con­fian­za y trans­pa­ren­cia a un mo­men­to crí­ti­co pa­ra el con­duc­tor. Ade­más, MyTa­ller da voz al usua­rio, pues ofre­ce al ta­ller la po­si­bi­li­dad de ha­cer un se­gui­mien­to de la sa­tis­fac­ción del clien­te pos­te­rior a la re­pa­ra­ción. De una ma­ne­ra es­tan­da­ri­za­da y di­gi­ta­li­za­da, el ta­ller pue­de con­sul­tar al con­duc­tor y pe­dir­le que pun­túe la ex­pe­rien­cia del ser­vi­cio, lo que le per­mi­te iden­ti­fi­car las áreas de me­jo­ra pa­ra fi­de­li­zar clien­tes y me­jo­rar de ma­ne­ra cons­tan­te el ser­vi­cio.

TO­DAS LAS PAR­TES DE LA RE­PA­RA­CIÓN INTERCONECTADAS

Den­tro del pro­ce­so de re­pa­ra­ción tan­to me­cá­ni­ca co­mo de ca­rro­ce­ría, hay va­rias par­tes im­pli­ca­das: la ase­gu­ra­do­ra, el pe­ri­to, el dis­tri­bui­dor de re­cam­bios, el ope­ra­dor de ren­ting si pro­ce­de o el pro­pio fa­bri­can­te. Sin em­bar­go, a pe­sar de im­pli­car­se to­das ellas en la re­pa­ra­ción del vehícu­lo, no es­ta­ban interconectadas has­ta la fe­cha, al­go que, sin du­da, res­ta­ba efi­cien­cia al pro­ce­so. MyTa­ller ge­ne­ra un eco­sis­te­ma de re­pa­ra­ción don­de to­dos los ac­to­res pue­den ac­ce­der a la pla­ta­for­ma y asu­mir su co­me­ti­do en con­tac­to di­rec­to y cons­tan­te con el ta­ller. Es­to per­mi­te al re­pa­ra­dor, des­de una úni­ca web, po­der co­nec­tar di­gi­tal­men­te to­dos los pa­sos que for­man par­te del pro­ce­so de re­pa­ra­ción, des­de ob­te­ner el pre­su­pues­to has­ta pe­dir el re­cam­bio, pa­san­do por el ac­ce­so fá­cil y com­ple­to a to­da la in­for­ma­ción téc­ni­ca ne­ce­sa­ria pa­ra re­pa­rar el vehícu­lo y a la fac­tu­ra­ción de la ope­ra­ción. Es­ta di­gi­ta­li­za­ción de la re­pa­ra­ción ayu­da a in­cre­men­tar la efi­cien­cia de ca­da ope­ra­ción en el vehícu­lo, pu­dién­do­se acor­tar to­do el pro­ce­so has­ta me­dia ho­ra. En es­te sen­ti­do, uno de los pa­sos con ma­yor ín­di­ce de me­jo­ra es la siem­pre sen­si­ble pe­ti­ción del re­cam­bio, te­nien­do en cuen­ta que en un 20% de pe­di­dos hay erro­res. MyTa­ller per­mi­te ha­cer es­ta ges­tión de una ma­ne­ra exac­ta y ade­más en só­lo tres clics, cuan­do de me­dia el re­pa­ra­dor sue­le tar­dar sie­te mi­nu­tos.

LA IM­POR­TAN­CIA DE LA REN­TA­BI­LI­DAD

En la ac­tua­li­dad, el ta­ller se en­fren­ta a un do­ble es­ce­na­rio que po­ne a prue­ba la ren­ta­bi­li­dad de su ne­go­cio y su fu­tu­ro. Des­de So­le­ra lo de­no­mi­nan “la pos­ven­ta dar­wi­nia­na”, que si­gue un pro­ce­so de se­lec­ción na­tu­ral de­ter­mi­na­do por la tec­no­lo­gía y la adap­ta­ción a los cam­bios so­cia­les en torno al vehícu­lo, y que obli­ga al ta­ller a di­gi­ta­li­zar­se pa­ra no que­dar­se atrás. Y es que la ren­ta­bi­li­dad es aho­ra más ne­ce­sa­ria que nun­ca. El ac­tual con­tex­to del par­que, ca­da vez más en­ve­je­ci­do (se es­pe­ra que, en 2022, cua­tro de ca­da 10 vehícu­los su­pe­rarán los 15 años de an­ti­güe­dad), su­po­ne co­ches más vie­jos en cir­cu­la­ción que son muy po­co ren­ta­bles pa­ra la pos­ven­ta y que coin­ci­den en el es­pa­cio y tiem­po con me­di­das ad­mi­nis­tra­ti­vas que res­trin­gen el uso del vehícu­lo pri­va­do, más el de­sa­rro­llo de nue­vas fór­mu­las de mo­vi­li­dad que, o bien de­jan el co­che a un la­do, o bien cues­tio­nan la pro­pie­dad de és­te, res­tan­do trá­fi­co al ta­ller. Se­gún el res­pon­sa­ble de Mer­ca­do Pos­ven­ta de So­le­ra, Jo­sé Luis Ga­ta, “me­nos co­ches ren­ta­bles, más tiem­po pa­ra­dos y más tec­no­ló­gi­cos. Es­te es el con­tex­to en el que se tie­ne que desen­vol­ver el ta­ller, que de­be ha­cer­se la pre­gun­ta de si es ca­paz de so­bre­vi­vir en es­te con­tex­to y pa­ra sa­lir bien pa­ra­do de­be di­gi­ta­li­zar­se. Ta­ller di­gi­tal no es un es­lo­gan, es un cam­bio de ne­go­cio de pues­ta al día en un mo­men­to en el que la fo­to del co­che y del usua­rio ha cam­bia­do, pe­ro la del ta­ller si­gue sien­do la mis­ma. Si no cam­bia la ins­tan­tá­nea, ten­drá po­co ne­go­cio y po­co ren­ta­ble.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.