ME Sit­ges

Proyecto Contract Especial - - Sumario - FO­TO­GRA­FÍAS: JOAN GUILLAMAT. TEX­TOS: JOAN GUINARDÓ.

El es­tu­dio bar­ce­lo­nés La­gran­ja De­sign ha lle­va­do a ca­bo la reha­bi­li­ta­ción de es­te his­tó­ri­co edi­fi­cio, si­tua­do fren­te al pa­seo ma­rí­ti­mo de Sit­ges. El in­terio­ris­mo se ins­pi­ra en los ma­te­ria­les y pro­ce­sos crea­ti­vos de la ar­te­sa­nía, pa­ra crear pie­zas úni­cas de es­ti­lo con­tem­po­rá­neo pe­ro que

con­ser­van la ca­li­dez de los ob­je­tos tra­di­cio­na­les.

Uno de los retos pa­ra La­gran­ja De­sign ha si­do pre­ci­sa­men­te de­vol­ver­le el espíritu de gran­deur per­di­do a la vez que se res­pe­ta­ban las se­ñas de iden­ti­dad de los es­ta­ble­ci­mien­tos del se­llo ME by Me­lia, y, de pa­so, pro­por­cio­nar una nue­va ex­pe­rien­cia con­tem­po­rá­nea de ocio en el Me­di­te­rrá­neo.

Se han crea­do mul­ti­tud de pie­zas úni­cas ta­les co­mo pi­la­res for­ja­dos con pie­zas de ye­so o mim­bre, gran­des lám­pa­ras de mim­bre, ele­men­tos de­co­ra­ti­vos de ye­so o biom­bos for­ma­dos con pie­zas ce­rá­mi­cas tra­di­cio­na­les que, gol­pea­das y de­for­ma­das an­tes de co­cer­se, adop­tan in­só­li­tas for­mas or­gá­ni­cas. De la mis­ma for­ma, se ha di­se­ña­do una gran ce­lo­sía de ce­rá­mi­ca que con­vier­te al­gu­nas de las pa­re­des en lám­pa­ras que, ade­más de di­vi­dir los es­pa­cios, ilu­mi­nan y crean efec­tos de luz.

Las pie­zas úni­cas se com­bi­nan con so­fás y bu­ta­cas Ba­sic XL, tam­bién di­se­ña­das pa­ra es­te ho­tel y que for­man par­te de la co­lec­ción de mo­bi­lia­rio Ba­sic de La­gran­ja Co­llec­tion. La ilu­mi­na­ción, crea­da con to­nos cá­li­dos, bus­ca po­ten­ciar el ca­rác­ter im­per­fec­to y cá­li­do de la ar­te- sa­nía. Uno de los po­cos ves­ti­gios del an­ti­guo gla­mour del ho­tel es el Sa­lón Real, una gran es­tan­cia pa­ra fies­tas y ban­que­tes pre­si­di­da por gran­des chan­de­liers de cris­tal. El pro­yec­to ha re­cu­pe­ra­do par­te del di­se­ño ori­gi­nal del sa­lón, ade­más de res­tau­rar las lám­pa­ras.

El pro­yec­to, que re­abre aho­ra ba­jo la mar­ca ME by Me­lia, aú­na el es­ti­lo de la ca­de­na ho­te­le­ra, a la vez que da nue­va luz al es­plen­dor del es­ta­ble­ci­mien­to his­tó­ri­co.

Se di­ce que fue en Sit­ges don­de se men­cio­nó por pri­me­ra vez el tér­mino “chi­rin­gui­to”, im­por­ta­do por los In­dia­nos de Cu­ba, y fue en esa épo­ca cu­na de ar­tis­tas y van­guar­dia ins­pi­ra­dos por su luz y en­can­to. El pri­mer Ho­tel Te­rra­mar, aho­ra ME Sit­ges Te­rra­mar, abrió sus puer­tas a prin­ci­pios de los años 30 del si­glo XX, cuan­do el tu­ris­mo y la pla­ya eran te­rri­to­rio de afi­cio­nes de la cla­se aco­mo­da­da. El es­ta­ble­ci­mien­to con­ta­ba con gran­des jar­di­nes y re­fi­na­dos sa­lo­nes de los que ape­nas que­da­ban ves­ti­gios. La lle­ga­da ma­si­va de vi­si­tan­tes en la dé­ca­da de los 60 pro­pi­ció una re­for­ma que lo con­vir­tió en es­tan­dar­te del tu­ris­mo de sol y pla­ya de la épo­ca.

Uno de los retos pa­ra La­gran­ja De­sign ha si­do pre­ci­sa­men­te de­vol­ver­le el espíritu de gran­deur per­di­do a la vez que se res­pe­ta­ban las se­ñas de iden­ti­dad de los es­ta­ble­ci­mien­tos del se­llo ME by Me­lia, y, de pa­so, pro­por­cio­nar una nue­va ex­pe­rien­cia con­tem­po­rá­nea de ocio en el Me­di­te­rrá­neo. Ese ob­je­ti­vo se ha con­se­gui­do uti­li­zan­do la ar­te­sa­nía lo­cal co­mo ele­men­to ver­te­bra­dor en los in­te­rio­res del ho­tel. Ma­te­ria­les y téc­ni­cas de es­ta tra­di­ción me­di­te­rrá­nea es­tán pre­sen­tes en el mo­bi­lia­rio y lu­mi­na­rias ori­gi­na­les que el es­tu­dio ha di­se­ña­do y crea­do de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca pa­ra es­te pro­yec­to. Es­tas pie­zas úni­cas es­tán crea­das en ex­clu­si­va pa­ra ca­da pro­yec­to y son una de las se­ñas de iden­ti­dad del tra­ba­jo de La­gran­ja De­sign: se ha­cen pro­to­ti­pos de for­ma ar­te­sa­nal en el ta­ller del pro­pio es­tu­dio y se lo­ca­li­zan los pro­vee­do­res lo­ca­les con quie­nes lle­var las pie­zas úni­cas al pro­yec­to.

Así, el mim­bre, la ce­rá­mi­ca, el ma­cra­mé o la te­rra­co­ta es­tán pre­sen­tes en mu­chos de los ele­men­tos de­co­ra­ti­vos del pro­yec­to de di­se­ño de in­te­rio­res en el ho­tel Me Sit­ges. Es­tos ma­te­ria­les en­la­zan con la iden­ti­dad tra­di­cio­nal del lu­gar, a la vez que se mol­dean pa­ra adap­tar­se a los va­lo­res de mo­der­ni­dad de la ca­de­na ho­te­le­ra. Gran par­te de es­tos ele­men­tos se en­cuen­tran dis­tri­bui­dos en la gran plan­ta ba­ja, que se ha pro­pues­to co­mo un es­pa­cio de ocio y reunión don­de la re­cep­ción (de­trás de un gran mos­tra­dor rea­li­za­do con canicas de vi­drio de múl­ti­ples co­lo­res) que­da es­con­di­da de la en­tra­da prin­ci­pal. La vo­lun­tad del es­tu­dio era dar vi­da a es­ta plan­ta y abrir­la a los pa­sean­tes y vi­si­tan­tes oca­sio­na­les, no so­lo a hués­pe­des. Pa­ra ello, se ha cam­bia­do com­ple­ta­men­te la mor­fo­lo­gía del edi­fi­cio, si­tuan­do los as­cen­so­res, las ca­jas de es­ca­le­ras y las ins­ta­la­cio­nes en la par­te tra­se­ra, con la re­cep­ción fren­te a to­dos es­tos ele­men­tos es­truc­tu­ra­les.

La ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca con­ti­núa con el Oys­ter Bar jun­to al lobby, así co­mo el men­cio­na­do bar exterior jun­to a la pis­ci­na. Por úl­ti­mo, la te­rra­za de la úl­ti­ma plan­ta, que aco­ge una pis­ci­na VIP, tam­bién dis­po­ne de un bar con im­pre­sio­nan­tes vis­tas so­bre la bahía de Sit­ges.

Los es­pa­cios co­mu­nes con­ti­núan en la plan­ta in­fe­rior, don­de se en­cuen­tra un gim­na­sio, un spa y un nue­vo sa­lón pa­ra ce­le­bra­cio­nes y con­ven­cio­nes, con el que el ho­tel quie­re ir más allá del uso va­ca­cio­nal.

La plan­ta ba­ja, ade­más del lobby y la re­cep­ción, aco­ge el res­tau­ran­te y la te­rra­za. En és­ta se ha crea­do un en­torno me­di­te­rrá­neo tra­di­cio­nal, me­dian­te pér­go­las de ma­de­ra, si­llas me­nor­qui­nas y mo­bi­lia­rio de ma­de­ra y mim­bre. Es­te es tam­bién el ma­te­rial uti­li­za­do pa­ra la ba­rra del cóc­tel bar exterior. De la mis­ma for­ma, se ha re­cu­pe­ra­do el di­se­ño ori­gi­nal de los jar­di­nes (una par­te de los cua­les for­ma par­te aho­ra de un par­que pú­bli­co) pe­ro, ade­más, al­gu­nas de las es­pe­cies ve­ge­ta­les pre­sen­tes en es­tos jar­di­nes se in­tro­du­cen en el ho­tel con el ob­je­ti­vo de fu­sio­nar in­te­rior y exterior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.