¿SON COM­PA­TI­BLES PRO­DUC­TI­VI­DAD Y CON­TA­MI­NA­CIÓN ELEC­TRO­MAG­NÉ­TI­CA?

Los con­ta­mi­nan­tes del ai­re de la ofi­ci­na pue­den ser fí­si­cos, quí­mi­cos o bio­ló­gi­cos. En es­te ar­tícu­lo, nos cen­tra­re­mos en los con­ta­mi­nan­tes fí­si­cos y, con­cre­ta­men­te, en las ra­dia­cio­nes elec­tro­mag­né­ti­cas.

PQ - - SU­MA­RIO - Por Car­les Su­rià In­ge­nie­ro y con­sul­tor es­pe­cia­li­za­do en bio­ha­bi­ta­bi­li­dad y me­di­cio­nes de con­ta­mi­na­ción quí­mi­ca, bio­ló­gi­ca, elec­tro­mag­né­ti­ca y ra­dia­cio­nes na­tu­ra­les

PE­TRO­NOR La in­no­va­ción, pi­lar de fu­tu­ro

E l me­dio am­bien­te de un es­pa­cio de tra­ba­jo pue­de apor­tar vi­ta­li­dad o desáni­mo. Son mu­chos los fac­to­res que in­ter­fie­ren y la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal es qui­zá uno de los más ol­vi­da­dos, se­gu­ra­men­te por su ca­rác­ter in­vi­si­ble. Una am­plia par­te de es­tos fac­to­res am­bien­ta­les es­tán re­gu­la­dos por ley, ¿pe­ro bas­ta con cum­plir los lí­mi­tes? Es mu­cha la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca que mues­tra au­men­tos de ta­sas de es­trés o de en­fer­me­da­des (y, por tan­to, ba­jas mé­di­cas) con do­sis in­fe­rio­res a los lí­mi­tes le­ga­les pa­ra pues­tos de tra­ba­jo. Una ofi­ci­na sa­lu­da­ble es pues una ofi­ci­na más pro­duc­ti­va. Los cam­pos eléc­tri­cos for­man par­te de la ofi­ci­na. Se ori­gi­nan en lám­pa­ras, or­de­na­do­res o ca­blea­do eléc­tri­co, en­tre otros, y se de­be tra­tar con ellos. El cam­po eléc­tri­co tie­ne un fun­cio­na­mien­to igual de pre­de­ci­ble que el ci­clo del agua, que con­du­ce el lí­qui­do en sen­ti­do des­cen­den­te des­de las nu­bes has­ta el mar. Del mis­mo mo­do, el cam­po eléc­tri­co se di­ri­ge ha­cia tie­rra y elige el ca­mino que ofre­ce la me­nor re­sis­ten­cia eléc­tri­ca des­de su fuen­te de emi­sión. El ser hu­mano es me­jor con­duc­tor eléc­tri­co que el ai­re y si con­tac­ta­mos con un cam­po lo atrae­mos en su ca­mino ha­cia tie­rra. El Real De­cre­to 299/2016: ries­gos re­la­cio­na­dos con la ex­po­si­ción a cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos in­clu­ye unos va­lo­res lí­mi­te de 10.000 a 20.000 V/ m. Sin em­bar­go, es­tos va­lo­res son bas­tan­te su­pe­rio­res a los que es­ta­ble­cen otras or­ga­ni­za­cio­nes y ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas eu­ro­peas e in­ter­na­cio­na­les. La nor­ma sue­ca TCO fi­ja los lí­mi­tes pa­ra los cam­pos al­ter­nos de ba­ja fre­cuen­cia en 10 V/m pa­ra el ran­go de fre­cuen­cias de 50Hz a 30 cm del plano de la pan­ta­lla. Muy por de­ba­jo de los lí­mi­tes es­ta­ble­ci­dos en el Real De­cre­to 299, la cien­cia ha en­con­tra­do efec­tos en el sis­te­ma hor­mo­nal o in­cre­men­tos en la ta­sa de en­fer­me­da­des, in­clu­so cán­cer. En­tre los es­tu­dios, se des­ta­ca el li­de­ra­do por el doc­tor Ant­hony Mi­ller, que es­tu­dia­ba los cam­pos eléc­tri­cos al­ter­nos pre­sen­tes en los pues­tos de tra­ba­jo de em­pre­sas de su­mi­nis­tro eléc­tri­co. Un au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad de­be­ría ir li­ga­do a cam­pos eléc­tri­cos ba­jos y es­to es re­la­ti­va­men­te fá­cil de con­se­guir. El sa­nea­mien­to re­quie­re ac­tuar es­pe­cial­men­te en el en­torno más in­me­dia­to del tra­ba­ja­dor y con­du­cir to­dos los cam­pos eléc­tri­cos ha­cia una bue­na to­ma de tie­rra.

SE CON­SI­GUE, POR TAN­TO, DIS­MI­NUIR EL RIES­GO DE QUE AFEC­TEN A SU SA­LUD Y A SU REN­DI­MIEN­TO LA­BO­RAL

Un mé­to­do sen­ci­llo de tes­tar si exis­ten cam­pos eléc­tri­cos en el am­bien­te de tra­ba­jo es acer­car un ‘de­tec­tor de vol­ta­je sin con­tac­to’ a los tra­ba­ja­do­res mien­tras es­tán sen­ta­dos en su si­lla. Si el ‘bus­ca­po­los sin con­tac­to’ no se en­cien­de el cam­po eléc­tri­co se­gu­ra­men­te sea in­apre­cia­ble, ¡fe­li­ci­da­des! Los cam­pos mag­né­ti­cos La elec­tró­ni­ca, los ca­blea­dos eléc­tri­cos y los mo­to­res cons­ti­tu­yen im­por­tan­tes fuen­tes de cam­po mag­né­ti­co en la cer­ca­nía de los tra­ba­ja­do­res. El cam­po mag­né­ti­co al­re­de­dor de una fuen­te se ase­me­ja a una no­ria. Cons­ti­tu­ye el mo­vi­mien­to de los elec­tro­nes en for­ma de ani­llos al­re­de­dor del emi­sor. Es­tos elec­tro­nes tie­nen la fa­cul­tad de atra­ve­sar las per­so­nas y la ma­yo­ría de ma­te­ria­les sin di­fi­cul­tad al­gu­na. Es co­no­ci­do que de­ba­jo de una lí­nea de al­ta ten­sión se en­cuen­tran cam­pos mag­né­ti­cos. No obs­tan­te, es me­nos co­no­ci­do que un tra­ba­ja­dor que ten­ga a su la­do un Sis­te­ma de Ali­men­ta­ción Inin­te­rrum­pi­da

LAS RA­DIA­CIO­NES ELEC­TRO­MAG­NÉ­TI­CAS HAN CON­TRI­BUI­DO AL PRO­GRE­SO SO­CIAL DE NUES­TRA SO­CIE­DAD. EXIS­TEN EVI­DEN­CIAS DE AFEC­TA­CIO­NES A LA SA­LUD QUE PUE­DEN CON­TRA­RRES­TAR SUS BENEFICIOS Y AFEC­TAR NE­GA­TI­VA­MEN­TE A LA PRO­DUC­TI­VI­DAD

(SAI) se­gu­ra­men­te es­té so­me­ti­do a ma­yo­res va­lo­res ab­so­lu­tos de cam­po mag­né­ti­co que si­tuan­do su des­pa­cho de­ba­jo de la lí­nea de al­ta ten­sión. Los va­lo­res lí­mi­te in­clui­dos en el Real De­cre­to 299/2016 son de 1.000.000 a 6.000.000 nT. En con­tra­po­si­ción, la OMS ad­vier­te que los cam­pos mag­né­ti­cos de mag­ni­tu­des su­pe­rio­res a los 300 o 400 nT son po­ten­cial­men­te cancerígenos pa­ra el ser hu­mano. Si nos fi­ja­mos otra vez en las nor­mas TCO sue­cas, es­tas fi­jan el va­lor de 200 nT a 30 cm del plano de la pan­ta­lla. Las prin­ci­pa­les me­di­das de sa­nea­mien­to con­sis­ten en des­co­nec­tar o se­pa­rar­se de las prin­ci­pa­les fuen­tes. El apan­ta­lla­mien­to con ma­te­rial con­duc­tor de cam­po mag­né­ti­co es cos­to­so y com­ple­jo. Se re­co­mien­dan me­di­cio­nes de cam­po mag­né­ti­co an­tes de apli­car una me­di­da de es­te es­ti­lo. Las on­das elec­tro­mag­né­ti­cas Las olas son on­das que se des­pla­zan a tra­vés de la su­per­fi­cie de ma­res u océa­nos. Se­gu­ra­men­te

Son mu­chos los fac­to­res que in­ter­fie­ren en el áni­mo del tra­ba­ja­dor, mien­tras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.