Via­jes: Halls­tatt

Exis­te en Aus­tria una vi­lla de cuen­to pro­te­gi­da por be­llas mon­ta­ñas al­pi­nas y ba­ña­da por un la­go don­de ha­bi­tan ma­jes­tuo­sos cis­nes

QMD - - ¡QUÉ ME DICES -

Se­gu­ro que al­gu­na vez te has que­da­do em­be­le­sa­da an­te la bu­có­li­ca ima­gen de un pu­ña­do de pin­to­res­cas ca­sas a ori­llas de un la­go, ro­dea­do de mon­ta­ñas, que irrum­pe en tu or­de­na­dor co­mo idí­li­co sal­va­pan­ta­llas. Es­ta pos­tal se ha­ce reali­dad en Aus­tria, a me­dio ca­mino en­tre las ciu­da­des de Salz­bur­go y Graz. Halls­tatt es tan per­fec­to que se ha ga­na­do ser re­co­no­ci­do co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNESCO, con­tar con una re­pro­duc­ción exac­ta en Chi­na y ser in­va­di­do por mi­les de tu­ris­tas que pa­sean por sus ca­lles, en las que es­tá prohi­bi­do el trá­fi­co de co­ches. Piér­de­te tú tam­bién por ellas y sien­te có­mo la ma­gia de es­ta vi­lla al­pi­na te in­va­de por mo­men­tos. Su co­que­ta pla­za del mer­ca­do ro­dea­da de co­lo­ri­das ca­sas con bal­co­nes de ma­de­ra lle­nos de flo­res es una au­tén­ti­ca de­li­cia. Al igual que los pe­que­ños em­bar­ca­de­ros des­de los que aso­mar­se al la­go pa­ra sa­lu­dar a los cis­nes. Sube has­ta la igle­sia ca­tó­li­ca pa­ra des­cu­brir que los ce­men­te­rios tam­bién pue­den te­ner en­can­to, más aún cuan­do mi­ran a un la­go. Otra de las sor­pre­sas de es­te tem­plo es un osa­rio que acu­mu­la crá­neos que da­tan in­clu­so del año 1510. Por si Halls­tatt no tu­vie­ra su­fi­cien­tes ali­cien­tes, tam­bién cuen­ta con una im­pre­sio­nan­te cas­ca­da.

CÓ­MO LLE­GAR: El ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal más cer­cano es el de Salz­bur­go, a ho­ra y me­dia en co­che. Re­cuer­da que des­pués de­bes de­jar el vehícu­lo en las afue­ras.

DÓN­DE DOR­MIR: Pa­ra aho­rrar di­ne­ro te pue­des alo­jar en la ve­ci­na lo­ca­li­dad de Ober­traun. Ade­más, el pa­seo en ferry pa­ra lle­gar a Halls­tatt me­re­ce la pe­na.

DÓN­DE CO­MER: Pro­bar la gas­tro­no­mía aus­tría­ca en la be­llí­si­ma te­rra­za del res­tau­ran­te Braü-Gast­hof, a ori­llas del la­go, es una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble.

NO TE PIER­DAS: Cál­za­te las bo­tas y da un ro­mán­ti­co pa­seo pa­ra su­bir has­ta las cas­ca­das Wald­bachs­trub que se des­pe­ñan a 90 me­tros de al­tu­ra.

Re­co­men­da­do por la re­vis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.