“Ne­ce­si­to to­mar de­ci­sio­nes”

Blas Can­tó lle­va to­da la vi­da en la mú­si­ca, pe­ro ahora lan­za ‘Com­pli­ca­do’, su pri­mer ál­bum en so­li­ta­rio

QMD - - MÚSICA -

Con tan só­lo 17 años, Blas hi­zo las ma­le­tas pa­ra pro­bar suer­te en Ma­drid. Lle­gó la lo­cu­ra de Auryn –la primera boy­band que triun­fó en Es­pa­ña–, lue­go ga­nó Tu ca­ra me sue­na y ahora lan­za su pri­mer dis­co, Com­pli­ca­do. “Es­toy ra­ro por­que hoy en día ven­der un ál­bum no es fá­cil, pe­ro re­co­noz­co que an­do más ner­vio­so por­que en es­te tra­ba­jo des­cu­bro una par­te im­por­tan­te de mi al­ma”, con­fe­só.

¿Có­mo ha si­do el pro­ce­so de lle­gar has­ta aquí?

Ha si­do di­fí­cil, pe­ro he te­ni­do suer­te de con­tar con mu­cha gen­te a mi al­re­de­dor. Por ejem­plo Bea­triz Luen­go, que me en­se­ñó un ca­mino muy im­por­tan­te pa­ra mí, el de em­pe­zar a can­tar en cas­te­llano.

En pri­ma­ve­ra con­tas­te que es­ta­bas de­pri­mi­do.

Me di cuen­ta que no te­nía de­ma­sia­do con­trol con lo que es­ta­ba pa­san­do con mi vi­da y me di mu­cha pe­na. Ahora es­toy in­ten­tan­do cam­biar, y por fa­vor que no se con­fun­da con arro­gan­cia, pe­ro ne­ce­si­to to­mar de­ci­sio­nes.

Em­pe­zas­te bien jo­ven­ci­to en la mú­si­ca. ¿Te per­dis­te co­sas por per­se­guir es­te sue­ño?

Yo creo que al re­vés, me ha da­do mu­cho más. Es­ta es una pro­fe­sión pa­ra fli­par­te: te in­vi­tan, te ha­la­gan to­do el ra­to…y hay que te­ner cui­da­do. La ver­dad es que mi ma­dre me en­se­ñó el no y la im­por­tan­cia de te­ner dis­ci­pli­na. Cuan­do lle­gué a Ma­drid so­bre­vi­vía con 300 eu­ros al mes, con los que pa­ga­ba un al­qui­ler y co­mía. ¡Ima­gí­na­te!

¿Qué re­cuer­dos te lle­vas­te de tu eta­pa en Auryn?

Hu­bo mo­men­tos sú­per du­ros, pe­ro ga­nó lo bueno. Yo sue­ño con la vuel­ta del gru­po, pe­ro hay que de­jar tiem­po pa­ra que to­do se en­fríe.

¿Más sue­ños por cum­plir?

Quie­ro ser una es­tre­lla in­ter­na­cio­nal y voy a tra­ba­jar pa­ra ser­lo. Siem­pre in­ten­to pen­sar que soy yo ese uno en­tre un mi­llón (ri­sas). Ahora a ver si me qui­to un po­co la ti­mi­dez, por­que a ve­ces lo con­fun­den con ser an­ti­pá­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.