Juan He­rre­ros

JUAN HE­RRE­ROS, ES­TU­DIO HE­RRE­ROS

Proyecto Contract (Casual Magazines) - - SUMARIO - ENTREVISTA: MAR­CEL BE­NE­DI­TO. FO­TO­GRA­FIA RE­TRA­TO: JA­VIER CA­LLE­JAS.

Ase­gu­ra Juan He­rre­ros que, pa­ra en­ten­der­se con las gran­des cor­po­ra­cio­nes pa­ra el pro­yec­to de un edi­fi­cio de mu­chas plan­tas o un pro­yec­to ur­ba­nís­ti­co de en­ver­ga­du­ra, hay que en­ten­der los me­ca­nis­mos y prio­ri­da­des de los clien­tes. Pe­ro con­si­de­ra que la es­ca­la del pro­yec­to no es re­le­van­te, que to­dos re­vis­ten im­por­tan­cia y que hay que abo­gar por la re­mo­de­la­ción de es­pa­cios ya exis­ten­tes.

Es­tu­dio He­rre­ros tie­ne su se­de en Ma­drid. Sin em­bar­go, tu ac­ti­vi­dad do­cen­te trans­cu­rre en Nue­va York. ¿Có­mo se com­pa­gi­nan am­bas ac­ti­vi­da­des?

Mi ac­ti­vi­dad aca­dé­mi­ca en la uni­ver­si­dad de Co­lum­bia es una pie­za cla­ve de nues­tra prác­ti­ca glo­bal. Des­de Nue­va York he­mos cons­trui­do un in­ten­so sis­te­ma de co­ne­xio­nes pro­fe­sio­na­les, in­te­lec­tua­les y aca­dé­mi­cas en to­do el mun­do y mis fre­cuen­tes via­jes allí me han per­mi­ti­do ver­nos des­de la dis­tan­cia y de­fi­nir el ti­po de prác­ti­ca que creo que es per­ti­nen­te hoy. Con los me­dios ac­tua­les de co­mu­ni­ca­ción, la com­pa­gi­na­ción en­tre oficinas no es un pro­ble­ma si en­ten­de­mos que la ar­qui­tec­tu­ra es una ges­tión co­lec­ti­va de las ideas y los co­no­ci­mien­tos y que la re­tro-vi­sión de no­so­tros mis­mos des­de la dis­tan­cia ha si­do una cla­ve esen­cial pa­ra fun­dar nues­tra cul­tu­ra co­mo es­tu­dio glo­bal con oficinas en Ma­drid, Mé­xi­co y Nue­va York y pro­yec­tos en Asia, Eu­ro­pa y to­da La­ti­noa­mé­ri­ca.

El es­tu­dio adop­ta aho­ra es­truc­tu­ra de part­ners­hip ¿es una for­ma de ajus­tar­se a la reali­dad de la prác­ti­ca ar­qui­tec­tó­ni­ca ac­tual? ¿Qué ven­ta­jas pre­sen­ta?

Ha­ce cin­co años en­ten­dí que te­nía que re­fun­dar com­ple­ta­men­te mi es­tu­dio si no que­ría per­der el tren de las no­ve­da­des que ve­nían y me lo to­mé co­mo un pro­yec­to en sí mis­mo. Jens Rich­ter era en­ton­ces el di­rec­tor de mi ofi­ci­na y le in­vi­té a unir­se en la nue­va eta­pa. Jun­tos di­se­ña­mos el ADN de nues­tro des­pa­cho e in­clu­so bus­ca­mos un lu­gar pa­ra ins­ta­lar­nos sin las ré­mo­ras de es­truc­tu­ras an­te­rio­res. Nues­tro mo­de­lo bus­ca fo­men­tar el ta­len­to de nues­tros co­la­bo­ra­do­res y nos per­mi­te ser muy com­pe­ti­ti­vos en los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios en los que nos mo­ve­mos. Por­que te­ne­mos una per­so­na­li­dad, una ma­ne­ra de ope­rar y unos te­mas de tra­ba­jo que ya son co­no­ci­dos, aun­que he­mos evi­ta­do que de­ge­ne­ren en un có­di­go es­té­ti­co re­pe­ti­ti­vo. To­do lo con­tra­rio, ali­men­ta­mos la po­si­bi­li­dad de que ca­da pro­yec­to sea úni­co. La ven­ta­ja más im­por­tan­te que le veo a nues­tra es­truc­tu­ra de part­ners­hip y di­rec­to­res de pro­yec­tos es que no di­lu­ye las res­pon­sa­bi­li­da­des ni frag­men­ta nues­tra aten­ción a los pro­yec­tos, pe­ro nos obli­ga a man­te­ner con­ver­sa­cio­nes abier­tas y ha­cer­nos pre­gun­tas so­bre qué es lo que que­re­mos ha­cer y por qué. Ade­más, la di­ver­si­dad de las es­ca­las, los ti­pos de clien­te y los pro­gra­mas de nues­tros pro­yec­tos exi­gen una es­truc­tu­ra ágil en la que no hay pro­yec­to pe­que­ño o me­nor. To­dos ellos son ob­je­to de in­te­rés y de­di­ca­ción y me re­mi­to a los pre­mios que re­ci­ben nues­tras ca­sas in­dus­tria­li­za­das, nues­tras ga­le­rías de ar­te o pe­que­ños edi­fi­cios re­si­den­cia­les o de oficinas co­mo el de His­pa­sat.

¿Los pro­yec­tos de pe­que­ño ta­ma­ño apor­tan ex­pe­rien­cia pa­ra los más gran­des? ¿de qué for­ma?

En un re­pa­so crí­ti­co de mis pri­me­ros vein­te años de prác­ti­ca pro­fe­sio­nal des­cu­brí que el mo­de­lo de cre­ci­mien­to y pres­ti­gio de los es­tu­dios de ar­qui­tec­tu­ra la ale­ja de los en­car­gos de pequeña es­ca­la pa­ra con­sa­grar­se a los gran­des en­car­gos. Es­ta des­apa­ri­ción del cor­to pla­zo, del re­sul­ta­do fres­co y me­nu­do, de la con­di­ción ex­pe­ri­men­tal y del ries­go de lo pe­que­ño, con­vier­te los pro­yec­tos gran­des en una aven­tu­ra ago­ta­do­ra por lar­ga y ti­tá­ni­ca. Lle­va­mos diez años tra­ba­jan­do en el Mu­seo Münch, he­mos tar­da­do sie­te en cons­truir Ágo­ra-Bo­go­tá y ha­ce sie­te años que ga­na­mos los con­cur­sos del AVE de San­tia­go y el pro­yec­to de Mar­se­lla. Nues­tra car­te­ra de pe­que­ños pro­yec­tos muy bien se­lec­cio­na­dos nos per­mi­te en­tre­nar a nues­tros co­la­bo­ra­do­res jó­ve­nes,

pro­du­cir ex­ci­tan­tes no­ve­da­des y pe­ne­trar en mun­dos co­mo el ar­te, la vi­da do­més­ti­ca, el es­pa­cio pú­bli­co o la cul­tu­ra del con­su­mo. Son te­mas que nos si­guen in­tere­san­do des­de el pun­to de vista de nues­tra re­fle­xión responsabl­e so­bre nues­tra cul­tu­ra ur­ba­na y sus me­ca­nis­mos. Las nue­vas Sa­las del Mu­seo Rei­na So­fía o el pe­que­ño es­pa­cio pú­bli­co Com­mu­ni­ca­tion Hut en Corea son bue­nos ejem­plos.

Las so­lu­cio­nes in­te­gra­les im­pli­can co­no­ci­mien­tos muy di­ver­sos ¿có­mo se ges­tio­na es­to des­de el es­tu­dio?

Aun­que me si­gue pa­re­cien­do ad­mi­ra­ble la can­ti­dad de re­gis­tros de los jó­ve­nes ar­qui­tec­tos re­cién gra­dua­dos, que pre­sen­tan esa mez­cla emo­cio­nan­te de ca­be­zas téc­ni­cas con in­tere­ses sen­si­bles y ha­bi­li­da­des de to­do ti­po, nun­ca he apo­ya­do la fi­gu­ra del ar­qui­tec­to que lo sa­be to­do. Pa­ra col­mo, la prác­ti­ca de la ar­qui­tec­tu­ra se ha vuel­to ex­tre­ma­da­men­te com­ple­ja y el pro­ce­so de di­se­ño es una su­ce­sión de acuer­dos, renuncias, co­no­ci­mien­tos y

con­tra­dic­cio­nes so­bre las que es inú­til pre­ten­der el con­trol y la autoridad de an­ta­ño. Por eso, el ar­qui­tec­to con­tem­po­rá­neo de­be en­ten­der que la ges­tión del co­no­ci­mien­to ajeno y la ne­go­cia­ción de las cohe­ren­cias ne­ce­sa­rias son la ba­se del pro­yec­to. En nues­tro es­tu­dio se di­se­ña ha­blan­do con los clien­tes, los co­la­bo­ra­do­res o los ex­per­tos, más que di­bu­jan­do cuan­do ellos no es­tán pre­sen­tes, ge­ne­ran­do con­fron­ta­cio­nes amis­to­sas más que fomentando la crea­ti­vi­dad ais­la­da, de­mos­tran­do fle­xi­bi­li­dad pa­ra en­ten­der las con­tin­gen­cias más que en­ro­cán­do­se en so­lu­cio­nes que so­lo no in­tere­san a no­so­tros.

¿El di­se­ño de es­pa­cios es una di­men­sión más de la ar­qui­tec­tu­ra?

La ar­qui­tec­tu­ra es el di­se­ño del es­pa­cio en sí mis­ma. Ob­via­men­te tie­ne mu­chas di­men­sio­nes que in­for­man el pro­ce­so: cul­tu­ra­les, so­cia­les, eco­nó­mi­cas, ma­te­ria­les, tec­no­ló­gi­cas, medioambie­ntales… pe­ro el es­pa­cio no es uno más de la lis­ta, es el me­dio en el que ocu­rren to­das las de­más.

¿Có­mo se cui­da a clien­tes del ta­ma­ño y la im­por­tan­cia de ADIF, la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ciu­dad de Mé­xi­co o el Mu­seo Rei­na So­fía? ¿Có­mo son las re­la­cio­nes con ellos?

Lo más im­por­tan­te en la re­la­ción con es­te ti­po de clien­tes es en­ten­der sus prio­ri­da­des y sus me­ca­nis­mos pa­ra to­mar de­ci­sio­nes. Es­to pa­re­ce una ob­vie­dad, pe­ro no me re­fie­ro a la receta bá­si­ca pa­ra re­sul­tar efi­cien­te. Lo que quie­ro de­cir es que es im­por­tan­te bus­car en los interstici­os los in­tere­ses com­par­ti­dos que se pue­dan con­ver­tir en opor­tu­ni­da­des pa­ra la ar­qui­tec­tu­ra que que­re­mos ha­cer. De to­das formas, la gran cor­po­ra­ción tie­ne su pro­pio múscu­lo y mu­chas ve­ces un de­par­ta­men­to de ar­qui­tec­tos in­ter­lo­cu­to­res. Lo que hoy en día es más de­li­ca­do es la re­la­ción con los clien­tes de ta­ma­ño me­dio que pue­den sen­tir­se más in­de­fen­sos an­te un des­pa­cho que cons­tru­ye gran­des edi­fi­cios. Es a esos clien­tes a los que que­re­mos trans­mi­tir la se­gu­ri­dad y la com­pli­ci­dad de que tra­ba­ja­re­mos con de­di­ca­ción y se­rie­dad y, so­bre to­do, con el pla­cer de ha­cer al­go mano a mano con ellos, al­go que no es tan fácil en el gran en­car­go. Pa­ra unos y otros, no­so­tros im­ple­men­ta­mos un mé­to­do de tra­ba­jo ba­sa­do en reunio­nes de to­ma de de­ci­sio­nes, nun­ca nos mos­tra­mos em­pe­ña­dos en con­ven­cer sino con­ven­ci­dos de que el diá­lo­go ge­ne­ra­rá no­ve­da­des ines­pe­ra­das. El pro­yec­to no le per­te­ne­ce en ex­clu­si­va al

ar­qui­tec­to. Es más, el clien­te es el que tie­ne un pro­yec­to, no­so­tros so­mos el me­dio pa­ra dar­le for­ma.

¿Qué im­por­tan­cia tie­nen los avan­ces téc­ni­cos pa­ra vues­tra pro­fe­sión?

Una im­por­tan­cia esen­cial, es­pe­cial­men­te an­te la ve­lo­ci­dad a la que se pro­du­cen los cam­bios y las op­cio­nes que po­de­mos ma­ne­jar. Afor­tu­na­da­men­te, an­te un pa­no­ra­ma des­bor­dan­te de no­ve­da­des, no es ne­ce­sa­rio es­tar a la úl­ti­ma de to­do si cree­mos en la pro­fe­sio­na­li­dad de nues­tros con­sul­to­res. Ellos co­no­cen el es­ta­do del ar­te de ca­da ca­pí­tu­lo. Ellos ha­cen fac­ti­ble cons­truir Ágo­ra-Bo­go­tá sin gas­tar un pe­so en elec­tri­ci­dad pa­ra má­qui­nas a la ho­ra de acon­di­cio­nar el edi­fi­cio, por ejem­plo.

¿La ar­qui­tec­tu­ra ha asu­mi­do ya un mo­de­lo ab­so­lu­ta­men­te glo­bal o si­guen con­tan­do las es­pe­ci­fi­ci­da­des de ca­da país o ciu­dad?

Hay una glo­ba­li­za­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca que, si­guien­do el mo­de­lo del mer­ca­do, ex­por­ta in­dis­cri­mi­na­da­men­te mo­de­los ob­so­le­tos que des­tru­yen con­di­cio­nes lo­ca­les sen­si­bles de al­to va­lor ho­mo­ge­nei­zan­do las ciu­da­des. Pe­ro hay un pen­sa­mien­to crí­ti­co que tam­bién lla­ma­mos glo­bal que bus­ca la for­ma de ser lo­cal en mu­chos si­tios, de en­ten­der sus con­di­cio­nes y re­in­ter­pre­tar­las po­nien­do en va­lor es­pe­ci­fi­ci­da­des que los pro­pios lo­ca­les ya no apre­cian. Sim­ple­men­te, por­que sue­ñan con im­por­tar mo­de­los que re­pre­sen­tan una for­ma de pro­gre­so que no es tal. Fi­nal­men­te, el pen­sa­mien­to glo­bal es tam­bién esen­cial pa­ra tra­ba­jar en nues­tras ciu­da­des y en­ten­der­nos a no­so­tros mis­mos des­ple­gan­do sen­ti­do crí­ti­co, evi­tan­do que se pier­dan in­gre­dien­tes va­lio­sos de nues­tra cul­tu­ra y, a la vez, per­mi­tien­do un pro­gre­so que sea ver­da­de­ro.

¿Por qué han ad­qui­ri­do ma­la pren­sa los ar­qui­tec­tos es­tre­lla cuan­do los gran­des es­tu­dios si­guen tra­ba­jan­do a pleno ren­di­mien­to?

Pa­ra mí es­te asun­to de los ar­qui­tec­tos es­tre­lla es un te­ma ago­ta­do. Hay mu­chos ar­qui­tec­tos que di­ri­gen gran­des es­tu­dios y des­plie­gan una la­bor pio­ne­ra y am­bi­cio­sa que siem­pre ha si­do re­co­no­ci­da y no de­be­ría de­jar de ser­lo ni de­be ex­tra­ñar­nos que tra­ba­jen in­ten­sa­men­te. Des­gra­cia­da­men­te, en pa­ra­le­lo co­rre una pro­li­fe­ra­ción de cier­tas am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas que ne­ce­si­tan de la ar­qui­tec­tu­ra pa­ra ha­cer­se reali­dad y que, por lo ge­ne­ral, pro­du-

cen unas obras pe­no­sa­men­te so­bre­ac­tua­das que la pro­pia dis­ci­pli­na rechaza de pleno. La bue­na ar­qui­tec­tu­ra de cual­quier es­ca­la es ex­tra­or­di­na­ria­men­te ge­ne­ro­sa en los efec­tos po­si­ti­vos que es ca­paz de pro­du­cir y es una lás­ti­ma que se ha­ble tan­to de un fe­nó­meno que ope­ra en una es­fe­ra ex­tra-dis­ci­pli­nar en­su­cian­do el res­pe­to y or­gu­llo que nues­tra so­cie­dad de­be­ría des­ple­gar an­te el em­pe­ño, el ca­ri­ño y el com­pro­mi­so de­rro­cha­do por tan­tos co­le­gas, de to­das las eda­des, en to­das las ciu­da­des, que so­lo quie­ren ha­cer su tra­ba­jo lo me­jor po­si­ble.

¿Es­táis a fa­vor de los com­ple­jos hí­bri­dos co­mo los que ha­béis pro­yec­ta­dos ya? ¿Qué ven­ta­jas apor­tan?

La ciu­dad mo­no­fun­cio­nal se ha re­ve­la­do desas­tro­sa en sus ca­pa­ci­da­des pa­ra ge­ne­rar con­vi­ven­cia, di­ver­si­dad y opor­tu­ni­da­des. Los ba­rrios tie­nen que ser frag­men­tos com­ple­tos de ciu­dad con las li­mi­ta­cio­nes de su masa crí­ti­ca, pe­ro con las ven­ta­jas de la pro­xi­mi­dad y la fa­ci­li­dad de mo­vi­mien­tos. Los edi­fi­cios de cual­quier ta­ma­ño de­be­rían ser un re­fle­jo de es­ta cul­tu­ra. Cuan­to más ri­co es su pro­gra­ma, más fá­cil­men­te se adap­ta­rán a los cam­bios fu­tu­ros y no se que­da­rán an­cla­dos en un pa­sa­do ob­so­le­to. En los úl­ti­mos años he­mos vis­to cam­biar el uso de mul­ti­tud de edi­fi­cios y he­mos asis­ti­do a re­no­va­cio­nes drás­ti­cas del ma­pa so­cial de

Los ba­rrios tie­nen que ser frag­men­tos com­ple­tos de ciu­dad con las li­mi­ta­cio­nes de su masa crí­ti­ca

mu­chos ba­rrios. En Fin­lan­dia, el 70% de la ac­ti­vi­dad cons­truc­ti­va se de­di­ca a la re­no­va­ción de edi­fi­cios exis­ten­tes y to­dos es­ta­mos de acuer­do en que la ciu­dad se de­be den­si­fi­car en lu­gar de se­guir ocu­pan­do el te­rri­to­rio. En es­te pa­no­ra­ma, la hi­bri­da­ción de pro­gra­mas no es una mo­da más, es una ne­ce­si­dad or­gá­ni­ca vi­tal que ase­gu­ra­rá una lar­ga vi­da útil a lo que cons­trui­mos y por lo tan­to es una apues­ta por la resilienci­a de la ar­qui­tec­tu­ra en sí mis­ma.

¿Qué sig­ni­fi­can los re­co­no­ci­mien­tos y pre­mios pa­ra vues­tro es­tu­dio?

Son muy bien re­ci­bi­dos. Los com­par­ti­mos con nues­tra gen­te y nues­tros clien­tes. Nos gus­ta mu­cho que nos pre­mie nues­tro co­lec­ti­vo, pe­ro cuan­do lo ha­cen otros es­ta­men­tos sen­ti­mos que es­ta­mos ha­cien­do un pa­pel útil per­mi­tien­do que los no pro­fe­sio­na­les se fi­jen y con­fíen en la ar­qui­tec­tu­ra co­mo vehícu­lo pa­ra la cons­truc­ción de una so­cie­dad ci­vil bien es­truc­tu­ra­da.

¿Pue­des men­cio­nar un es­pa­cio que te ha­ya emo­cio­na­do es­pe­cial­men­te?

La emo­ción por la ar­qui­tec­tu­ra es de las más gra­ti­fi­can­tes. So­lo hay que man­te­ner los ojos abier­tos y es­tar dis­pues­to a sen­tir­la. Creo que no hay via­je, por muy pro­fe­sio­nal y de ajus­ta­da agen­da que sea, que no me de­je una emo­ción pa­ra re­cor­dar. Ven­go de vi­si­tar Ma­ni­fes­ta en Pa­ler­mo y el diá­lo­go en­tre ar­qui­tec­tu­ras alu­ci­nan­tes en es­ta­do de rui­no­so y ar­te con­tem­po­rá­neo que se ha­ce pre­gun­tas so­bre nues­tro fu­tu­ro, me ha pa­re­ci­do emo­cio­nan­tí­si­mo.

ES­TU­DIO HE­RRE­ROS. Boix y Mo­rer 6. 28003 Ma­drid. www.es­tu­diohe­rre­ros.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.