EPIs: pre­ven­ción de ries­gos y me­dios de pro­tec­ción dis­po­ni­bles

PQ - - PROTECCIÓN QUÍMICA - Por ASEPAL (Aso­cia­ción de em­pre­sas de equi­pos de pro­tec­ción in­di­vi­dual)

Una de las teo­rías del ini­cio de la vi­da en la Tie­rra in­di­ca que to­do co­men­zó en una es­pe­cie de so­pa quí­mi­ca en la que pri­me­ro se ge­ne­ra­ron las es­truc­tu­ras mi­ce­la­res que se­rían las pre­cur­so­ras de la pa­red ce­lu­lar y, mu­cho des­pués, apa­re­cie­ron las pri­me­ras ca­de­nas de ARN y ADN. Des­de en­ton­ces, los se­res vi­vos han cre­ci­do en com­ple­ji­dad, pe­ro la ma­yo­ría de los pro­ce­sos vi­ta­les no de­jan de ser, en esen­cia, un com­ple­jo sis­te­ma fí­si­co-quí­mi­co que se au­to­rre­gu­la.

Los pro­ble­mas apa­re­cen cuan­do en es­te sis­te­ma au­to­rre­gu­la­do in­tro­du­ci­mos otros ele­men­tos que rom­pen el equi­li­brio. Es­tos ele­men­tos de dis­rup­ción son con­ta­mi­nan­tes quí­mi­cos, los cua­les es­tán presentes, en ma­yor o me­nor con­cen­tra­ción, en to­dos los ám­bi­tos de nues­tra vi­da. Le­jos es­tá de nues­tra in­ten­ción el lan­zar men­sa­jes alar­mis­tas en con­tra del uso de sus­tan­cias quí­mi­cas, las cua­les for­man par­te de nues­tro día a día. Sin em­bar­go, los da­tos que re­fle­ja la ilus­tra­ción ‘Evo­lu­ción de en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les por sus­tan­cias quí­mi­cas en el pe­rio­do 2007-2017’ in­di­can un re­pun­te de en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les pro­vo­ca­das por sus­tan­cias quí­mi­cas des­de el año 2013. En es­te ar­tícu­lo pre­ten­de­mos re­sal­tar la im­por­tan­cia de la pre­ven­ción an­te la ex­po­si­ción a las sus­tan­cias quí­mi­cas y dar al­gu­nas in­di­ca­cio­nes acer­ca de los me­dios de pro­tec­ción per­so­nal dis­po­ni­bles pa­ra la pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res fren­te a es­te ti­po de agen­tes.

La im­por­tan­cia de la pre­ven­ción de ries­gos

La ex­po­si­ción a las sus­tan­cias quí­mi­cas presentes en el ám­bi­to la­bo­ral se pro­du­ce a tra­vés de tres vías de en­tra­da al or­ga­nis­mo: el con­tac­to a tra­vés de la piel y ojos del usua­rio, por in­ha­la­ción del agen­te con­ta­mi­nan­te o por in­ges­tión. Di­cha ex­po­si­ción puede pro­vo­car ac­ci­den­tes; sin em­bar­go, la afec­ción más co­mún­men­te re­la­cio­na­da con la ex­po­si­ción a sus­tan­cias quí­mi­cas es el de­sa­rro­llo de en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les, las cua­les tie­nen un im­pac­to al­tí­si­mo en la ca­li­dad de vi­da de los tra­ba­ja­do­res, y por en­de, en to­da la so­cie­dad. Los gru­pos de ac­ti­vi­dad con ma­yor in­ci­den­cia en la si­nies­tra­li­dad de­bi­da a sus­tan­cias pe­li­gro­sas, se­gún el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, son: in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra (no ne­ce­sa­ria­men­te so­lo la in­dus­tria quí­mi­ca), cons­truc­ción y sec­tor de re­pa­ra­ción del au­to­mó­vil. Por otro la­do, la agen­cia eu­ro­pea de sa­lud y se­gu­ri­dad en el tra­ba­jo re­cuer­da que exis­ten de­ter­mi­na­dos gru­pos es­pe­cí­fi­cos de tra­ba­ja­do­res que pue­den con­si­de­rar­se más vul­ne­ra­bles an­te la ex­po­si­ción a sus­tan­cias quí­mi­cas. En es­tos ca­sos se de­be­rá fa­ci­li­tar in­for­ma­ción adap­ta­da a ca­da ca­so. Es­tos gru­pos son: mu­je­res, tra­ba­ja­do­res mi­gran­tes, jó­ve­nes y tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les y tra­ba­ja­do­res de la eco­no­mía in­for­mal. En el ca­so de las mu­je­res, ade­más de la pro­ble­má­ti­ca ge­ne­ral a la que se ex­po­nen las mu­je­res en el tra­ba­jo (ma­yor pro­pen­sión a su­frir aco­so, dis­cri­mi­na­ción, et­cé­te­ra), los EPI no sue­len es­tar pen­sa­dos en las par­ti­cu­la­ri­da­des de la mor­fo­lo­gía fe­me­ni­na. En el ca­so de la ex­po­si­ción a sus­tan­cias quí­mi­cas, la efec­ti­vi­dad de la pro­tec­ción res­pi­ra­to­ria se ba­sa, en­tre otros fac­to­res, en el ajus­te de la pie­za fa­cial a la ca­ra del usua­rio. Ya que el ros­tro de las mu­je­res sue­le te­ner un ta­ma­ño me­nor que el de sus com­pa-

ñe­ros va­ro­nes, se de­be­rá te­ner es­te fac­tor en cuen­ta a la ho­ra de se­lec­cio­nar los EPI. Por otro la­do, mu­chos tra­ba­ja­do­res mi­gran­tes se ha­llan en pues­tos de tra­ba­jo par­ti­cu­lar­men­te ex­pues­tos, co­mo la agri­cul­tu­ra, la cons­truc­ción, el cui­da­do de la sa­lud, et­cé­te­ra, que se en­mar­can en un en­torno de ba­rre­ras lin­güís­ti­cas y cul­tu­ra­les que me­nos­ca­ban la efec­ti­vi­dad de la for­ma­ción en pre­ven­ción de ries­gos. Los jó­ve­nes se ex­po­nen a ma­yo­res ni­ve­les de ries­go de­bi­do a su fal­ta de ex­pe­rien­cia, la cual puede con­lle­var una me­nor per­cep­ción del ries­go. Res­pec­to a los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les y tra­ba­ja­do­res de la eco­no­mía in­for­mal, la ex­pe­rien­cia de los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les puede va­riar, a me­nu­do de­pen­dien­do del tiem­po que ha­yan es­ta­do desem­pe­ñan­do un ti­po de tra­ba­jo de­ter­mi­na­do.

Me­dios de pro­tec­ción dis­po­ni­bles

Pa­ra una co­rrec­ta pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res en el ám­bi­to la­bo­ral, la ac­ción pre­ven­ti­va de­be se­guir las in­di­ca­cio­nes de la le­gis­la­ción es­pe­cí­fi­ca de pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res fren­te a agen­tes quí­mi­cos co­mo el Real De­cre­to 374/2001, y el Real De­cre­to 665/1997 de pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res fren­te a agen­tes can­ce­rí­ge­nos. Co­mo siem­pre, el pri­mer pa­so en to­da ac­ción pre­ven­ti­va con­sis­te en co­no­cer de for­ma pre­ci­sa el ti­po y mag­ni­tud de ries­gos a los que se en­fren­tan los tra­ba­ja­do­res. Así, an­tes de to­mas cual­quier otra me­di­da, de­be­re­mos de­ter­mi­nar de for­ma pre­ci­sa: en pri­mer lu­gar, el ti­po y pro­pie­da­des de cual­quier sus­tan­cia quí­mi­ca que es­té pre­sen­te (o que pu­die­ra es­tar­lo co­mo con­se­cuen­cia de al­gún pro­ce­so pro­duc­ti­vo, de man­te­ni­mien­to, et­cé­te­ra) en el ám­bi­to la­bo­ral.

LOS EPI NO SUE­LEN ES­TAR PEN­SA­DOS EN LAS PAR­TI­CU­LA­RI­DA­DES DE LA MOR­FO­LO­GÍA FE­ME­NI­NA

Tam­bién de­be­re­mos co­no­cer los lí­mi­tes de ex­po­si­ción am­bien­tal aso­cia­dos a ca­da sus­tan­cia; en se­gun­do lu­gar, can­ti­da­des de sus­tan­cias presentes en el lu­gar de tra­ba­jo, y con­cen­tra­cio­nes a las que pue­den ex­po­ner­se los tra­ba­ja­do­res; y, en ter­cer lu­gar, ti­po, ni­vel y du­ra­ción de la ex­po­si­ción. Una vez eva­lua­dos los ries­gos aso­cia­dos a la pre­sen­cia de sus­tan­cias quí­mi­cas en el ám­bi­to la­bo­ral, pro­ce­de­rá el sus­ti­tuir las sus­tan­cias pe­li­gro­sas por otras que no pre­sen­ten ries­go, o que pre­sen­ten me­nor pe­li­gro­si­dad, ade­más del res­to de me­di­das que se con­tem­plan en la le­gis­la­ción es­pe­cí­fi­ca an­tes ci­ta­da. En ca­so de que nin­gu­na de es­tas me­di­das con­si­ga re­du­cir el ries­go a los ni­ve­les acep­ta­bles co­rres­pon­dien­tes, se de­be­rá re­cu­rrir al uso de los Equi­pos de Pro­tec­ción In­di­vi­dual (EPIs). Una vez iden­ti­fi­ca­dos los ries­gos, la de­fi­ni­ción co­rrec­ta de los EPIs ne­ce­sa­rios pa­sa por un co­no­ci­mien­to de la nor­ma­ti­va apli­ca­ble, y más con­cre­ta­men­te acer­ca de los re­qui­si­tos que exi­ge ca­da nor­ma pa­ra un ti­po de EPI de­ter­mi­na­do. Es­tos re­qui­si­tos se­rán la ba­se pa­ra po­der se­lec­cio­nar el ni­vel de pro­tec­ción que ne­ce­si­ta el usua­rio,

DES­DE EL PA­SA­DO MES DE ABRIL LOS FA­BRI­CAN­TES DE EPIS HAN CO­MEN­ZA­DO A PO­NER EN EL MER­CA­DO PRO­DUC­TOS CON­FOR­MES A ES­TE NUE­VO RE­GLA­MEN­TO

evi­tan­do caer en la so­bre­pro­tec­ción o en la sub­pro­tec­ción. En re­la­ción con la nor­ma­ti­va, que­re­mos des­ta­car el re­cien­te co­mien­zo en la apli­ca­ción del Re­gla­men­to (UE) 2016/425, el cual ha ve­ni­do a sus­ti­tuir a la ya ve­te­ra­na Di­rec­ti­va 896/66/CEE.

Des­de abril de 2018

Des­de el pa­sa­do mes de abril de 2018 los fa­bri­can­tes de EPIs han co­men­za­do a po­ner en el mer­ca­do pro­duc­tos con­for­mes a es­te nue­vo Re­gla­men­to. En es­te sen­ti­do, y si bien el Re­gla­men­to (UE) 2016/425 ha su­pues­to una adap­ta­ción de los re­qui­si­tos de co­mer­cia­li­za­ción a las con­di­cio­nes del mer­ca­do del si­glo XXI, ha man­te­ni­do prác­ti­ca­men­te in­tac­tos los re­qui­si­tos esen­cia­les de sa­lud y se­gu­ri­dad apli­ca­bles a los EPIs, por lo que los usua­rios de es­tos equi­pos pue­den se­guir ad­qui­rien­do con to­tal con­fian­za los EPI que aún pue­dan en­con­trar en el mer­ca­do y que sean con­for­mes con la an­ti­gua Di­rec­ti­va 89/686/ CEE. Los pla­zos de tran­si­ción que es­ta­ble­ce el nue­vo Re­gla­men­to per­mi­ten la pues­ta en el mer­ca­do de EPI con­for­mes a la Di­rec­ti­va 89/ 686/ CEE, y su co­mer­cia­li­za­ción has­ta abril de 2023 co­mo má­xi­mo. Si­guien­do con el pro­ce­so de se­lec­ción de es­tos equi­pos, se de­be­rán te­ner en cuen­ta tan­to las par­ti­cu­la­ri­da­des de la ta­rea a rea­li­zar co­mo tam­bién las par­ti­cu­la­ri­da­des del pro­pio tra­ba­ja­dor, ya que se­rá es­te úl­ti­mo el que de­be­rá ser ca­paz de lle­var el EPI se­lec­cio­na­do du­ran­te to­do el tiem­po que du­re la ex­po­si­ción. Por úl­ti­mo, hay que en­con­trar es­tos EPIs de­fi­ni­dos en el mer­ca­do y ase­gu­rar­nos de que cum­plan con los re­qui­si­tos de sa­lud y se­gu­ri­dad del Re­gla­men­to (UE) 2016/425. En la ilus­tra­ción ‘ Prin­ci­pa­les nor­mas de EPI pa­ra pro­tec­ción fren­te a sus­tan­cias pe­li­gro­sas’, se re­co­gen al­gu­nas de las nor­mas aso­cia­das a ca­da ti­po de EPI sus­cep­ti­ble de ser usa­do co­mo me­di­da pro­tec­to­ra fren­te a la ex­po­si­ción a sus­tan­cias pe­li­gro­sas. Del mis­mo mo­do, la eva­lua­ción de ries­gos de­be­rá te­ner en cuen­ta la in­ter­ac­ción que pu­die­ra dar­se en­tre equi­pos, con el fin de que la uti­li­za­ción de un ti­po de equi­po no in­ter­fie­ra en las pres­ta­cio­nes de otro, co­mo pu­die­ra dar­se con la uti­li­za­ción con­jun­ta de ga­fas de pro­tec­ción y equi­pos de pro­tec­ción res­pi­ra­to­ria. En el ca­so de es­te úl­ti­mo ti­po de pro­tec­ción, de­be­mos te­ner en cuen­ta que las po­si­bles com­bi­na­cio­nes de adap­ta­do­res fa­cia­les (más­ca­ras com­ple­tas, me­dias más­ca­ras, cuar­tos de más­ca­ra, ca­pu­chas, cascos, et­cé­te­ra), de fil­tros (de par­tí­cu­las, de ga­ses y par­tí­cu­las) y de fuen­tes de su­mi­nis­tro de ai­re (lí­neas de ai­re/ bo­te­llas de ai­re) llevan aso­cia­dos dis­tin­tos fac­to­res de pro­tec­ción y ca­rac­te­rís­ti­cas fun­cio­na­les, por lo que nos ex­ten­de­ría­mos de­ma­sia­do ha­cien­do una enu­me­ra­ción más ex­haus­ti­va de to­da la nor­ma­ti­va apli­ca­ble. Por ello, so­lo he­mos nom­bra­do al­gu­nas de las nor­mas apli­ca­bles a es­tos equi­pos. Aun­que en la ilus­tra­ción no se ci­tan los dis­tin­tos ni­ve­les de pro­tec­ción aso­cia­dos a las nor­mas men­cio­na­das, de­be­mos ha­cer hin­ca­pié, una vez más, en que la co­rrec­ta de­fi­ni­ción del ni­vel de pro­tec­ción ade­cua­do al ni­vel de ries­gos eva­lua­do es fun­da­men­tal pa­ra pro­por­cio­nar una pro­tec­ción apro­pia­da al usua­rio, evi­tan­do así tan­to la so­bre­pro­tec­ción co­mo la sub­pro­tec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.