ATEX

EL HE­CHO DE DESCLASIFICAR UN EMPLAZAMIENTO NOS REPORTARÍA UN NI­VEL DE SE­GU­RI­DAD MAYOR

PQ - - SUMARIO - Por Ma­tías Mar­tí­nez Con­sul­tor Pro­cess Sa­fety TÜV SÜD España ma­tias.mar­ti­[email protected]

Cla­ves pa­ra el con­trol de la at­mós­fe­ra ex­plo­si­va

Los es­tu­dios de pro­tec­ción con­tra ex­plo­sio­nes son he­rra­mien­tas úti­les pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad y sa­lud de los tra­ba­ja­do­res, ade­más de un ahorro de cos­tes y tiempo.

Al­gu­nas em­pre­sas no prestan la aten­ción ade­cua­da a los es­tu­dios de pro­tec­ción con­tra ex­plo­sio­nes con los que cuen­tan, empleándolos úni­ca­men­te pa­ra su­pe­rar auditorías e ins­pec­cio­nes de tra­ba­jo, pe­ro sin se­guir las pau­tas que en la do­cu­men­ta­ción se mar­can. Ello no sig­ni­fi­ca que no lle­ven a ca­bo me­di­das de se­gu­ri­dad encaminadas al con­trol del ries­go. De he­cho, lo ha­cen. Pe­ro en mu­chas oca­sio­nes de for­ma ex­ce­si­va o erró­nea se da un ca­so muy re­pe­ti­do: ge­ne­ra­li­zar el em­pleo de ves­ti­men­ta an­ti­es­tá­ti­ca en zo­na ATEX ( ves­ti­men­ta cos­to­sa, incómoda pa­ra el desa­rro­llo de los tra­ba­jos y con li­mi­ta­das pres­ta­cio­nes des­de el pun­to de vis­ta del con­fort tér­mi­co), sin en­trar a con­si­de­rar si es ne­ce­sa­ria o no.

Nor­ma­ti­va ATEX

Requisitos so­bre los equi­pos y la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo pa­ra evi­tar ries­gos de ex­plo­sión y plan­tear me­di­das de con­trol. El 30 de ju­nio de 2003 en­tra en vi­gor el Real De­cre­to 681/2003, de 12 de ju­nio, so­bre la pro­tec­ción de la sa­lud y la se­gu­ri­dad de los tra­ba­ja­do­res ex­pues­tos a los ries­gos de­ri­va­dos de at­mós­fe­ras ex­plo­si­vas en el lu­gar de tra­ba­jo, por el que se tras­po­ne la Di­rec­ti­va 1999/92/CE. Tal y co­mo se es­ta­ble­ce en la nor­ma­ti­va ac­tual, el em­pre­sa­rio de­be ve­lar por la pro­tec­ción de la sa­lud y la se­gu­ri­dad de sus tra­ba­ja­do­res que pu­die­ran ver­se ex­pues­tos a ries­gos de­ri­va­dos de at­mós­fe­ra ex­plo­si­va, en­ten­di­da és­ta co­mo la pre­sen­cia de ga­ses, va­po­res, nie­blas o pol­vos in­fla­ma­bles con con­cen­tra­ción su­fi­cien­te en el am­bien­te. El desa­rro­llo nor­ma­ti­vo en es­te cam­po de la se­gu­ri­dad y sa­lud se pue­de de­cir que se cen­tra en dos en­fo­ques di­fe­ren­tes pe­ro com­ple­men­ta­rios. Por un la­do, los requisitos exi­gi­dos a los apa­ra­tos, equi­pos y sis­te­mas de pro­tec­ción pa­ra que pue­dan ser ins­ta­la­dos o uti­li­za­dos en em­pla­za­mien­tos pe­li­gro­sos. Por el otro, las exi­gen­cias es­ta­ble­ci­das pa­ra el con­trol ope­ra­cio­nal en la eje­cu­ción de los tra­ba­jos; es de­cir, requisitos so­bre los equi­pos de tra­ba­jo por un la­do y so­bre la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo por otro. Se pue­de re­su­mir que las exi­gen­cias de la nor­ma­ti­va ha­cia el em­pre­sa­rio se cen­tran en evi­tar los ries­gos o eva­luar los que no se ha­yan po­di­do evi­tar, plan­tean­do me­di­das de con­trol en su ca­so a tra­vés del Do­cu­men­to de Pro­tec­ción Con­tra Ex­plo­sio­nes (DPCE).

AL­GU­NAS EM­PRE­SAS NO PRESTAN ATEN­CIÓN A SUS ES­TU­DIOS DE PRO­TEC­CIÓN CON­TRA EX­PLO­SIO­NES, EMPLEÁNDOLOS SO­LO PA­RA SU­PE­RAR AUDITORÍAS E INS­PEC­CIO­NES

En mu­chas oca­sio­nes, los DPCE se ba­san en plan­tear una ba­te­ría de me­di­das genéricas encaminadas a evi­tar las fuen­tes de ignición, muy com­pli­ca­das de lle­var a la prác­ti­ca por par­te del in­dus­trial de for­ma or­de­na­da y su­po­nien­do gran­des cos­tes, sin re­pa­rar en otros as­pec­tos que pue­dan so­lu­cio­nar o li­mi­tar el pro­ble­ma en su ori­gen.

¿Es posible evi­tar la ATEX?

Ba­jo es­ta opi­nión nos po­de­mos plan­tear la si­guien­te pre­gun­ta: ¿es posible evi­tar la at­mós­fe­ra ex­plo­si­va, aun­que se ma­ni­pu­len o ge­ne­ren sus­tan­cias in­fla­ma­bles en gran­des can­ti­da­des? Pa­ra dar cum­pli­mien­to al ar­tícu­lo 7 del RD 681/2003, el em­pre­sa­rio de­be­rá cla­si­fi­car en zo­nas, las áreas en las que pue­da for­mar­se una at­mós­fe­ra ex­plo­si­va; es de­cir, dic­ta­mi­nar el ti­po de zo­na en fun­ción de su fre­cuen­cia y du­ra­ción, así co­mo de­fi­nir la ex­ten­sión es­pa­cial de és­ta. La cla­si­fi­ca­ción de zo­nas se rea­li­za por me­dio de me­to­do­lo­gías de cálcu­lo o re­fe­ren­cias, pu­bli­ca­das en su mayor par­te en nor­mas de re­co­no­ci­do pres­ti­gio, con­sis­ten­tes en iden­ti­fi­car y ca­rac­te­ri­zar fuen­tes de es­ca­pe. Es­tas nor­mas a ve­ces pa­san por al­to al­gu­nas par­ti­cu­la­ri­da­des de la ins­ta­la­ción en cues­tión, ahí es don­de de­be­ría apli­car­se el cri­te­rio del con­sul­tor. La res­pues­ta a la pre­gun­ta, en mi opi­nión, es afir­ma­ti­va. Se ex­po­nen a con­ti­nua­ción a mo­do de ejem­plo al­gu­nos ca­sos que he­mos ido tra­ba­jan­do a lo lar­go de los años y en di­fe­ren­tes plan­tas: • Si una fuen­te de es­ca­pe tí­pi­ca, co­mo pue­de ser una unión bri­da­da, se con­si­de­ra téc­ni­ca­men­te her­mé­ti­ca me­dian­te el cum­pli­mien­to de una nor­ma de re­co­no­ci­do pres­ti­gio co­mo pue­de ser la VDI 2240 o si­mi­lar, se pue­de con­cluir que no fu­ga­rá du­ran­te su vi­da útil. Por lo tan­to, no da­ría lu­gar a una at­mós­fe­ra ex­plo­si­va en su con­torno.

EN MU­CHAS OCA­SIO­NES, LOS DPCE SE BA­SAN EN PLAN­TEAR UNA BA­TE­RÍA DE ME­DI­DAS GENÉRICAS ENCAMINADAS A EVI­TAR LAS FUEN­TES DE IGNICIÓN

• Si otra fuen­te de es­ca­pe tí­pi­ca, co­mo pue­de ser el se­llo de una vál­vu­la, cumple con los re­que­ri­mien­tos del TA-Luft de la nor­ma ISO15848 o si­mi­lar co­mo ga­ran­tía de ce­ro emi­sio­nes, en fun­ción de la co­lo­ca­ción de un do­ble se­llo me­cá­ni­co tam­bién po­dría­mos lle­gar a la mis­ma con­clu­sión de desclasificar la zo­na. • Si los ni­ve­les de ven­ti­la­ción de un re­cin­to don­de se ma­ni­pu­lan sus­tan­cias in­fla­ma­bles son su­fi­cien­tes pa­ra di­luir la mez­cla ge­ne­ra­da por de­ba­jo del lí­mi­te de ex­plo­si­vi­dad de la sus­tan­cia pe­li­gro­sa, y po­de­mos ga­ran­ti­zar su dis­po­ni­bi­li­dad du­ran­te el fun­cio­na­mien­to de la ins­ta­la­ción, tam­bién po­dría­mos lle­gar a la con­clu­sión de desclasificar la zo­na. El he­cho de desclasificar un emplazamiento, uti­li­zan­do un ar­gu­men­to co­mo los des­cri­tos con an­te­rio­ri­dad a mo­do de ejem­plo y plan­tea­dos en la fa­se de di­se­ño de la plan­ta, nos reportaría un ni­vel de se­gu­ri­dad mayor, ya que ac­tua­ría­mos so­bre el ori­gen del ries­go. Pa­ra­le­la­men­te nos po­dría im­pli­car un ahorro im­por­tan­te en cuan­to a la ad­qui­si­ción de apa­ra­tos o sis­te­mas de pro­tec­ción es­pe­cia­les pro­vis­tos de cer­ti­fi­ca­ción “Ex”. De for­ma pa­ra­le­la al prin­ci­pio an­te­rior, y si no se pue­de lle­gar a evi­tar el ries­go de ge­ne­ra­ción de ATEX en su to­ta­li­dad, se de­be ana­li­zar pa­ra ca­da ca­so con­cre­to la op­ción de re­du­cir­la en la me­di­da de lo posible an­tes de so­li­ci­tar me­di­das más cos­to­sas co­mo po­drían ser la in­ver­sión en apa­ra­tos y sis­te­mas de pro­tec­ción “Ex”. Co­mo me­di­das pa­ra mi­ti­gar la cla­si­fi­ca­ción de áreas, en­tre otras, se pue­den plan­tear: • Re­du­cir al mí­ni­mo ne­ce­sa­rio las unio­nes no sol­da­das, a las exi­gi­das por las ta­reas de man­te­ni­mien­to, ya que la sol­da­du­ra no se con­si­de­ra sus­cep­ti­ble de ge­ne­rar una ATEX. • La cons­truc­ción de cu­be­tos de re­ten­ción o ca­na­les de dre­na­je so­bre las zo­nas de al­ma­ce­na­mien­to y trans­por­te de sus­tan­cias in­fla­ma­bles don­de sea sus­cep­ti­ble un de­rra­me. • Ac­tuar so­bre la ven­ti­la­ción de la zo­na, au­men­tan­do los cau­da­les de re­no­va­ción de ai­re o re­ti­ran­do obs­tácu­los que di­fi­cul­ten el pa­so de las co­rrien­tes de ai­re. Una cla­si­fi­ca­ción de áreas ri­gu­ro­sa, ex­haus­ti­va y so­me­ti­da a los fac­to­res con­di­cio­nan­tes des­cri­tos anteriormente se plan­tea co­mo cla­ve a la ho­ra de desa­rro­llar la pos­te­rior eva­lua­ción de fuen­tes de ignición y de­fi­nir las me­di­das de con­trol ne­ce­sa­rias, pu­dien­do lle­gar a su­po­ner un ahorro im­por­te en la in­ver­sión pa­ra la im­plan­ta­ción de és­tas, así co­mo una me­jo­ra de las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad al ac­tuar so­bre el ori­gen del ries­go en vez de la pro­tec­ción de las con­se­cuen­cias del ac­ci­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.