Ma­drid Pla­za

Steel­ca­se

Proyecto Contract (Casual Magazines) - - SUMARIO - TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

Steel­ca­se trans­for­ma su cultura pa­ra dar una me­jor res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des de los clien­tes. Es­te cam­bio ha ve­ni­do im­pul­sa­do por una trans­for­ma­ción del es­pa­cio de tra­ba­jo que ha ser­vi­do co­mo pa­lan­ca pa­ra mejorar la co­la­bo­ra­ción, fa­ci­li­tar la agi­li­dad y efi­cien­cia de los em­plea­dos, mejorar la ex­pe­rien­cia del tra­ba­ja­dor y fo­men­tar la orien­ta­ción al clien­te.

La com­pa­ñía Steel­ca­se, es­pe­cia­li­za­da en el di­se­ño de es­pa­cios de tra­ba­jo, ha aco­me­ti­do un cam­bio en la cultura de su or­ga­ni­za­ción en Ibe­ria pa­ra ayu­dar me­jor a sus clien­tes a re­du­cir la in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ra ha­cer una trans­for­ma­ción es­tra­té­gi­ca. Es­te cam­bio ha su­pues­to una re­no­va­ción in­te­gral de su se­de cor­po­ra­ti­va, que ha ac­tua­do co­mo pa­lan­ca de cam­bio pa­ra im­pul­sar la re­vo­lu­ción in­ter­na de la em­pre­sa.

El cam­bio de mo­de­lo de ne­go­cio que ha ex­pe­ri­men­ta­do la com­pa­ñía ve­nía pre­ce­di­do de “un cam­bio ra­di­cal que afec­ta­ba no so­lo al es­pa­cio, sino tam­bién a su cultura, sus pro­ce­sos y a las he­rra­mien­tas que uti­li­za­ba pa­ra lle­gar a sus clien­tes. De­bía­mos cam­biar de un mo­de­lo por pro­ce­sos a otro por pro­yec­tos, fo­men­tan­do el tra­ba­jo en equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­res y po­ten­cian­do

la crea­ti­vi­dad”, afir­ma Alejandro Po­ci­ña, pre­si­den­te de Steel­ca­se. De es­te mo­do, el es­pa­cio ac­túa co­mo un fa­ci­li­ta­dor pa­ra que se pro­duz­ca el cam­bio cul­tu­ral, ha­cien­do vi­si­ble el men­sa­je de que la co­la­bo­ra­ción es cla­ve pa­ra que su­ce­da el cam­bio cul­tu­ral.

La nue­va se­de cor­po­ra­ti­va cuen­ta con una su­per­fi­cie de 2.500 m2 re­par­ti­dos en dos plan­tas que ha si­do bau­ti­za­da con el nom­bre de Ma­drid Pla­za, ya que to­ma la ana­lo­gía de la vi­da de un pue­blo. Así, la oficina se dis­po­ne en torno al con­cep­to de La Pla­za, un es­pa­cio cen­tral don­de se pro­du­cen las in­ter­ac­cio­nes so­cia­les de los tra­ba­ja­do­res, pro­mo­vien­do su bie­nes­tar emo­cio­nal por­que es don­de se ge­ne­ran los víncu­los en­tre to­do el equi­po. Al­re­de­dor de la vi­da de es­ta pla­za se han ido con­for­man­do el res­to de zo­nas de tra­ba­jo, don­de fi­gu­ran los es­pa­cios de co­la­bo­ra­ción con sa­las de reunio­nes con dis­tin­ta den­si­dad y pri­va­ci­dad, así co­mo las áreas de con­cen­tra­ción. Y en la zo­na pe­ri­fé­ri­ca se en­cuen­tra el ve­cin­da­rio, don­de es­tán los pues­tos de tra­ba­jo in­di­vi­dual.

Pa­ra rea­li­zar el pro­yec­to, Steel­ca­se ha reuni­do a los ma­yo­res ex­per­tos en di­fe­ren­tes ma­te­rias de to­do el mun­do de sus equi­pos pro­pios, fo­men­tan­do así el tra­ba­jo mul­ti­dis­ci­pli­nar. La pri­me­ra ta­rea

que se les en­co­men­dó fue de­fi­nir los ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos, y es­tos fue­ron: au­men­tar la co­la­bo­ra­ción e in­no­va­ción, fa­vo­re­cer la agi­li­dad y efi­cien­cia, te­ner una orien­ta­ción ha­cia el clien­te y mejorar la ex­pe­rien­cia del em­plea­do. Pa­ra ello, la com­pa­ñía ha apli­ca­do las mis­mas he­rra­mien­tas y mé­to­dos que par­ten del pro­ce­so de De­sign Thin­king y que uti­li­za con clien­tes, don­de to­do co­mien­za por em­pa­ti­zar con los usua­rios y co­no­cer bien su reali­dad. El nue­vo es­pa­cio apo­ya el cam­bio de me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo im­plan­ta­do en la com­pa­ñía en el que se ha pa­sa­do de tra­ba­jar por pro­ce­sos a pro­yec­tos. Las me­to­do­lo­gías Agi­le, que ya se han im­plan­ta­do en la ma­triz de Steel­ca­se en EEUU, han ser­vi­do tam­bién co­mo inspiració­n pa­ra es­te pro­yec­to. Con es­te nue­vo plan­tea­mien­to, los em­plea­dos se des­li­gan de la ri­gi­dez de un de­par­ta­men­to pa­ra per­te­ne­cer a una or­ga­ni­za­ción en su con­jun­to.

To­do es trans­pa­ren­te, las pa­re­des de cris­tal iman­ta­bles y ro­tu­la­bles per­mi­ten a los tra­ba­ja­do­res ver có­mo sus ideas pro­gre­san des­de el con­cep­to a la reali­dad. El es­pa­cio tam­bién ha si­do con­ce­bi­do pa­ra que el clien­te in­ter­ven­ga en to­das las par­tes del pro­yec­to y co­la­bo­re ac­ti­va­men­te en la bús­que­da de las me­jo­res so­lu­cio­nes pa­ra sus ne­ce­si­da­des.

Co­mo re­sul­ta­do de una cultura de tra­ba­jo trans­pa­ren­te y par­ti­ci­pa­ti­va, don­de se tras­la­da la ca­pa­ci­dad de ele­gir en qué es­pa­cio tra­ba­jar en ca­da mo­men­to al em­plea­do, se ha fo­men­ta­do la con­fian­za en los equi­pos y se ha pro­mo­vi­do una or­ga­ni­za­ción mu­cho más ho­ri­zon­tal. Por es­ta ra­zón se han eli­mi­na­do tam­bién los des­pa­chos pa­ra los di­rec­ti­vos. En su lu­gar se ha crea­do un área abier­ta de­no­mi­na­da co­mu­ni­dad de lí­de­res, don­de en vez de des­pa­chos pri­va­dos, ca­da uno de los eje­cu­ti­vos pue­de ele­gir dón­de tra­ba­jar en ca­da mo­men­to, den­tro de la gran va­rie­dad de op­cio­nes que ofre­ce.

FO­TO­GRA­FíAS: MON­TSE ZA­MO­RANO.

y emo­cio­nal de los tra­ba­ja­do­res y pro­vo­can­do un cam­bio cul­tu­ral en la nue­va for­ma de tra­ba­jar con los clien­tes. Ofre­ce es­pa­cios pa­ra pen­sar, ha­cer y com­par­tir, per­mi­tien­do así to­do el flu­jo de ta­reas que rea­li­zan los usua­rios a lo lar­go de su jor­na­da la­bo­ral.

pie o re­cos­ta­das, y la po­si­bi­li­dad de hac­kear el es­pa­cio en fun­ción de las ne­ce­si­da­des de los equi­pos. En es­tas ins­ta­la­cio­nes con­ver­gen to­dos los prin­ci­pios de di­se­ño ac­tua­les en­ca­mi­na­dos a pro­por­cio­nar un es­pa­cio que mejore el bie­nes­tar fí­si­co, cog­ni­ti­vo

En los seis me­ses que la com­pa­ñía lle­va tra­ba­jan­do en es­te nue­vo es­pa­cio se ha con­se­gui­do mejorar el bie­nes­tar de los tra­ba­ja­do­res de ma­ne­ra ex­po­nen­cial y la co­la­bo­ra­ción es pal­pa­ble y evi­den­te. No hay más que aso­mar­se a sus puer­tas pa­ra ver cuál es la cultura que trans­mi­te, por­que el es­pa­cio de tra­ba­jo es el len­gua­je cor­po­ral de una or­ga­ni­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.