INS­TRU­MEN­TA­CIÓN

Hay pun­tos de me­di­ción que pue­den lle­var al lí­mi­te in­clu­so a los téc­ni­cos más ex­pe­ri­men­ta­dos. Es­to es lo que ocu­rría en la me­di­ción de ni­vel en el si­lo de ce­ni­za de una mo­der­na de­pu­ra­do­ra de Ba­den-Wur­tem­berg, en el sur de Ale­ma­nia.

PQ - - SUMARIO -

Me­di­ción de ni­vel en un si­lo de ce­ni­za

En la de­pu­ra­do­ra Stein­häu­le de la aso­cia­ción de de­pu­ra­do­ras (ZVK) de Neu-Ulm to­das las zo­nas de­pen­den en­tre sí. De mo­do que se con­tro­la de for­ma pre­ci­sa si se pue­de re­uti­li­zar el ca­lor re­si­dual, aho­rrar ma­te­rias pri­mas o apro­ve­char los re­si­duos. En es­ta plan­ta se de­pu­ran las aguas re­si­dua­les de apro­xi­ma­da­men­te 440.000 ha­bi­tan­tes equi­va­len­tes. Hay po­cas de­pu­ra­do­ras que ac­tual­men­te in­cor­po­ren la eta­pa de de­pu­ra­ción en la que prin­ci­pal­men­te se eli­mi­nan las sus­tan­cias no de­gra­da­bles, co­mo las hor­mo­nas, los re­si­duos de me­di­ca­men­tos, los bio­ci­das, etc. de las aguas re­si­dua­les.

Re­uti­li­za­ción de ce­ni­za

Ade­más de la in­no­va­ción, en es­ta plan­ta se con­fie­re un gran va­lor a la ren­ta­bi­li­dad. Al de­pu­rar el agua, ca­da año se ge­ne­ran al­re­de­dor de un mi­llón de me­tros cú­bi­cos de lo­dos re­si­dua­les. ¿Có­mo se pue­den eli­mi­nar de for­ma eco­nó­mi­ca? Pri­me­ro, se dre­nan. A con­ti­nua­ción, las apro­xi­ma­da­men­te 10.000 to­ne­la­das de lo­dos re­si­dua­les se­cos que se ge­ne­ran ca­da año se que­man a unos 720 gra­dos pa­ra re­du­cir­los a unas 2500 to­ne­la­das de ce­ni­za. Es­ta ce­ni­za se al­ma­ce­na en cua­tro si­los de ace­ro con un al­tu­ra apro­xi­ma­da de 10 me­tros. Los si­los es­tán uni­dos en­tre sí me­dian­te un sin­fín y se lle­nan de for­ma su­ce­si­va, y pre­ci­sa­men­te en el al­ma­ce­na­mien­to de ce­ni­za es don­de se en­con­tra­ba el pro­ble­ma de me­di­ción sin re­sol­ver. La me­di­ción de ni­vel en los si­los es la ba­se pa­ra la or­ga­ni­za­ción de las cargas de los ca­mio­nes que trans­por­tan la ce­ni­za. La fi­nal com­po­si­ción de la ce­ni­za, que ge­ne­ra­ba una enor­me can­ti­dad de pol­vo, com-

LA ME­DI­CIÓN DE NI­VEL EN LOS SI­LOS ES LA BA­SE PA­RA LA OR­GA­NI­ZA­CIÓN DE LAS CARGAS DE LOS CA­MIO­NES QUE TRANS­POR­TAN LA CE­NI­ZA

pli­ca­ba en gran me­di­da el tra­ba­jo del ins­tru­men­to de me­di­ción de ni­vel uti­li­za­do has­ta el mo­men­to. So­bre to­do el lle­na­do y el va­cia­do de los si­los siem­pre pro­vo­ca­ban os­ci­la­cio­nes en los va­lo­res de me­di­ción.

Im­por­tan­tes me­jo­ras

En ju­nio de 2014 una asis­ten­cia téc­ni­ca com­pro­bó los pun­tos de me­di­ción de los si­los. En ese mo­men­to, el téc­ni­co de ser­vi­cio re­co­men­dó cam­biar­los por el sen­sor ra­dar VE­GA­PULS 69. Da­do que aún es­ta­ban bus­can­do ins­tru­men­tos de prue­ba, no lo du­da­ron ni un se­gun­do, ya que en la de­pu­ra­do­ra ya cuen­tan con dis­tin­tos ins­tru­men­tos de me­di­ción de Ve­ga con los que es­tán muy sa­tis­fe­chos.

Una bue­na fo­ca­li­za­ción

En el si­lo de ce­ni­za con el ma­yor cau­dal, se ins­ta­ló el VE­GA­PULS 69, ya que con una fre­cuen­cia de 80 GHz per­mi­te una fo­ca­li­za­ción mu­cho me­jor en el pro­duc­to. Es­to sig­ni­fi­ca que los pro­duc­tos con ba­jas pro­pie­da­des de re­fle­xión, que an­te­rior­men­te pre­sen­ta­ban pro­ble­mas en la me­di­ción, aho­ra pue­den me­dir­se de for­ma más pre­ci­sa. Gra­cias a la bue­na fo­ca­li­za­ción y al ele­va­do ran­go di­ná­mi­co del sen­sor, se ha con­se­gui­do una me­di­ción de ni­vel fia­ble. De re­pen­te te­nía­mos una se­ñal lim­pia y unos re­sul­ta­dos de me­di­ción fia­bles. La ra­zón del éxi­to fue que el án­gu­lo de aber­tu­ra de la ener­gía ra­dar ra­dia­da y, por tan­to, tam­bién la fo­ca­li­za­ción, de­pen­den de dos fac­to­res: la fre­cuen­cia de emi­sión y la su­per­fi­cie ac­ti­va de la an­te­na. Con una fre­cuen­cia más ele­va­da, con el mis­mo ta­ma­ño de an­te­na se con­si­gue una fo­ca­li­za­ción no­ta­ble­men­te me­jor. El VE­GA­PULS 69 fun­cio­na con una fre­cuen­cia de emi­sión de 80 GHz y un ta­ma­ño de an­te­na de apro­xi­ma­da­men­te 75 mi­lí­me­tros. De es­te mo­do, se con­si­gue un án­gu­lo de aber­tu­ra de tan so­lo cua­tro gra­dos. En los sen­so­res ra­dar con una fre­cuen­cia de emi­sión de 26 GHz, el án­gu­lo de aber­tu­ra es de unos 10 gra­dos con el mis­mo ta­ma­ño de an­te­na. En con­tra­po­si­ción, el haz de 80 GHz atra­vie­sa los ele­men­tos in­ter­nos o las ad­he­ren­cias en la pa­red del de­pó­si­to.

Con­clu­sión y pers­pec­ti­vas

El re­sul­ta­do de la com­pa­ra­ción en­tre la me­di­ción an­te­rior y ac­tual fue tan po­si­ti­va que el ins­tru­men­to pa­só rá­pi­da­men­te de ser una prue­ba a una ins­ta­la­ción fi­ja. Aho­ra se pue­de vi­sua­li­zar co­rrec­ta­men­te el ni­vel del si­lo. A prin­ci­pios de 2015 se ins­ta­ló un VE­GA­PULS 69 en el se­gun­do si­lo y se pre­vé ha­cer lo mis­mo con los otros dos.

La plan­ta abar­ca 24 hec­tá­reas, si bien ya se ha pre­vis­to una am­plia­ción.

Con el VE­GA­PULS 69 se pue­de me­dir de for­ma fia­ble el ni­vel en el si­lo de ce­ni­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.