EN­TRA­ÑAS DE SAL

QMD - - VIAJES -

Si con­si­gues es­ca­par del mag­ne­tis­mo que ejer­cen las ca­lles de Halls­tatt, lo si­guien­te que has de ha­cer es co­ger el fu­ni­cu­lar que sube a lo al­to de la mon­ta­ña. Allí, ade­más de unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res del pue­blo, te es­pe­ran las mi­nas de sal, las más an­ti­guas del mun­do. No te pier­das es­ta in­tere­san­tí­si­ma vi­si­ta que se con­vier­te en to­da una aven­tu­ra que te aden­tra en la mon­ta­ña en un va­gón a tra­vés de un en­tra­ma­do de tú­ne­les. Pa­ra sa­lir has de des­li­zar­te por un to­bo­gán y pa­sar jun­to a un la­go sub­te­rrá­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.