Hilton Tán­ger

Proyecto Contract Especial - - Sumario - FO­TO­GRA­FÍAS: MA­NO­LO YLLERA. TEX­TOS: PAU MONFORT.

Con el pro­pó­si­to de crear un re­fu­gio de tran­qui­li­dad en una ciu­dad emer­gen­te y lle­na de ac­ti­vi­dad, Jai­me Be­ries­tain ha di­se­ña­do el Ho­tel Hilton Tán­ger con una

mez­cla de es­ti­lo eu­ro­peo y ét­ni­co.

“Me­gus­ta­po­de­rin­cor­po­rar­laat­mós­fe­ray­la­cul­tu­ra­del­paí­sal­di­se­ño­de­los­ho­te­les.Des­deun prin­ci­pio­con­si­de­réim­pres­cin­di­ble in­tro­du­ci­rel­tra­ba­jo­de­lo­sar­te­sa­nos­lo­ca­les” ex­pli­ca Jai­me Be­ries­tain, apa­sio­na­do y fer­vien­te de­fen­sor del tra­ba­jo ar­te­sa­nal.

Ins­pi­rán­do­se en los tí­pi­cos Mou­cha­ra­bieh que per­mi­ten ver sin ser vis­tos, Jai­me Be­ries­tain ha di­se­ña­do unos biom­bos en for­ma de

es­tan­te­rías que per­mi­ten crear un am­bien­te ín­ti­mo y, a su vez, ir des­cu­brien­do las di­fe­ren­tes zo­nas que com­po­nen los es­pa­cios co­mo el lobby o el res­tau­ran­te. La de­li­ca­da se­lec­ción de ob­je­tos lo­ca­les, re­crea el am­bien­te vi­bran­te de los

zo­cos ma­rro­quís.

El res­tau­ran­te “Kas­bah” del lobby re­fle­ja la cul­tu­ra ma­rro­quí con un sin­fín de lám­pa­ras re­pu­ja­das que fil­tran y a su vez am­plían la luz, crean­do un as­tu­to jue­go de es­pe­jos. En la par­te su­pe­rior de las pa­re­des de la re­cep­ción se ha apli­ca­do pan de oro ro­to en for­ma de cas­ca­da, de la que emer­ge una com­bi­na­ción de co­lo­res y con­tras­tes que van del azul os­cu­ro al gris cla­ro. Es­ta téc­ni­ca de “obra ina­ca­ba­da” per­mi­te con­se­guir di­fe­ren­tes tex­tu­ras que en­ri­que­cen el es­pa­cio.

Gra­cias a es­ta fu­sión, el re­sul­ta­do ha si­do un ho­tel re­fi­na­do, so­fis­ti­ca­do, atem­po­ral y cá­li­do, con sa­bor a un Ma­rrue­cos con­tem­po­rá­neo gra­cias a los gui­ños Eth­nic Chic in­tro­du­ci­dos por Jai­me Be­ries­tain. La ar­te­sa­nía lo­cal ha si­do pa­ra el in­terio­ris­ta un ele­men­to de gran im­por­tan­cia en es­te pro­yec­to. La re­in­ter­pre­ta­ción per­so­nal de la ce­rá­mi­ca tra­di­cio­nal Ze­lli­ge, los te­ji­dos de ins­pi­ra­ción ma­rro­quí, los mo­ti­vos geo­mé­tri­cos y di­ver­sas apor­ta­cio­nes de los ar­te­sa­nos lo­ca­les, co­mo el la­tón gol­pea­do o ce­pi­lla­do, y el uso del re­ves­ti­mien­to Ta­de­lakt, han con­tri­bui­do a la dis­cre­ta iden­ti­dad ma­rro­quí de es­te ho­tel.

Ubi­ca­do en el ex­clu­si­vo ba­rrio de Ma­la­ba­ta Baie, el Ho­tel Hilton Tán­ger tie­ne do­bles vis­tas: por una par­te, cuen­ta con pa­no­rá­mi­cas al Me­di­te­rrá­neo y por otra, al en­can­ta­dor ba­rrio de Acharf, con re­mi­nis­cen­cias de pue­blo tra­di­cio­nal ma­rro­quí. La de­li­ca­da se­lec­ción de ob­je­tos lo­ca­les, re­crea el am­bien­te vi­bran­te de los zo­cos ma­rro­quís.

“Me gus­ta po­der in­cor­po­rar la at­mós­fe­ra y la cul­tu­ra del país al di­se­ño de los ho­te­les. Des­de un prin­ci­pio con­si­de­ré im­pres­cin­di­ble in­tro­du­cir el tra­ba­jo de los ar­te­sa­nos lo­ca­les” ex­pli­ca Jai­me Be­ries­tain, apa­sio­na­do y fer­vien­te de­fen­sor del tra­ba­jo ar­te­sa­nal.

Se tra­ta de un ho­tel con vo­lú­me­nes y es­pa­cios am­plios pe­ro, a su vez, con rin­co­nes ín­ti­mos. De­bi­do a los al­tos es­tán­da­res de la ca­de­na ho­te­le­ra Hilton, Be­ries­tain ha si­do muy ri­gu­ro­so y exigente en el di­se­ño de ca­da mue­ble y ob­je­to, así co­mo en la ilu­mi­na­ción. La ma­yo­ría de los ele­men­tos de at­trez­zo, al­fom­bras, es­pe­jos y lám­pa­ras se han ad­qui­ri­do en dis­tin­tos zo­cos ma­rro­quíes.

Ins­pi­rán­do­se en los tí­pi­cos Mou­cha­ra­bieh que per­mi­ten ver sin ser vis­tos, Jai­me Be­ries­tain ha di­se­ña­do unos biom­bos en for­ma de es­tan­te­rías que per­mi­ten crear un am­bien­te ín­ti­mo y, a su vez, ir des­cu­brien­do las di­fe­ren­tes zo­nas que com­po­nen los es­pa­cios co­mo el lobby o el res­tau­ran­te.

El res­tau­ran­te Kas­bah del lobby re­fle­ja la cul­tu­ra ma­rro­quí con un sin­fín de lám­pa­ras re­pu­ja­das que fil­tran y a su vez am­plían la luz, crean­do un as­tu­to jue­go de es­pe­jos.

En la par­te su­pe­rior de las pa­re­des de la re­cep­ción se ha apli­ca­do pan de oro ro­to en for­ma de cas­ca­da, de la que emer­ge una com­bi­na­ción de co­lo­res y con­tras­tes que van del azul os­cu­ro al gris cla­ro. Es­ta téc­ni­ca de “obra ina­ca­ba­da” per­mi­te con­se­guir di­fe­ren­tes tex­tu­ras que en­ri­que­cen el es­pa­cio. La pér­go­la del sky­bar es­tá re­ves­ti­da con una com­po­si­ción de es­pe­jos trian­gu­la­res con pun­tos de luz que si­mu­lan el cie­lo es­tre­lla­do del de­sier­to.

La pér­go­la del sky­bar es­tá re­ves­ti­da con una com­po­si­ción de es­pe­jos trian­gu­la­res con pun­tos de luz que si­mu­lan el cie­lo es­tre­lla­do del de­sier­to. La es­té­ti­ca desa­rro­lla­da por el au­tor del pro­yec­to en­tron­ca con la tra­di­ción an­ces­tral de Ma­rrue­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.