Có­mo apren­der de los erro­res

Es im­por­tan­te mo­di­fi­car el men­sa­je ne­ga­ti­vo de un fra­ca­so y trans­for­mar­lo en una opor­tu­ni­dad de apren­di­za­je

QMD - - SALUD & ESTILO DE VIDA - Por Ana Gó­mez Vi­ñas re­vis­taQMD @

El éxi­to fren­te al fra­ca­so, son dos con­cep­tos antagónico­s muy pre­sen­tes en mu­chos pla­nos de nues­tras vi­das: el mun­do aca­dé­mi­co, la­bo­ral, de­por­ti­vo, pe­ro tam­bién en el so­cial… Los lo­gros ma­te­ria­les y pro­fe­sio­na­les dan sen­ti­do al es­fuer­zo in­ver­ti­do, co­mo si el éxi­to fue­ra la me­ta de un ca­mino. Fren­te a es­ta ‘vic­to­ria’ se si­túa la de­rro­ta, los erro­res o los fra­ca­sos.

NUES­TRAS EX­PEC­TA­TI­VAS

En otras cul­tu­ras diferentes a la nues­tra, el fa­llo, aun­que sea uno tras otro, se con­si­de­ra un ca­mino ha­cia un lo­gro. Se­gún ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Pi­lar Con­de, di­rec­to­ra téc­ni­ca de Clínicas Ori­gen (cli­ni­ca­so­ri­gen.es), es im­por­te apren­der a ges­tio­nar el fra­ca­so: “Si una per­so­na tien­de a arras­trar las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas y si per­ci­be los fra­ca­sos co­mo al­go ne­ga­ti­vo, le lle­va­rán a la mer­ma de la au­to­es­ti­ma y de la con­fian­za”. Tam­bién es bá­si­co re­fle­xio­nar so­bre nues­tras ex­pec­ta­ti­vas. Se­gún la ex­per­ta, si es­pe­ra­mos siem­pre es­tar en la cima, la po­si­bi­li­dad de ‘fra­ca­sar’ au­men­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.