“AHO­RA VOY A IR POR LO PE­NAL”

El ex re­pre­sen­tan­te tie­ne que dar­le más de 600.000 eu­ros. “No quie­ro su ca­sa, ya ten­go la mía. Quie­ro mi di­ne­ro”, di­ce. Ade­más anuncia que­re­lla. Quiere ver­le en pri­sión…

QMD - - RADIO PATIO - @ re­vis­taQMD

Dan­do sal­tos de ale­gría. Así re­ci­bió Be­lén Es­te­ban la no­ti­cia de que ha­bía ga­na­do de­fi­ni­ti­va­men­te a To­ño San­chís. El re­pre­sen­tan­te de­be­rá abo­nar­le 465.000 eu­ros, más las cos­tas de los pro­ce­di­mien­tos, es de­cir, unos 600.000 eu­ros. “Es­toy muy fe­liz y emo­cio­na­da. Ade­más del di­ne­ro, que es im­por­tan­te, lo pri­mor­dial era de­mos­trar que no he men­ti­do nun­ca. El que ha men­ti­do ha si­do es­te se­ñor y si­gue min­tien­do”, di­ce en la re­vis­ta Se­ma­na.

Aho­ra fal­ta sa­ber cuán­do le pa­ga­rá por­que To­ño, le­jos de mos­trar­se de­sola­do y con­ci­lia­dor, si­gue con su vi­do­rra: pae­llas en Va­len­cia, via­jes de es­quí, ma­ña­nas en la pe­lu­que­ría. ¿Se ha­brá en­te­ra­do de que lo mis­mo pier­de su ca­sa? “Yo no quie­ro su ca­sa”, di­ce Be­lén,

y con­ti­núa: “Yo ten­go la mía. Yo quie­ro mi di­ne­ro. Si no me lo da, pues la ca­sa saldrá a subas­ta. Y no me da pe­na na­die. Yo no le di pe­na a él ni pen­só en los míos. Lle­vo tres años es­pe­ran­do y pue­do es­pe­rar otros tres, pe­ro me va a pa­gar. No me im­por­ta su fu­tu­ro”, ase­gu­ra ro­tun­da.

“La víc­ti­ma soy yo”

Pe­ro la co­sa no aca­ba aquí. Be­lén se mues­tra im­pla­ca­ble con res­pec­to a To­ño y anuncia que­re­lla. Ella quiere ver­le en pri­sión por­que “la víc­ti­ma soy yo”, di­ce. Y lo ar­gu­men­ta: “Así que aho­ra voy a ir por lo pe­nal, con­tra él y con­tra la en­ti­dad ban­ca­ria. Es­te se­ñor te­nía el con­trol de unas cuen­tas que se han abier­to con fir­mas fal­si­fi­ca­das. No sé si las ha­brá fal­si­fi­ca­do, pe­ro se ha be­ne­fi­cia­do, se­gu­ro.”

La co­sa no pin­ta muy bien pa­ra To­ño, pe­ro él se mues­tra tran­qui­lo. Di­cen que no pue­de re­cu­rrir pe­ro que se guar­da un as ba­jo la man­ga y que no es­tá dis­pues­to a per­der su ca­sa. Se ve­rá…

Dien­tes, dien­tes, que eso le fas­ti­dia… Be­lén no ha que­ri­do di­si­mu­lar su ale­gría al co­no­cer la sen­ten­cia. Ade­más no se pue­de re­cu­rrir, así que To­ño le ten­drá que pa­gar sí o sí. ¡Pá-ga-me!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.