Akelarre

Proyecto Contract Especial - - Sumario - FO­TO­GRA­FÍAS: KI­KE PALACIOS. TEX­TOS: PAU MONFORT.

Akelarre es el re­sul­ta­do de más de cua­ren­ta años de de­sa­rro­llo de una iden­ti­dad pro­pia. El es­tu­dio Me­ca­nis­mo apues­ta por una mez­cla re­fi­na­da del res­pe­to del tiem­po

y la pre­ser­va­ción de la tra­di­ción, con una ob­se­sión por la in­ves­ti­ga­ción y la in­no­va­ción. Es pre­ci­sa­men­te esa sim­bio­sis en­tre la in­te­gra­ción en el con­tex­to y la in­no­va­ción lo que de­fi­nen el espíritu del Ho­tel Akelarre.

El es­pa­cio well­ness se desa­rro­lla en dos áreas di­fe­ren­cia­das por un ce­rra­mien­to de vi­drio cur­vo. Una zo­na hú­me­da con una sor­pren­den­te pis­ci­na de pie­dra acom­pa­ña­da de la sau­na y el ba­ño tur­co; y otra zo­na en la que se ubi­can las tres cáp­su­las pé­treas in­de­pen­dien­tes, con­ce­bi­das me­dian­te un in­no­va­dor sis­te­ma cons­truc­ti­vo, don­de se rea­li­zan los tra­ta­mien­tos.

Par­tien­do de es­te pen­sa­mien­to, en un año, el es­tu­dio Me­ca­nis­mo pre­sen­ta un me­ticu­loso pro­ce­so de di­se­ño y cons­truc­ción del ho­tel. El cui­da­do por la se­lec­ción de los ma­te­ria­les, el mo­bi­lia­rio y la eje­cu­ción de­ta­lla­da, iden­ti­fi­ca es­pe­cí­fi­ca­men­te el pro­yec­to del Ho­tel Akelarre; el ma­te­rial co­mo víncu­lo en­tre con­cep­to, for­ma y fun­ción. El em­pleo de ma­te­ria­les na­tu­ra­les, tra­di­cio­na­les y atem­po­ra­les; pie­dra, ma­de­ra, me­tal, y lino, res­pe­tan­do su na­tu­ra­le­za y sus pro­pie­da­des en la ma­ne­ra de em­plear­los, pe­ro sin re­nun­ciar a la in­ves­ti­ga­ción y al uso de téc­ni­cas no­ve­do­sas pa­ra su ma­ni­pu­la­ción e ins­ta­la­ción ca­rac­te­ri­za el pro­yec­to y al pro­pio es­tu­dio.

La uti­li­za­ción de un ma­te­rial en ca­da vo­lu­me­tría cons­truc­ti­va y la su­ce­sión de ma­te­ria­les ca­da vez que se in­ter­fie­re o mo­di­fi­ca una geo­me­tría o vo­lu­men, de­fi­nen el con­cep­to y el fun­cio­na­mien­to del pro­yec­to al mis­mo tiem­po que se ge­ne­ran los di­ver­sos am­bien­tes y aca­ba­dos do­tan­do al ho­tel de su inequí­vo­ca per­so­na­li­dad. El ho­tel se en­cuen­tra a po­cos ki­ló­me­tros del cen­tro de San Se­bas­tián, en la la­de­ra nor­te del mon­te Iguel­do, orien­ta­do al mar Can­tá­bri­co y en­vol­vien­do el an­ti­guo edi­fi­cio en el que se ubi­ca el afa­ma­do res­tau­ran­te de tres es­tre­llas Mi­che­lin Akelarre, de Pe­dro Su­bi­ja­na.

Cin­co cu­bos de pie­dra emer­gen de la la­de­ra de la mon­ta­ña ha­cia el mar al­ber­gan­do en su in­te­rior las ha­bi­ta­cio­nes. Un to­tal de vein­ti­dós ha­bi­ta­cio­nes, im­plan­ta­das en dos ni­ve­les, to­das ellas orien­ta­das al mar y fun­cio­nal­men­te si­mi­la­res con in­de­pen­den­cia de su di­men­sión o su ca­te­go­ría. Li­ge­ra­men­te rehun­di­dos so­bre la cu­bier­ta de los cu­bos, apa­re­cen seis es­pa­cios de con­torno cur­vi­lí­neo. Es­tas te­rra­zas ho­ra­da­das en la pie­dra, se co­nec­tan con el res­to de la cu­bier­ta don­de apa­re­cen com­bi­nán­do­se di­fe­ren­tes zo­nas ajar­di­na­das y es­pa­cios en­ta­ri­ma­dos de es­tan­cia con pre­ci­pi­ta­das vis­tas al ho­ri­zon­te. Un ra­mal com­ple­ta­men­te en­vuel­to en ma­de­ra, dis­cu­rre lon­gi­tu­di­nal­men­te en ca­da ni­vel, a mo­do de es­pa­cio de cir­cu­la­ción por los cu­bos co­nec­tán­do­los en­tre sí y con el res­to de los es­pa­cios de uso co­mún del ho­tel, well­ness, co­me­dor, bo­de­ga y sa­lón. Ca­da uno de es­tos es­pa­cios es un es­ce­na­rio in­de­pen­dien­te co­nec­ta­do al con­jun­to me­dian­te un mis­mo len­gua­je for­mal y ma­te­rial.

El sa­lón, tam­bién en sin­to­nía con to­da la ar­qui­tec­tu­ra, re­co­ge las sen­sa­cio­nes pre­ten­di­das con la ca­li­dez de las tex­tu­ras, lu­ces y ma­te­ria­les, pe­ro es­tá dis­tin­ti­va­men­te per­so­na­li­za­do con di­se­ños pro­pios de mo­bi­lia­rio. Con ac­ce­so di­rec­to a las cu­bier­tas y con las in­con­fun­di­bles vis­tas que ga­ran­ti­za la po­si­ción del ho­tel en la pro­nun­cia­da la­de­ra del mon­te. Al mis­mo ni­vel, la bo­de­ga con­ce­bi­da en dos áreas, co­mo es­pa­cio de ca­tas y es­pa­cio de con­ser­va­ción y ex­po­si­ción, se di­vi­de con un gran vi­drio cur­va­do. La me­sa al­ta de ca­tas en pie­dra pro­ta­go­ni­za la es­tan­cia prin­ci­pal, y la dis­po­si­ción e ilu­mi­na­ción del ex­po­si­tor re­sal­ta la pre­sen­cia de las bo­te­llas co­mo el ele­men­to más importante de la bo­de­ga del res­tau­ran­te.

En el es­pa­cio well­ness, el ac­ce­so cá­li­do en el que se ubi­can los ni­chos en­te­la­dos co­mo es­pa­cio de es­tan­cia y cin­co ca­bi­nas a mo­do de ves­tua­rios jun­to a un pe­que­ño gim­na­sio, con­tex­tua­li­zan un es­pa­cio que, su­ma­do a las vis­tas pa­no­rá­mi­cas de la zo­na de re­la­ja­ción, da un ca­lor y gus­to es­té­ti­co inol­vi­da­ble.

Un pro­yec­to que re­co­ge la esen­cia de la in­no­va­ción ca­rac­te­rís­ti­ca de la his­to­ria de Akelarre con­tex­tua­li­za­da con­cep­tual­men­te con la de­di­ca­ción ma­te­rial que de­fi­ne al es­tu­dio Me­ca­nis­mo.

El co­me­dor Otei­za se desen­vuel­ve con un tono in­de­pen­dien­te del res­tau­ran­te aun man­te­nien­do una cohe­ren­cia y pa­re­ci­do inequí­vo­cos con és­te. La am­pli­tud ge­ne­ral del es­pa­cio re­ci­be al vi­si­tan­te y una ilu­mi­na­ción es­tu­dia­da, jun­to a los pa­no­rá­mi­cos ven­ta­na­les al mar, am­bien­tan el es­pa­cio.

En ho­tel cuen­ta con un to­tal de vein­ti­dós ha­bi­ta­cio­nes, im­plan­ta­das en dos ni­ve­les, to­das ellas orien­ta­das al mar y fun­cio­nal­men­te si­mi­la­res con in­de­pen­den­cia de su di­men­sión o su ca­te­go­ría. Li­ge­ra­men­te rehun­di­dos so­bre la cu­bier­ta de los cu­bos, apa­re­cen seis es­pa­cios de con­torno cur­vi­lí­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.