Marca Canarias Int - Primera Plana Int

De maestro a discípulo

Alejandro Valverde y Enric Mas se citan para entregar el testigo del liderazgo en el Movistar Team

- NACHO LABARGA

CMas vino para las grandes, pero es muy completo y puede ganar otras pruebas”

Con Enric, Movistar está seguro: la calidad la tiene y 2023 lo hará todavía mejor”

Ahora tengo que ver mi rol, seré nexo entre staff, ciclistas y directores... quiero ser útil”

ALEJANDRO VALVERDE Ciclista Movistar

Jamás imaginé correr y compartir liderato con una leyenda como Alejandro”

Era sub23, salí a entrenar con él: tiró un bidón y lo recogí para ver si me pegaba algo”

Crecer a la sombra de él ha sido mucho más sencillo, me ha quitado presión”

uriosos y turistas se acercan al lobby del lujoso hotel Mandarin Oriental de Singapur. Alejandro Valverde y Enric Mas, las dos estrellas del Movistar, disfrutan junto a compañeros y amigos como Imanol Erviti y José Joaquín Rojas de un descanso activo en el país asiático. Están en Oriente para correr el Critérium que el Tour de Francia ha organizado por primera vez en la ciudad del dragón. Un despistado fan local se acerca para pedir una foto. “¿Quiénes son?”, pregunta. Ellos mismos responden. “Él es Perico Delgado y yo, Miguel Indurain”, lanza el Bala. El aficionado, despistado, sonríe creyendo a medias mientras lo chequea en el móvil.

“Oye, un momento, ¿quién es mayor? ¡Perico! Así que Alejandro es Perico y yo, Miguelón. Quiero estar como él, un poco más detrás de las cámaras para disfrutar de la vida”, advierte Mas. Arranca la entrevista. Se encienden los focos. El periodista dispara al balear: ¿Cuánto echará de menos al murciano? “Mucho, seguro. Pero creo que va estar un largo tiempo con nosotros. Espero que vaya en el coche y tenerlo muy cerca esta temporada. Además, aún sigue con el chip. En la concentrac­ión de Pamplona se sentó en la mesa de los ciclistas, así que sigue en sintonía”, responde entre nostálgico y divertido. Algo que corrobora su compañero. “Aún tengo contrato. Tengo que ver exactament­e cuál será mi rol. No voy a ser director, pero sí voy a ser un poco el nexo entre corredores, directores y staff. Voy a estar con todos a la vez. Me pasaré algunos días por varias carreras para intentar ayudar con lo que pueda. Creo que mi experienci­a puede ser constructi­va”, advierte un Valverde que aún no se ve como ‘jubilado’. “No siento nada raro. He seguido entrenando y aún estoy corriendo algunas carreras o critériums, como aquí en Singapur o después en Saitama. Estoy muy feliz y no echo nada en falta, al menos de momento. Estoy igual que siempre pero más tranquilo, disfrutand­o de todo un poquito más”.

Su papel dentro de la estructura Abarca va a resultar clave, como lo viene siendo hasta la fecha. Que se lo digan a Enric, al que ‘rescató’ de las dudas del Tour. Alejandro no sospechó sobre su valía ni un solo momento: “Algunos sí que lo hicisteis un poco. Pero yo estaba convencido porque la clase estaba ahí y eso no se iba a marchar de la noche a la mañana. Le faltaba la confianza, pasó un bache malo, pero después uno se intenta recuperar y ya hemos visto cómo lo ha hecho él. Su Vuelta a España y las clásicas italianas que ha completado han sido de categoría. No hay que dudar de Enric, porque es un ciclista que llegó aquí haciendo cosas importante­s y que puede aún darnos muchísimo más. Eso es lo positivo. En 2023 vamos a disfrutar aún más porque le vamos a ver al 100%. Los aficionado­s tienen que estar tranquilos, porque si no ocurre nada raro él va a ganar muchas carreras”.

Como recuerda el de Artà, el hecho de haber vivido bajo el paraguas del Imbatido le ha beneficiad­o. “Con la ayuda de

Eusebio (Unzue) y Alejandro, todo ha sido más fácil. Me han dejado crecer un poco más en la sombra y eso me ha ayudado. No es sencillo llegar para ser líder y siendo español en este equipo con tanta historia. Ellos me enseñaron el camino”, añade un corredor que nunca imaginó que compartirí­a equipo con Balaverde. Y mucho menos liderazgo: “Jamás lo visualicé. Recuerdo cuando éramos sub23, en la crono de Ponferrada que salimos un día a entrenar por la tarde y él tiró un bidón arriba del puerto. Yo fui corriendo a cogerlo, a ver si se me pegaba algo”.

UN EJEMPLO A SEGUIR

El de Las Lumbreras no recuerda aquella anécdota, pero sí cómo llegó su socio al conjunto navarro: “Venía de hacer buenos resultados con Quick-Step, pero aquí aterrizó muy humilde. Sabíamos que era un hombre de grandes vuel

ENRIC MAS Ciclista Movistar

tas, pero no sabíamos si podía ser alguien experto en clásicas o mundiales. No conocíamos cómo iba a responder su cuerpo a partir de la quinta hora. Pero este año en Lieja respondió a las mil maravillas y en Lombardía vimos más de lo mismo. Terminó como un avión. Esa falta de confianza en carreras largas la ha terminado solucionan­do. No sé a qué corredor se parece, pero te puede ganar en cualquier sitio: vueltas de una semana, clásicas importantí­simas o una vuelta grande. Creo que la confianza que le podía faltar aquí se la hemos dado”.

Mas siempre ha visto al Bala con mucho respeto, aunque ahora quizá todavía más: “Se va a hacer raro cuando venga a las carreras sin el maillot y con chaqueta. Quizá se nos haga algo extraño, pero estoy convencido de que su relación con los corredores no va a cambiar para nada. Nos va a ayudar muchísimo, como ha hecho conmigo desde que llegué aquí”. Ambos compartier­on mandato tras un tridente ‘fallido’. “No siempre ha sido todo tan sencillo. En estos últimos años el ambiente ha sido muy bueno. Con Landa y Nairo también lo fue, pero todos hemos pasado por épocas. Con Enric siempre me he entendido muy bien. La suerte que tenemos en Movistar, a quien hay que dar las gracias cada mañana por apoyar tanto a este grupo, es que cada ciclista nuevo que llega se adapta rápido porque somos una gran familia”, apunta el más veterano.

UN EQUIPO EN RECONSTRUC­CIÓN

Con ellos, aunque a partir de enero con difrente rol, la cobertura de Movistar está garantizad­a. Aunque las exigencias del ciclismo moderno hacen que la estructura Abarca tenga que salir en búsqueda de otro patrocinad­or que complement­e. “No sabemos nada, la verdad. Hemos hablado un poco por encima. Pero en la concentrac­ión nos dijeron que, de momento, vamos a seguir como estamos. Así que estamos a la espera. En cualquier caso, hay que agradecer a Movistar todo el apoyo que nos da”, recuerda Enric. Valverde, por su parte, reconoce que Unzué “está en ello”, aunque las cosas no parece que cambiarán en este sentido de cara a 2023. Lo que sí se va a modificar es la planificac­ión. “Con todo el tema de los puntos nos hemos dado cuenta de que hay que afrontar las carreras de otra forma. Se cambiarán algunos calendario­s y se ajustará todo un poco más para poder sacar el máximo partido al equipo. Al principio nos hizo sufrir o nos metió algunas dudas este sistema, pero en el fondo nos vino bien”.

CON UN ÚNICO LÍDER

Tras el adiós del Bala y el aún tímido rendimient­o de Iván Sosa, Mas se queda como único gran líder. Algo extraño en este ciclismo moderno donde cada plantel cuenta con dos o tres gallos. “No creo que vaya a ser un problema. Iván puede hacerlo muy bien y han llegado otros corredores como Fernando Gaviria que seguro tendrán mucho peso”, recuerda Enric. Para su compañero, la estructura se ha reforzado de forma notable: “Está Guerreiro, que ya lo conocemos todos, y tenemos mucha ilusión en lo que pueda generar Romeo, que es un chaval fantástico con un gran motor. Pienso que Movistar, con los líderes que sea, lo puede hacer muy bien. No siento que Enric se quede solo. Él es muy bueno, acabará siendo mejor que yo. Puede estar a la altura de los más grandes de ahora, aunque es cierto que Evenepoel estuvo imparable en LaVuelta”.

Además del liderato único, Alejandro -quien por forma se veía como para seguir al menos un año- también le cede a su mejor confidente: “Juan Carlos Escámez, que ha estado 12 años con él, se quedará conmigo. Es una suerte porque es un profesiona­l tremendo y me ayudará mucho tanto en la parte física como en la mental. Para mí es muy importante. Conmigo tampoco se aburrirá”. Mas recoge el testigo, pero aún no sabe hasta dónde podrá llegar: “Superar lo que ha hecho él va a estar muy difícil, pero sí me gustaría poder ganar en lugares donde él ganaba. No sólo quiero mirar a las grandes. Y, entre ellas, aunque últimament­e esté más centrado en Tour y Vuelta, también me hace ilusión correr el Giro, que es una carrera que me despierta mucha curiosidad. Valverde hizo podio allí y a mí me gustaría emularlo”. Con su amigo ayudando desde el coche, todo será más sencillo: “Enric sabe lo que tiene que hacer, pero, si es necesario, no dudaré en pegarle cuatro gritos”. Síntoma de que la cobertura no falla.

 ?? ??
 ?? ??
 ?? ??
 ?? ?? UNAS VACACIONES EN FAMILIA
Valverde y Mas están en Asia (Singapur y Japón) junto a Erviti, Rojas y sus respectiva­s parejas disfrutand­o del ciclismo con dos critériums del Tour y haciendo turismo.
UNAS VACACIONES EN FAMILIA Valverde y Mas están en Asia (Singapur y Japón) junto a Erviti, Rojas y sus respectiva­s parejas disfrutand­o del ciclismo con dos critériums del Tour y haciendo turismo.
 ?? ?? FOTOS: N. LABARGA (MARCA) Y ASO
FOTOS: N. LABARGA (MARCA) Y ASO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain