Sa­lud & Es­ti­lo de vi­da: El de­por­te te ayu­da en la vuel­ta

El ejer­ci­cio te ayu­da­rá a afron­tar las ru­ti­nas dia­rias. ¡Que la vuel­ta al tra­ba­jo no se te ha­ga cues­ta arri­ba!

QMD - - ¡QUÉ ME DICES - Por Ana Gó­mez Vi­ñas RE­VIS­TAQMD

Sep­tiem­bre mar­ca el re­gre­so a los ho­ra­rios, nues­tras ru­ti­nas y ta­reas de ca­sa. En al­gu­nos ca­sos, es­tos cam­bios pue­den afec­tar ne­ga­ti­va­men­te y ba­jar­nos un po­co el áni­mo. Ex­per­tos in­di­can có­mo nos pue­de ayu­dar el de­por­te a readap­tar­nos a la “ren­trée”.

Des­de la app Free­le­tics pro­mue­ven el de­por­te co­mo un mo­do efi­caz pa­ra re­du­cir la pe­re­za y pa­ra me­jo­rar el áni­mo des­pués de las va­ca­cio­nes. De­jar atrás el se­den­ta­ris­mo fa­vo­re­ce que nues­tro cuer­po se ac­ti­ve y re­cu­pe­re el rit­mo dia­rio.

¿CÓ­MO EM­PE­ZAR A ACTIVARNOS?

Apro­ve­cha el tra­yec­to al tra­ba­jo. Si el tiem­po y las dis­tan­cias de ca­sa a la ofi­ci­na te lo per­mi­ten, pue­des op­tar por la bi­ci­cle­ta o por ca­mi­nar. Pe­da­lear por la ma­ña­na te ayu­da­rá a sen­tir­te con más vi­ta­li­dad y ener­gía.

Tam­bién pue­des de­jar el co­che en el ga­ra­je de ca­sa y usar el trans­por­te pú­bli­co. Su­bir y ba­jar es­ca­le­ras en el Me­tro o ba­jar en una pa­ra­da del au­to­bús an­tes de lle­gar a tu des­tino es una op­ción pa­ra ca­mi­nar unos mi­nu­tos ca­da día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.