“NO HAY QUE PER­DER EL RES­PE­TO A LAS SUS­TAN­CIAS PE­LI­GRO­SAS”

PQ - - DIÁLOGOS -

Tras es­tu­diar in­ge­nie­ría in­dus­trial, Ca­ro­li­na Gar­cía Bai­lo se es­pe­cia­li­zó en Tec­no­lo­gía Me­dioam­bien­tal por la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca de Berlín. Tra­ba­jó pos­te­rior­men­te en con­sul­to­ría so­bre sue­los con­ta­mi­na­dos y en el de­par­ta­men­to de Me­dio Am­bien­te de Mer­ce­des Benz, en su se­de de Stutt­gart. Des­de 2005, es di­rec­to­ra pa­ra Es­pa­ña y Por­tu­gal de la mul­ti­na­cio­nal ale­ma­na De­nios, de­di­ca­da a fa­bri­ca­ción de equi­pos in­dus­tria­les pa­ra al­ma­ce­na­mien­to y ma­ni­pu­la­ción de pro­duc­tos quí­mi­cos. En 2010, nues­tra en­tre­vis­ta­da en­tró a for­mar par­te de la Co­mi­sión Téc­ni­ca de Be­qui­nor pa­ra la mo­di­fi­ca­ción del Re­gla­men­to de Al­ma­ce­na­mien­to de Pro­duc­tos Quí­mi­cos y des­de el año pa­sa­do es miem­bro de su jun­ta di­rec­ti­va en re­pre­sen­ta­ción de De­nios.

Re­vis­ta PQ: ¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do la se­gu­ri­dad in­dus­trial en Es­pa­ña en los úl­ti­mos años?

Ca­ro­li­na Gar­cía Bai­lo.- En mi opi­nión, creo que ha ha­bi­do dos fuer­zas con­tra­pues­tas. Por un la­do, es evi­den­te que los re­que­ri­mien­tos en se­gu­ri­dad au­men­tan de for­ma ex­po­nen­cial, bien sea por la car­ga nor­ma­ti­va/le­gis­la­ti­va, bien por la con­cien­cia­ción tan­to de las em­pre­sas co­mo de la opi­nión pú­bli­ca. Por otro la­do, y en sen­ti­do con­tra­rio, la cri­sis eco­nó­mi­ca ha fre­na­do al­gu­nas de las in­ver­sio­nes que eran ne­ce­sa­rias pa­ra avan­zar en es­te sen­ti­do, es­pe­cial­men­te en em­pre­sas de pe­que­ño y me­diano ta­ma­ño.

Re­vis­ta PQ: ¿Es­tán los man­dos di­rec­ti­vos de las em­pre­sas bien con­cien­cia­dos? ¿Per­ci­ben en su opi­nión el be­ne­fi­cio de to­da in­ver­sión en se­gu­ri­dad in­dus­trial?

C.G.: Des­gra­cia­da­men­te, la se­gu­ri­dad y la pro­tec­ción me­dioam­bien­tal se si­guen vien­do a me­nu­do co­mo un gas­to y no co­mo una in­ver­sión, es­pe­cial­men­te y co­mo de­cía, en em­pre­sas de me­nor ta­ma­ño. La nor­ma­ti­va re­la­cio­na­da se per­ci­be co­mo una car­ga con la que cum­plir de for­ma mí­ni­ma y los ac­ci­den­tes y sus con­se­cuen­cias co­mo al­go le­jano e im­pro­ba­ble. Sin em­bar­go, po­co a po­co se va ins­ta­lan­do una nue­va con­cien­cia­ción en­tre los di­rec­ti­vos y man­dos in­ter­me­dios de em­pre­sas más gran­des. Ya sea por es­tar en el pun­to de mi­ra de las au­to­ri­da­des y la opi­nión pú­bli­ca o por­que real­men­te son cons­cien­tes de las con­se­cuen­cias de una ma­la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad. Ca­da vez más em­pre­sas en­tien­den los in­du­da­bles be­ne­fi­cios de es­tar pro­te­gi­do fren­te a, por ejem­plo, in­cen­dios, ver­ti­dos, etc.

Re­vis­ta PQ: Es­pa­ña es un país de re­fe­ren­cia en la in­dus­tria de la au­to­mo­ción. ¿Es óp­ti­mo el tra­ta­mien­to que ha­cen es­tas em­pre­sas en al­ma­ce­na­mien­to y ma­ni­pu­la­ción de acei­tes, ta­la­dri­nas, pin­tu­ras y otros pro­duc­tos pe­li­gro­sos?

C.G.: Pre­ci­sa­men­te la in­dus­tria de la au­to­mo­ción, por tra­tar­se de un sec­tor bas­tan­te in­ter­na­cio­na­li­za­do, es tam­bién un sec­tor muy con­cien­cia­do con la se­gu­ri­dad. Los fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les es­tán muy in­fluen­cia­dos por la opi­nión pú­bli­ca, que ca­da vez es más exi­gen­te con las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad y me­dioam­bien­ta­les de las mar­cas y los pro­duc­tos que com­pra. Las em­pre­sas au­xi­lia­res, por en­de, de­ben res­pon­der a los mis­mos es­tán­da­res exi­gi­dos por di­chos fa­bri­can­tes. En con­se­cuen­cia, los gran­des al­ma­ce­na­mien­tos de pro­duc­tos pe­li­gro­sos sue­len es­tar en con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad bas­tan­te acep­ta­bles en ge­ne­ral, si bien aún que­da la asig­na­tu­ra pen­dien­te de los al­ma­ce­na­mien­tos de me­nor ta­ma­ño: el rin­cón de man­te­ni­mien­to con sprays, pin­tu­ras o acei­tes pa­ra re­pa­ra­cio­nes, los bi­do­nes y cu­bi­con­tai­ners re­par­ti­dos por la plan­ta pe­ro no co­nec­ta­dos a nin­gu­na má­qui­na, los bo­tes que se uti­li­zan a dia­rio so­bre el ban­co de tra­ba­jo...

Re­vis­ta PQ: En el te­rreno quí­mi­co y far­ma­céu­ti­co, ¿tie­ne nues­tra in­dus­tria mar­gen de me­jo­ra en la ma­ni­pu­la­ción y co­rrec­to al­ma­ce­na­mien­to de sus­tan­cias pe­li­gro­sas?

C.G.: Evi­den­te­men­te, na­die co­no­ce mejor los pe­li­gros in­he­ren­tes a una sus­tan­cia que el fa­bri­can­te de la mis­ma, así co­mo los ries­gos en la ma­ni­pu­la­ción y al­ma­ce­na­mien­to de las ma­te­rias pri­mas con las que tra­ta. Sin em­bar­go, al igual que en otros sec­to­res, exis­te mar­gen de me­jo­ra en zo­nas “ol­vi­da­das”, co­mo los ta­lle­res y al­ma­ce­nes de man­te­ni­mien­to, los la­bo­ra­to­rios, lí­qui­dos de lim­pie­za, los re­ci­pien­tes re­par­ti­dos por la plan­ta de pro­duc­ción, etc.

Re­vis­ta PQ: ¿Ne­ce­si­tan la py­mes ase­so­ra­mien­to ex­terno pa­ra po­der ser com­pe­ti­ti­vas fren­te a las gran­des del sec­tor?

C.G.: Yo siem­pre di­go que no se puede sa­ber de to­do, sino que hay que sa­ber quién sa­be. ¡Y es­to va­le tan­to pa­ra pe­que­ñas em­pre­sas co­mo pa­ra gran­des con­sor­cios! ¿ Puede el res­pon­sa­ble de Se­gu­ri­dad de una gran com­pa­ñía sa­ber có­mo al­ma­ce­nar co­rrec­ta­men­te el úl­ti­mo bo­te de su ta­ller de I+D? ¡Pues me­nos aún el ge­ren­te de una me­dia­na em­pre­sa! Un buen ase­so­ra­mien­to es fun­da­men­tal. Y cuan­do di­go bueno, me re­fie­ro a ir di­rec­ta­men­te a la fuen­te, ya sea la au­to­ri­dad com­pe­ten­te o aso­cia­cio­nes co­mo Be­qui­nor, que in­te­gran co­mi­tés téc­ni­cos en con­tac­to di­rec­to con la mis­ma. Hay mu­cho ‘ase­sor’ que des­ha­ce más que ha­ce…

“DES­GRA­CIA­DA­MEN­TE LA SE­GU­RI­DAD Y LA PRO­TEC­CIÓN ME­DIOAM­BIEN­TAL SE SI­GUEN VIEN­DO A ME­NU­DO CO­MO GAS­TO Y NO CO­MO IN­VER­SIÓN” “EL NUE­VO RE­GLA­MEN­TO RE­DUN­DA­RÁ EN UNA MA­YOR SE­GU­RI­DAD EN LAS EM­PRE­SAS”

“A ME­NU­DO MU­CHOS PRO­DUC­TOS QUÍ­MI­COS, POR ES­TAR PRESENTES EN EL TRA­BA­JO DIA­RIO DE LA EM­PRE­SA, ACA­BAN PERCIBIÉNDOSE CO­MO NO PE­LI­GRO­SOS” “LA SO­CIE­DAD ES CA­DA VEZ MÁS CONS­CIEN­TE DE LOS RIES­GOS QUE IM­PLI­CA LA PRO­DUC­CIÓN IN­DUS­TRIAL”

Re­vis­ta PQ: ¿Con­si­de­ra que la so­cie­dad per­ci­be la im­por­tan­cia de la se­gu­ri­dad in­dus­trial y el es­fuer­zo que rea­li­zan las gran­des em­pre­sas en es­ta ma­te­ria?

C. G.: Co­mo he­mos men­cio­na­do, la so­cie­dad es ca­da vez más cons­cien­te de los ries­gos que im­pli­ca la pro­duc­ción in­dus­trial; nos he­mos vuel­to mu­cho más in­to­le­ran­tes con las ne­gli­gen­cias de las em­pre­sas con las que con­vi­vi­mos o a las que ad­qui­ri­mos pro­duc­tos. Des­de ha­ce años, vi­vi­mos si­tua­cio­nes de com­pa­ñías que tras su­frir un ac­ci­den­te no so­lo tie­nen que afron­tar la re­pa­ra­ción de sus ins­ta­la­cio­nes (mu­chas ve­ces arra­sa­das) o los da­ños me­dioam­bien­ta­les, sino cu­yas ven­tas caen en pi­ca­do por­que los con­su­mi­do­res las pe­na­li­zan. Del mis­mo mo­do, se­ría jus­to que la opi­nión pú­bli­ca tam­bién co­no­cie­ra quié­nes son las que in­vier­ten en se­gu­ri­dad y se preo­cu­pan de la pro­tec­ción de sus tra­ba­ja­do­res y su en­torno. Aun­que las em­pre­sas tra­tan de ha­cer lle­gar es­tas po­lí­ti­cas, no es­toy se­gu­ra de que siem­pre lo con­si­gan. Es una pe­na, por­que ade­más ayu­da­ría a que cun­die­ra el ejem­plo.

Re­vis­ta PQ: ¿Cuá­les son los úl­ti­mos avan­ces, bien téc­ni­cos o bien le­ga­les, que ma­yor im­pac­to han te­ni­do en be­ne­fi­cio de la se­gu­ri­dad in­dus­trial?

C.G.: Por la par­te que to­ca a De­nios, el 25 de oc­tu­bre de 2017 en­tró en vi­gor el nue­vo Re­gla­men­to de Pro­duc­tos Quí­mi­cos, que vie­ne a mo­di­fi­car la úl­ti­ma ver­sión del mis­mo que da­ta­ba de 2001. Una de sus prin­ci­pa­les no­ve­da­des, ade­más de adap­tar­se a otras nor­ma­ti­vas re­la­cio­na­das que ha­bían apa­re­ci­do con pos­te­rio­ri­dad, es la crea­ción de una ins­truc­ción téc­ni­ca es­pe­cí­fi­ca pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to de quí­mi­cos en re­ci­pien­tes mó­vi­les (bi­do­nes, ga­rra­fas, GRG/IBC, etc.) in­de­pen­dien­te­men­te del ti­po de sus­tan­cia. De es­ta ma­ne­ra, cree­mos que se re­suel­ve una de las pro­ble­má­ti­cas de la nor­ma an­te­rior, muy cen­tra­do en gran­des al­ma­ce­na­mien­tos. El nue­vo re­gla­men­to es más sen­ci­llo de apli­car pa­ra al­ma­ce­nes de pro­duc­tos va­ria­dos y va­ria­bles en el tiem­po, por lo que se­gu­ro re­dun­da­rá en una ma­yor se­gu­ri­dad en las em­pre­sas.

Re­vis­ta PQ: ¿Qué papel jue­ga la for­ma­ción?

C.G.: La for­ma­ción y la con­cien­cia­ción, en to­dos los es­ta­men­tos de la em­pre­sa, son fun­da­men­ta­les. Nos en­con­tra­mos a me­nu­do con que mu­chos pro­duc­tos quí­mi­cos, por es­tar presentes en el tra­ba­jo dia­rio de la em­pre­sa, aca­ban percibiéndose co­mo no pe­li­gro­sos. ¿Es pe­li­gro­so el zu­mo de li­món? Si se de­rra­man cien­tos de li­tros a un río, por su­pues­to que sí. ¿Y la ace­to­na? Se tra­ta de un pro­duc­to muy in­fla­ma­ble que puede pro­vo­car que una in­dus­tria aca­be arra­sa­da en muy po­cas ho­ras si no es­tá al­ma­ce­na­da co­rrec­ta­men­te… Re­cor­dar es­tos con­cep­tos re­gu­lar­men­te es fun­da­men­tal pa­ra que no se “pier­da el res­pe­to” a las sus­tan­cias pe­li­gro­sas…

Re­vis­ta PQ: ¿Có­mo va­lo­ra la la­bor de Be­qui­nor al ser­vi­cio de la se­gu­ri­dad in­dus­trial?

C.G.: En­co­mia­ble, ya que acer­ca a to­dos los ac­to­res im­pli­ca­dos en el au­men­to de la se­gu­ri­dad in­dus­trial: au­to­ri­da­des, em­pre­sas y tra­ba­ja­do­res. Por un la­do, es un fo­ro in­me­jo­ra­ble pa­ra que los ex­per­tos y em­pre­sas nos reuna­mos e in­ter­cam­bie­mos opi­nio­nes, re­ci­bien­do el mejor ase­so­ra­mien­to po­si­ble en cual­quier ma­te­ria re­la­cio­na­da con la se­gu­ri­dad in­dus­trial en Es­pa­ña. Por otro la­do, acer­ca el te­ji­do in­dus­trial a las au­to­ri­da­des, pro­pi­cian­do el diá­lo­go y el en­ten­di­mien­to, sur­gien­do de es­ta coor­di­na­ción unas nor­mas y re­gla­men­ta­cio­nes mu­cho más ase­qui­bles y apli­ca­bles. Por úl­ti­mo, los em­plea­dos de las em­pre­sas aso­cia­das se benefician de una for­ma­ción del más al­to ni­vel por par­te de, en mu­chas oca­sio­nes, los mis­mos re­dac­to­res o pres­crip­to­res de la nor­ma. Por al­go Be­qui­nor exis­te des­de ha­ce más de 50 años y tie­ne en­tre sus miem­bros a la ma­yo­ría de gran­des em­pre­sas de es­te país, ade­más de mu­chas otras de me­nor ta­ma­ño. To­das nos be­ne­fi­cia­mos am­plia­men­te de unas re­la­cio­nes y al­ta­vo­ces que no ten­dría­mos a tí­tu­lo in­di­vi­dual.

CA­RO­LI­NA GAR­CÍA BAI­LO Di­rec­to­ra pa­ra Es­pa­ña y Por­tu­gal de De­nios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.