Sube In­te­rio­ris­mo

BE­GO­ñA SUSAETA, SUBE IN­TE­RIO­RIS­MO

Proyecto Contract (Casual Magazines) - - SUMARIO - FO­TO­GRA­FÍA RE­TRA­TO: ERLANTZ BIDERBOST. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

Sube Susaeta In­te­rio­ris­mo na­ce con el ob­je­ti­vo de dar una res­pues­ta in­te­gral ofre­cien­do una ele­va­da ex­pe­rien­cia y pro­fe­sio­na­li­za­ción y una cui­da­da ca­li­dad de ser­vi­cio a los clien­tes, que se re­fle­ja en un com­pro­mi­so per­so­nal en ca­da tra­ba­jo. La di­rec­to­ra nos cuen­ta en es­ta en­tre­vis­ta có­mo fun­cio­na el equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar que en sus di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos abar­ca to­dos los apar­ta­dos ne­ce­sa­rios pa­ra desa­rro­llar su ac­ti­vi­dad.

Ofre­céis a vues­tros clien­tes di­se­ño y eje­cu­ción in­te­gral de ca­da pro­yec­to… ¿có­mo se organiza es­te ser­vi­cio?

So­mos es­pe­cia­lis­tas en re­for­mas in­te­gra­les. Des­de el bo­ce­to pre­vio, has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle. Ha­bla­mos y es­cu­cha­mos al clien­te, sus ne­ce­si­da­des y pre­fe­ren­cias, des­pués to­ma­mos los da­tos ne­ce­sa­rios en ca­da lo­cal o vi­vien­da (me­di­cio­nes, fo­to­gra­fías, si­tua­ción del es­ta­do ac­tual, ba­jan­tes. etc.) y le da­mos for­ma al an­te­pro­yec­to. Da­mos prio­ri­dad a la fun­ción y des­pués a la for­ma y a la es­té­ti­ca. Por úl­ti­mo, le co­ti­za­mos su in­ver­sión e in­ten­ta­mos ajus­tar­nos a la mis­ma. Una vez acep­ta­do el pre­su­pues­to, es­ta­ble­ce­mos un con­tra­to en­tre las dos par­tes y nos dis­po­ne­mos a em­pe­zar los tra­ba­jos. So­le­mos de­cir, que no­so­tros nos ocu­pa­mos de to­do pa­ra que el clien­te no se preo­cu­pe por na­da.

¿Nos pue­des ex­pli­car la his­to­ria de Sube Susaeta In­te­rio­ris­mo? Sube In­te­rio­ris­mo na­ce por la ne­ce­si­dad de dar res­pues­ta a per­so­nas, em­pre­sas y com­pa­ñías de con­tar con una em­pre­sa que les ofrez­ca un in­te­rio­ris­mo in­te­gral y a la car­ta. So­mos la con­ti­nui­dad de otra em­pre­sa si­mi­lar, Atem­po, li­de­ra­da tam­bién por mí, que cuen­ta con trein­ta años de ex­pe­rien­cia en es­te sec­tor. Nues­tro di­se­ño bus­ca no pro­du­cir in­di­fe­ren­cia y pa­ra nues­tro es­ti­lo, es­ta­mos uti­li­zan­do un ter­mino que re­co­ge muy bien lo que ha­ce­mos; di­se­ño eus­kal­di­na­vo o eus­kal­di­na­vo de­sign

Di­nos tres sus­tan­ti­vos que ex­pli­quen el ca­rác­ter de los pro­yec­tos de vues­tro es­tu­dio.

¿Có­mo se organiza el día a día en vues­tro es­tu­dio?

Los nue­vos pro­yec­tos y clien­tes los atien­do yo mis­ma al no­ven­ta y cin­co por cien, tam­bién el pri­mer di­se­ño o bo­ce­to del pro­yec­to en cues­tión. Lue­go con­ta­mos con un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar, al­gu­nos lle­van vein­te años tra­ba­jan­do jun­tos. Ca­da uno sa­be cuál es su pa­pel y se organiza se­gún las ne­ce­si­da­des del pro­yec­to que tie­ne en­tre ma­nos y los pla­zos que se ma­ne­jan. Ra­ra es la vez en la que no ha­ya­mos cum­pli­do los pla­zos acor­da­dos en la en­tre­ga de un pro­yec­to.

En in­te­rio­ris­mo re­si­den­cial, ¿có­mo se con­si­gue con­ju­gar con­fort y ex­pe­rien­cia?

Co­mo os co­men­ta­ba an­tes, se da prio­ri­dad a la fun­cio­na­li­dad, a que to­do es­té en su si­tio, los es­pa­cios sean su­fi­cien­tes y las ne­ce­si­da­des del clien­te es­tén sa­tis­fe­chas. Des­pués hay que dar­le for­ma y cui­dar al má­xi­mo de­ta­lles co­mo la ilu­mi­na­ción, que pue­de cam­biar cual­quier pro­yec­to.

¿Qué pa­pel jue­ga la ilu­mi­na­ción en vues­tros pro­yec­tos?

Es bá­si­ca, fun­da­men­tal, lo cam­bia to­do y mu­chos ele­men­tos ad­quie­ren y tie­nen sen­ti­do gra­cias a ella. Hoy en día, ha evo­lu­cio­na­do mu­cho con so­lu­cio­nes no­ve­do­sas y, so­bre to­do, efi­cien­tes, co­mo son las lu­mi­na­rias led. Yo pro­ven­go de una fa­mi­lia de­di­ca­da a la ilu­mi­na­ción in­clu­so en gran­des pro­yec­tos (Susaeta Ilu­mi­na­ción) que ha in­flui­do en mi vi­da pro­fe­sio­nal.

¿Có­mo ves la ca­sa del fu­tu­ro in­me­dia­to?

Hay un for­ma­to, que es el so­li­ci­ta­do por el no­ven­ta por cien de nues­tros clien­tes que es sa­lón/co­me­dor y co­ci­na, abier­ta o co­mu­ni­ca­da con es­tos es­pa­cios. Creo que las co­ci­nas son los es­pa­cios que más han evo­lu­cio­na­do en el in­te­rio­ris­mo re­si­den­cial. An­tes eran es­pa­cios es­con­di­dos de las vi­vien­das y el que co­ci­na­ba es­ta­ba al fon­do y de ca­ra a la pa­red. Es­to ha cam­bia­do, la co­ci­na es par­te im­por­tan­te del ho­gar y creo que es el si­tio del que más or­gu­llo­sos se sien­ten los clien­tes.

¿Cuál es el ma­yor re­to que afron­táis aho­ra mis­mo los in­terio­ris­tas?

De­be­mos sa­ber evo­lu­cio­nar ha­cia nue­vas for­mas de co­mu­ni­ca­ción co­mo son las re­des so­cia­les. És­tas nos pro­por­cio­nan una vi­si­bi­li­dad

“Nos ocu­pa­mos de to­do pa­ra que el clien­te no se preo­cu­pe de na­da”

nun­ca an­tes con­se­gui­da por otros me­dios. El pro­ble­ma es que tam­bién se la pro­por­cio­nan a es­tu­dios sin ex­pe­rien­cia, que com­pran se­gui­do­res y ha­cen bo­ni­tos es­ti­lis­mos que des­pués de­vuel­ven a las tien­das don­de los han ad­qui­ri­do. No di­go que no sea le­gí­ti­mo, pe­ro hay que es­tar se­gu­ro de a quién con­fiar tra­ba­jos de cier­ta en­ver­ga­du­ra. Y por su­pues­to, que ten­ga­mos el mis­mo re­co­no­ci­mien­to que otros pro­fe­sio­na­les.

La salud de un es­pa­cio ¿tie­ne re­la­ción con el com­pro­mi­so con el me­dio am­bien­te?

En­tien­do que si, hay que com­pro­me­ter­se con el me­dio am­bien­te y hoy en día hay mu­chas fór­mu­las sos­te­ni­bles en cuan­to a ma­te­ria­les pa­ra ha­cer­lo po­si­ble. La salud de los es­pa­cios es uno de los te­mas que más nos in­tere­sa en es­te mo­men­to.

¿La res­pues­ta emo­cio­nal a un es­pa­cio tam­bién es una preo­cu­pa­ción bá­si­ca de vues­tro es­tu­dio?

Por su­pues­to, bus­ca­mos la emo­ción en cual­quier ám­bi­to, una ofi­ci­na, un lo­cal co­mer­cial o de cual­quier ti­po­lo­gía. Pe­ro don­de, de ver­dad, sen

“La ilu­mi­na­ción ha evo­lu­cio­na­do con so­lu­cio­nes no­ve­do­sas y efi­cien­tes”

ti­mos la emo­ción del clien­te es en el es­pa­cio re­si­den­cial. Es su ca­sa y si le gus­ta lo que en­cuen­tra, la emo­ción le du­ra mu­cho tiem­po y nos trans­mi­te una sa­tis­fac­ción di­fí­cil de ex­pe­ri­men­tar en otros ám­bi­tos.

¿Qué pro­yec­tos son más crea­ti­vos: re­si­den­cia­les o de con­tract?

Creo que en el ám­bi­to del con­tract es don­de el clien­te bus­ca di­se­ños que no que­rría pa­ra su ca­sa y, sin em­bar­go, en sus lo­ca­les, ofi­ci­nas o far­ma­cias, se atre­ve con to­do. El mun­do del con­tract es más arries­ga­do, en ge­ne­ral.

Un pro­yec­to de in­te­rio­ris­mo en el que pien­sas co­mo fuen­te de ins­pi­ra­ción…

Un pro­yec­to re­si­den­cial que vi re­cien­te­men­te en Ma­drid y que es de lo más bo­ni­to que he vis­to nun­ca.

“Da­mos prio­ri­dad a la fun­ción y des­pués a la es­té­ti­ca”

¿Qué te gus­ta­ría pro­yec­tar en un fu­tu­ro pró­xi­mo?

Una far­ma­cia ro­sa. Ne­ce­si­to un clien­te que se atre­va (yo ya ten­go he­cho el pro­yec­to) creo que se­ria tan es­pec­ta­cu­lar que no ne­ce­si­ta­ría ni nom­bre, se­ría “la far­ma­cia ro­sa”.

Há­bla­nos del tra­ba­jo que es­táis desa­rro­llan­do aho­ra mis­mo. Te­ne­mos va­rios pro­yec­tos re­si­den­cia­les ya en fa­se de eje­cu­ción y otros a pun­to de ini­ciar­se, una ofi­ci­na pa­ra una em­pre­sa pú­bli­ca, una far­ma­cia den­tro del show­room de la­bo­ra­to­rios CIN­FA, una za­pa­te­ría, y un edi­fi­cio pa­ra una em­pre­sa de Bio­tec­no­lo­gía en co­la­bo­ra­ción con unos ar­qui­tec­tos. Tam­bién des­de ha­ce un año, es­ta­mos re­for­man­do cua­tro edi­fi­cios de una em­pre­sa, va­mos por el ter­ce­ro y nos dis­po­ne­mos a eje­cu­tar el cuar­to.

SUBE IN­TE­RIO­RIS­MO. Po­lí­gono In­dus­trial Ax­pe. Ri­be­ra Ax­pe 11, Edif. A, Lo­cal 213. 48950 Eran­dio, Biz­caia. T. 944 805 488. www.subein­te­rio­ris­mo.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.