‘Na­riz elec­tró­ni­ca’ pa­ra de­tec­tar com­pues­tos in­fla­ma­bles

PQ - - NOTICIAS -

Cien­tí­fi­cos del Gru­po de In­ves­ti­ga­ción Agroa­li­men­ta­ria y Vi­ti­vi­ní­co­la de la Uni­ver­si­dad de Cá­diz han desa­rro­lla­do un mé­to­do pio­ne­ro con una ‘na­riz elec­tró­ni­ca’ que de­tec­ta la pre­sen­cia de ga­so­li­na en un in­cen­dio tras las la­bo­res de ex­tin­ción, se­gún ha pu­bli­ca­do Fun­da­ción pa­ra el Co­no­ci­mien­to Ma­dri+d. “Es­te sis­te­ma de iden­ti­fi­ca­ción de com­pues­tos in­fla­ma­bles, que ana­li­za las mues­tras ob­te­ni­das in si­tu y con­cre­ta su na­tu­ra­le­za en me­nos de 15 mi­nu­tos, per­mi­te ade­más apun­tar la po­si­ble in­ten­cio­na­li­dad de un fue­go”. En es­te sen­ti­do, la ti­pi­fi­ca­ción de los ma­te­ria­les in­vo­lu­cra­dos en un si­nies­tro re­sul­ta en mu­chos ca­sos com­pli­ca­da e inexac­ta, ya que “la pro­pia na­tu­ra­le­za des­truc­ti­va del fue­go, el con­tac­to con el ai­re y otros ma­te­ria­les presentes en el in­cen­dio pro­du­cen una ba­ja­da de in­ten­si­dad y, por tan­to, una mo­di­fi­ca­ción de los res­tos de lí­qui­dos que ge­ne­ral­men­te di­fi­cul­ta su iden­ti­fi­ca­ción”. Es­te pro­ce­so de de­gra­da­ción (en in­glés ‘weat­he­ring’) que so­por­ta la ga­so­li­na en ca­sos de in­cen­dio pro­vo­ca cam­bios en su com­po­si­ción quí­mi­ca, co­mo re­co­gen los ex­per­tos en es­te es­tu­dio, ti­tu­la­do ‘Study of the Weat­he­ring Pro­cess of Ga­so­li­ne by eNo­se’ y pu­bli­ca­do en la re­vis­ta ‘Sen­sors’. Con es­ta ini­cia­ti­va, fi­nan­cia­da por fon­dos del Plan Pro­pio de la Uni­ver­si­dad de Cá­diz den­tro del Pro­gra­ma de Fo­men­to e Im­pul­so de la In­ves­ti­ga­ción y de la Trans­fe­ren­cia, es­te equi­po de ex­per­tos per­si­gue po­si­cio­nar la ‘na­riz elec­tró­ni­ca’ co­mo una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo adi­cio­nal en el ám­bi­to de la quí­mi­ca fo­ren­se. “Nues­tro ob­je­ti­vo prin­ci­pal se cen­tra en ofre­cer nue­vas téc­ni­cas ana­lí­ti­cas re­sul­tan­tes del tra­ba­jo cien­tí­fi­co que op­ti­mi­cen el tiem­po de res­pues­ta tras un in­cen­dio”, se­gún Alia­ño. De es­ta for­ma, los cien­tí­fi­cos se­ña­lan que du­ran­te es­ta fa­se de eva­po­ra­ción tras un in­cen­dio los com­pues­tos más vo­lá­ti­les (aque­llos que se eva­po­ran más fá­cil­men­te) des­apa­re­cen fren­te a otros que per­ma­ne­cen. “La de­tec­ción in­me­dia­ta tras el fue­go re­sul­ta de gran uti­li­dad, por­que con el pa­so de las ho­ras los hi­dro­car­bu­ros se trans­for­man. Par­te de sus com­po­nen­tes se eva­po­ran y, por es­ta ra­zón, su na­tu­ra­le­za cam­bia”, ex­pli­ca la in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Cá­diz Ma­ría Jo­sé Alia­ño, res­pon­sa­ble de es­te tra­ba­jo. Ade­más de ob­te­ner in­for­ma­ción útil en cues­tión de mi­nu­tos, la ‘na­riz elec­tró­ni­ca’ re­du­ce el fac­tor ries­go. Du­ran­te es­te es­tu­dio, los ex­per­tos han de­mos­tra­do que es­te sis­te­ma es ca­paz de de­ter­mi­nar la pre­sen­cia de ga­so­li­na des­pués de un mes, lo que per­mi­te su­fi­cien­te pa­ra ase­gu­rar el lu­gar don­de se pro­du­je­ron los he­chos. “La uti­li­za­ción de es­te dis­po­si­ti­vo ofre­ce ven­ta­jas tan­to en el tra­ta­mien­to de la in­for­ma­ción, ya que fa­ci­li­ta la se­lec­ción de da­tos re­le­van­tes. Ejem­plo de ello es el he­cho de fa­ci­li­tar el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra sal­va­guar­dar en to­do mo­men­to la se­gu­ri­dad de quie­nes rea­li­zan la to­ma de mues­tra”, en pa­la­bras de Alia­ño. El pro­ce­di­mien­to pa­ra ini­ciar es­te mé­to­do co­mien­za con la in­tro­duc­ción de las mues­tras en unos re­ci­pien­tes es­pe­cia­les (via­les) que pos­te­rior­men­te co­lo­ca­ron en un horno in­cu­ba­dor. Le apli­ca­ron di­fe­ren­tes tem­pe­ra­tu­ras y de es­ta for­ma se crea el es­pa­cio de ca­be­za ( zo­na don­de se con­cen­tran los com­pues­tos vo­lá­ti­les) y que a con­ti­nua­ción ‘hue­le’ la na­riz elec­tró­ni­ca. Con un soft­wa­re que fun­cio­na co­mo ce­re­bro de la téc­ni­ca y que es­tá pre­via­men­te en­tre­na­do ana­li­zan la in­for­ma­ción ob­te­ni­da. Pa­ra com­pro­bar su efi­ca­cia, los ex­per­tos re­crea­ron mues­tras reales y las so­me­tie­ron a di­ver­sas prue­bas. En pri­mer lu­gar, ca­len­ta­ron el com­bus­ti­ble pa­ra que los com­pues­tos vo­lá­ti­les se con­cen­tra­ran en la par­te su­pe­rior del dis­po­si­ti­vo, con­cre­ta­men­te en el es­pa­cio de ca­be­za. Pa­ra ello, em­plea­ron una tem­pe­ra­tu­ra de 145 ºC mien­tras se agi­ta­ba el con­te­ni­do. Pos­te­rior­men­te, la agu­ja de la ‘na­riz elec­tró­ni­ca’ to­ma una mues­tra de es­te es­pa­cio de ca­be­za y la in­tro­du­ce en el es­pec­tró­me­tro de ma­sas. “Los da­tos ob­te­ni­dos nos per­mi­ten ob­te­ner una hue­lla dac­ti­lar pro­pia de ca­da lí­qui­do. Pre­via­men­te se ha­bía ana­li­za­do y se co­no­cía la de la ga­so­li­na pa­ra po­der rea­li­zar así su iden­ti­fi­ca­ción”, acla­ra Alia­ño.

Pa­ra com­pro­bar su efi­ca­cia, los ex­per­tos re­crea­ron mues­tras reales y las so­me­tie­ron a di­ver­sas prue­bas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.