Doshi Levien

NIPA DOSHI Y JO­NAT­HAN LEVIEN

Proyecto Contract (Casual Magazines) - - SUMARIO - TEX­TOS: ADA MARQUÉS. FO­TO­GRA­FÍAS: AR­CHI­VO PC.

Doshi Levien es un es­tu­dio de di­se­ño con ofi­ci­na en Lon­dres, crea­do en el 2000 por Nipa Doshi y Jo­nat­han Levien. Con una fi­lo­so­fía de tra­ba­jo ba­sa­da en con­cep­tos hí­bri­dos que ex­plo­ran el en­cuen­tro en­tre cul­tu­ras, la tec­no­lo­gía, la na­rra­ti­va, el di­se­ño in­dus­trial y la ar­te­sa­nía. La re­fi­na­da y as­tu­ta di­rec­ción vi­sual de Nipa se com­bi­na con la pre­ci­sión de Jo­nat­han y su te­na­ci­dad co­mo di­se­ña­dor in­dus­trial.

Co­mo In­vi­ta­do de Ho­nor del pró­xi­mo año de la Stock­holm Fur­ni­tu­re & Light Fair, el es­tu­dio Doshi Levien, con se­de en Lon­dres, ha re­ci­bi­do el en­car­go de crear una ins­ta­la­ción pa­ra la edi­ción de fe­bre­ro. Di­ri­gi­do por Nipa Doshi y Jo­nat­han Levien, el es­tu­dio tie­ne una no­ta­ble repu­tación in­ter­na­cio­nal por com­bi­nar cul­tu­ra, tec­no­lo­gía, di­se­ño in­dus­trial y ar­te­sa­nía.

“Doshi Levien es uno de los es­tu­dios más crea­ti­vos del mun­do, pro­du­cien­do di­se­ños que son si­mul­tá­nea­men­te in­te­lec­tua­les y di­ver­ti­dos. Nos en­can­ta la for­ma sor­pren­den­te en que lo­gran en­tre­la­zar as­pec­tos va­ria­dos co­mo la ar­qui­tec­tu­ra, el co­lor, la tra­di­ción y el mo­der­nis­mo. Tam­bién tie­nen una ca­pa­ci­dad in­creí­ble pa­ra in­cor­po­rar di­fe­ren­tes cul­tu­ras en su tra­ba­jo con gran efec­to”, di­ce Ce­ci­lia Ny­berg, ge­ren­te de even­tos de Stock­holm Fur­ni­tu­re & Light Fair y Stock­holm De­sign Week. Nipa Doshi y Jo­nat­han Levien se co­no­cie­ron en el Ro­yal Co­lle­ge of Art de Lon­dres. Nipa cre­ció en In­dia y es­tu­dió en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Di­se­ño, fun­da­do en el ma­ni­fies­to de Char­les y Ray

Ea­mes. Jo­nat­han se for­mó en va­rios es­tu­dios de di­se­ño in­dus­trial.

Jun­tos, se es­fuer­zan por crear un tra­ba­jo que tras­cien­da las cua­li­da­des ra­cio­na­les y fun­cio­na­les, pa­ra trans­mi­tir un sen­ti­do de ver­da­de­ra be­lle­za in­te­rior a sus pro­yec­tos.

Lo que ha­ce que el tra­ba­jo de Doshi Levien sea tan dis­tin­ti­vo no es so­lo su re­la­ción de con­fian­za con el co­lor, el ma­te­rial y la for­ma, sino tam­bién su ca­pa­ci­dad pa­ra tra­du­cir ideas de di­se­ño me­ticu­losas al con­tex­to de la pro­duc­ción. Es­to les ha per­mi­ti­do tra­ba­jar de ma­ne­ra cohe­ren­te en to­das las in­dus­trias y ca­te­go­rías, des­de el co­lor has­ta los tex­ti­les, el cal­za­do, la ilu­mi­na­ción, los mue­bles y la ce­rá­mi­ca.

¿Qué ex­pec­ta­ti­vas te­néis acer­ca de ser In­vi­ta­dos de Ho­nor en la Fe­ria de Es­to­col­mo?

Al es­cu­char es­ta no­ti­cia, nos emo­cio­na­mos e in­me­dia­ta­men­te co­men­za­mos a dis­cu­tir ideas pa­ra la ins­ta­la­ción del hall de en­tra­da. Es una opor­tu­ni­dad ra­ra y pres­ti­gio­sa que se nos den dos­cien­tos me­tros cua­dra­dos de es­pa­cio pri­vi­le­gia­do con car­ta blan­ca pa­ra ha­cer lo que nos pa­rez­ca opor­tuno. Aquí te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de in­vi­tar a per­so­nas a nues­tro mun­do y com­par­tir nues­tro amor por los ma­te­ria­les, el es­pa­cio, la for­ma y el co­lor.

¿Qué opi­náis so­bre la Stock­holm Fur­ni­tu­re & Light Fair?

Con la asis­ten­cia de mar­cas de la más al­ta ca­li­dad, la Fe­ria de Es­to­col­mo es un es­pec­tácu­lo real­men­te cohe­ren­te y bien or­ga­ni­za­do. Nos pa­re­ce una ma­ni­fes­ta­ción muy re­le­van­te.

¿Cuál es vues­tro con­cep­to de tra­ba­jo?

Nues­tros di­se­ños se ba­san en ex­plo­rar e in­cor­po­rar la hi­bri­da­ción de di­fe­ren­tes cul­tu­ras y la unión de los opues­tos. Co­mo par­te de nues­tros es­tu­dios en el Co­lle­ge of Art de Lon­dres, tu­vi­mos la suer­te de dis­fru­tar de su­fi­cien­te li­ber­tad pa­ra cons­truir una re­la­ción crí­ti­ca con la dis­ci­pli­na del di­se­ño. Es­ta pers­pec­ti­va si­gue sien­do hoy el fun­da­men­to de nues­tro pen­sa­mien­to.

¿Las apor­ta­cio­nes de am­bos son di­fe­ren­tes?

Yo me crié en la In­dia, don­de el di­se­ño no tie­ne la mis­ma de­fi­ni­ción, don­de las co­sas se rea­li­zan co­mo par­te de un ri­tual. Des­de mis es­tu­dios en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Di­se­ño de Ah­me­da­bad,

“Nues­tros di­se­ños se ba­san en ex­plo­rar la hi­bri­da­ción de di­fe­ren­tes cul­tu­ras”

“El es­tu­dio es­tá en una an­ti­gua fá­bri­ca de mue­bles a diez mi­nu­tos de ca­sa”

y an­tes de tras­la­dar­me a Lon­dres en 1995, mi vi­sión de es­ta dis­ci­pli­na nun­ca fue aca­dé­mi­ca. In­clu­so hoy en día, con­si­de­ra­mos más im­por­tan­te el ac­to de crear al­go que el pro­pio pro­duc­to, có­mo ha­cer una ca­ma te­nien­do en cuen­ta la ela­bo­ra­ción de una ta­bla, los tex­ti­les y la tec­no­lo­gía den­tro de un mis­mo pro­yec­to.

He­mos leí­do que Jo­nat­han tra­ba­ja en­tre si­len­cios…

Des­pués de tra­ba­jar co­mo car­pin­te­ro du­ran­te dos años, de­ci­dí que que­ría de­di­car­me a pro­yec­tar mue­bles y ob­je­tos. Pe­ro la ex­pe­rien­cia pre­via me fue muy útil por el co­no­ci­mien­to de los ma­te­ria­les que me pro­por­cio­nó, la po­si­bi­li­dad de apre­ciar su as­pec­to fí­si­co, de to­car­los.

¿Qué tal es la vi­da en Lon­dres?

Vi­vi­mos en Bar­bi­can, que es­tá en el co­ra­zón de la ciu­dad. Nues­tro es­tu­dio es­tá en Sho­re­ditch, en Co­lum­bia Road, en una an­ti­gua fá­bri­ca de mue­bles que es­tá a unos diez mi­nu­tos en bi­ci­cle­ta de ca­sa. Los do­min­gos, Co­lum­bia Road es un lu­gar in­creí­ble pa­ra com­prar flo­res. La fá­bri­ca es­tá flan­quea­da a am­bos la­dos por una es­cue­la y un par­que. Te­ne­mos el so­ni­do agra­da­ble de los ni­ños ju­gan­do du­ran­te el día, y tam­bién al­go de ver­de. El es­tu­dio es un gran es­pa­cio abier­to lleno de luz na­tu­ral. Tie­ne sue­los de ma­de­ra y un am­bien­te muy in­dus­trial. To­do un con­tras­te con el lu­gar don­de vi­vi­mos. The Bar­bi­can es una es­pe­cie de edi­fi­cio utó­pi­co de hor­mi­gón. Pe­ro tam­bién hay co­ne­xio­nes en­tre el tra­ba­jo y el ho­gar, por­que muchas de las co­sas que te­ne­mos en nues­tro ho­gar son pro­to­ti­pos que he­mos he­cho.

¿Y en qué for­ma se com­bi­nan vues­tros di­fe­ren­tes ta­len­tos?

Nos es­ta­mos mo­vien­do en dos mun­dos di­fe­ren­tes, aún hoy en día, in­clu­so si tra­ba­ja­mos co­do con co­do. Jo­nat­han siem­pre en­cuen­tra una so­lu­ción pa­ra lo­grar las co­sas, pa­ra pro­yec­tar mis ideas en tres di­men­sio­nes. Pa­ra mí, pa­sar de la idea a la iden­ti­dad de un de­ter­mi­na­do pro­duc­to siem­pre su­po­ne un gran do­lor de ca­be­za. To­da­vía es­toy bus­can­do la con­fian­za en el mi­ni­ma­lis­mo con la que él tra­ba­ja.

¿Creéis en la crea­ción en pa­re­ja?

Desa­rro­lla­mos con­cep­tos de for­ma in­di­vi­dual has­ta el mo­men­to de unir­los y en­ton­ces se in­vi­ta a que ca­da uno en­tre en el pro­ce­so del otro. Des­pués de diez años de tra­ba­jo jun­tos, la par­te más di­fí­cil es sa­lir de la ca­ja que otros tra­tan de com­par­ti­men­tar.

¿Có­mo se lle­ga a tra­ba­jar con al­gu­nas de las me­jo­res em­pre­sas?

La prác­ti­ca del di­se­ño no tie­ne nin­gún sen­ti­do si no es en co­la­bo­ra­ción con em­pre­sas in­te­li­gen­tes que se­pan en­ten­der lo que el di­se­ña­dor quie­re pro­po­ner. En es­te sen­ti­do, en el ca­so de Mo­ro­so, tu­vi­mos mu­cha suer­te al en­con­trar­nos con la vi­sión avan­za­da de Pa­tri­cia Mo­ro­so que su­po en­ten­der nues­tro tra­ba­jo. La in­dus­tria ita­lia­na y los edi­to­res de mo­bi­lia­rio sa­ben exac­ta­men­te lo que quie­ren. Tie­nen su­fi­cien­te con­fian­za en sus po­si­bi­li­da­des co­mo em­pre­sa co­mo pa­ra ser ca­pa­ces de com­par­tir ries­gos, pro­bar, ex­pe­ri­men­tar…

Sin em­bar­go, las pie­zas que sa­len de es­te es­tu­dio tie­nen una mez­cla de re­fi­na­mien­to y tec­no­lo­gía muy par­ti­cu­lar.

Hay una idea, una na­rra­ción que su­gie­re có­mo de­ben ser las pie­zas que en­tren en una ca­sa, y tras ella una apli­ca­ción ri­gu­ro­sa de la teo­lo­gía pa­ra dar­le for­ma. Al­gu­nas de las co­lec­cio­nes que he­mos di­se­ña­dos se han ins­pi­ra­das en cuen­tos po­pu­la­res o le­yen­das orien­ta­les. Du­ran­te la no­che, la ra­cio­na­li­dad del mun­do oc­ci­den­tal to­ma pres­ta­do de la fi­lo­so­fía orien­tal la res­pi­ra­ción, la me­di­ta­ción. Pe­ro su rea­li­za­ción obe­de­ce a la ra­cio­na­li­dad de un pro­ce­so in­dus­trial. Tam­bién in­ves­ti­ga­mos en las po­si­bi­li­da­des de nue­vos ma­te­ria­les co­mo la lig­ni­na, de­ri­va­da de la ma­de­ra, pa­ra tra­ba­jar con re­sul­ta­dos iné­di­tos. ¿Có­mo de­be ser una ca­sa ac­tual? Cree­mos que de­be ser una ca­sa ver­sá­til, pen­sa­da co­mo una do­ble piel que re­fle­ja su in­te­rior des­de el ex­te­rior y vi­ce­ver­sa. Un ho­gar vi­bran­te que, por efec­tos del fil­tro y la trans­pa­ren­cia, per­mi­te a tra­vés de una pan­ta­lla ver la vi­da en ella. Una ca­sa que es co­mo un re­co­rri­do por un jar­dín en el que re­la­jar­se, vi­vir. To­dos los es­pa­cios se di­se­ñan pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des en lu­gar de aten­der a mo­ti­vos pu­ra­men­te es­té­ti­cos. ¿Cuál es el sig­ni­fi­ca­do del mue­ble to­ca­dor que ha pre­sen­ta­do BD Barcelona De­sign? Chand­lo sig­ni­fi­ca for­ma de lu­na y tam­bién Bin­di que es el pun­to de co­lor usa­do por las mu­je­res in­dias en la fren­te al que el gran es­pe­jo con bor­de de Chand­lo ha­ce re­fe­ren­cia. El to­ca­dor ce­le­bra el go­ce y los ges­tos de ves­tir­se y arre­glar­se co­mo par­te de nues­tro bie­nes­tar dia­rio. El mue­ble Chand­lo fue di­se­ña­do co­mo un pro­to­ti­po es­pe­cial he­cho por BD Barcelona De­sign pa­ra Das Haus 2012. Se tra­ta­ba de una ins­ta­la­ción rea­li­za­da por nues­tro es­tu­dio pa­ra la IMM Co­lo­nia, que ex­plo­ró la vi­sión de un ho­gar per­fec­to. Es­pa­cios in­ter­co­nec­ta­dos que se abren a un pa­tio cen­tral. Las di­fe­ren­tes áreas de la ca­sa de­pen­dían prin­ci­pal­men­te de ob­je­tos y mue­bles pa­ra de­fi­nir el es­pa­cio. Apo­yan

“Nues­tro tra­ba­jo se mue­ve en­tre dos mun­dos di­fe­ren­tes”

do es­ta idea, Chand­lo se en­cuen­tra en la zo­na de ves­ti­dor con su dis­po­si­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca de for­mas apa­ren­te­men­te uni­fa­mi­lia­res. El to­ca­dor es­tá acom­pa­ña­do por un ban­co con lí­neas pla­tea­das bor­da­das en un co­jín de cue­ro.

Y en cuan­to a los tra­ba­jos pa­ra Mo­ro­so…

Pa­per Pla­nes, co­mo su nom­bre in­di­ca, es un so­fá que ha­ce re­fe­ren­cia a la li­ge­re­za de los avio­nes de pa­pel, pe­ro al mis­mo tiem­po a la ri­gi­dez y te­na­ci­dad de sus lí­neas. Una bu­ta­ca en­vol­ven­te y li­ge­ra. Im­po­si­ble Wood es una si­lla de ex­te­rior rea­li­za­da con una ma­de­ra sin­té­ti­ca que su­po­ne una gran re­vo­lu­ción en es­te ti­po de mue­bles. El so­fá Chan­di­garh es, pa­ra no­so­tros, el en­cuen­tro en­tre la mo­der­ni­dad, la sen­sua­li­dad grá­fi­ca y la ca­li­dad ex­cén­tri­ca.

Tam­bién ha­béis co­la­bo­ra­do re­cien­te­men­te con Na­ni­mar­qui­na

Al prin­ci­pio del pro­yec­to, de­ci­di­mos crear una co­lec­ción de al­fom­bras que evo­ca­ra el mun­do bri­llan­te y sen­sual del bor­da­do tra­di­cio­nal de la In­dia. Te­nía­mos en men­te los bor­da­dos ar­te­sa­na­les que rea­li­za­ban la co­mu­ni­dad nó­ma­da de los Ra­ba­ri, ori­gi­na­rios de la re­gión de Kutch. La tía de Nipa te­nía un ta­ller de bor­da­do ma­ra­vi­llo­so en Ah­me­da­bad, con 25 mu­je­res ar­te­sa­nas ex­per­tas en bor­da­dos a mano, que tra­ba­ja­ban con es­pe­jos bri­llan­tes, se­da, hi­los de al­go­dón y len­te­jue­las me­tá­li­cas en­tre otros ma­te­ria­les pre­cio­sos. Es­tas mu­je­res, sen­ta­das jun­tas en las al­fom­bras del sue­lo, co­sían ro­dea­das de es­tas jo­yas. A ve­ces co­sían en gru­po un mis­mo bor­da­do, tar­dan­do días en aca­bar los com­ple­jos de­ta­lles. Que­ría­mos que nues­tra co­la­bo­ra­ción con Na­ni Mar­qui­na hi­cie­ra re­fe­ren­cia a es­tos bor­da­dos inaca­ba­dos, co­mo es­tu­dios de las di­fe­ren­tes téc­ni­cas que emer­gen de for­ma gra­dual con el tiem­po. Las com­po­si­cio­nes es­pon­tá­neas de las al­fom­bras sim­bo­li­zan la li­ber­tad de im­pro­vi­sar y la se­ren­di­pia in­he­ren­te a ca­da pe­que­ño pa­so de una pie­za he­cha a mano; ale­gre, irre­ve­ren­te y úni­ca.

DOSHI LEVIEN. 49 Co­lum­bia Road Lon­don E2 7RG. www.dos­hi­le­vien.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.