Via­jes: Es­tras­bur­go

El cas­co his­tó­ri­co de la ca­pi­tal de Al­sa­cia, abra­za­do por los ca­na­les del Rin, es una au­tén­ti­ca de­li­cia me­die­val nom­bra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad

QMD - - ¡QUÉ ME DICES -

El co­ra­zón de Es­tras­bur­go atrae a cien­tos de tu­ris­tas, que acu­den a com­pro­bar si es ver­dad que se tra­ta de uno de los rin­co­nes más be­llos de to­da Fran­cia. Se tra­ta de una gran is­la flu­vial, ro­dea­da y cru­za­da por ca­na­les nu­tri­dos por las aguas del gi­gan­tes­co río Rin, que guar­da mul­ti­tud de te­so­ros. Por en­ci­ma de to­das, se le­van­ta la gi­gan­tes­ca to­rre de la ca­te­dral de No­tre-Da­me que, si­glos atrás, os­ten­tó el tí­tu­lo de ser la más al­ta del mun­do. Es­ta ca­te­dral es un obra maes­tra del gó­ti­co tar­dío que, en su in­te­rior, es­con­de jo­yas co­mo su re­loj as­tro­nó­mi­co re­na­cen­tis­ta. En la pla­za ex­te­rior, te es­pe­ra la asom­bro­sa fa­cha­da de la Ca­sa Kam­mer­zell y el pa­la­cio Rohan, que aco­ge los mu­seos Ar­queo­ló­gi­co, de Ar­tes De­co­ra­ti­vas y el de Be­llas Ar­tes. Un agra­da­ble pa­seo te lle­va­rá has­ta Pe­ti­te Fran­ce, un ba­rrio de cuen­to del que te enamo­ra­rás per­di­da­men­te. Años atras aquí vi­vían pes­ca­do­res, cur­ti­do­res de pie­les y mo­li­ne­ros. Hoy, sus ca­sas son be­llas re­li­quias me­die­va­les cu­yas fa­cha­das en­tra­ma­das de ma­de­ra se lle­van to­dos los flas­hes. Con­ti­núa has­ta los Puen­tes Cu­bier­tos, res­tos de la an­ti­gua mu­ra­lla for­ti­fi­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.