Sex-to sen­ti­do: ¿In­flu­ye el ta­ma­ño del pe­ne en la au­to­es­ti­ma de los hom­bres?

El mi­to so­bre el ta­ma­ño si­gue pre­sen­te. Mu­chos vi­ven con an­gus­tia su se­xua­li­dad por con­si­de­rar pe­que­ño el su­yo

QMD - - ¡QUÉ ME DICES! - Por La­ra He­rre­ro re­vis­taQMD

Los cá­no­nes de be­lle­za es­tan­da­ri­za­dos por el mer­ca­do y la cul­tu­ra no só­lo afec­tan a las mu­je­res. La au­to­es­ti­ma de los va­ro­nes tam­bién se ve per­ju­di­ca­da en es­te sen­ti­do y, con­cre­ta­men­te, en lo re­fe­ri­do al pe­ne. Y es que, a pe­sar de no exis­tir una me­dia con­cre­ta pa­ra in­di­car la re­la­ción en­tre ta­ma­ño y pla­cer, exis­ten mu­chos pre­jui­cios al res­pec­to. Ade­más, las preo­cu­pa­cio­nes de los hom­bres no só­lo se cen­tran en los cen­tí­me­tros en es­ta­do de erec­ción, sino tam­bién en otros as­pec­tos co­mo la rec­ti­tud del pe­ne o la apa­rien­cia de los tes­tícu­los.

El pro­ble­ma sue­le sur­gir a la ho­ra de acu­dir a un en­cuen­tro se­xual. Al­gu­nos hom­bres tie­nen mie­do de fra­ca­sar por el ta­ma­ño de su pe­ne y aca­ban de­po­si­tan­do en és­te to­da la res­pon­sa­bi­li­dad del éxi­to o fra­ca­so de la re­la­ción eró­ti­ca. Es­ta pre­sión pue­de in­clu­so des­en­ca­de­nar en pro­ble­mas de dis­fun­ción eréc­til o en una in­sa­tis­fac­ción con el tiem­po de eya­cu­la­ción.

¿Y ELLAS QUÉ OPINAN? Un gran por­cen­ta­je de mu­je­res de pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les ase­gu­ran que el ta­ma­ño del pe­ne no es lo im­por­tan­te, sino más bien el gro­sor del mis­mo. Tam­bién afir­man que la pe­ne­tra­ción va­gi­nal por sí so­la no les ha­ce al­can­zar un or­gas­mo. Pa­ra ello ne­ce­si­tan la es­ti­mu­la­ción del clí­to­ris. Por lo que qui­zás, si se de­ja­ra de res­pon­sa­bi­li­zar al pe­ne del or­gas­mo fe­me­nino, el ta­ma­ño del mis­mo po­dría de­jar de re­sul­tar tan im­por­tan­te pa­ra mu­chos hom­bres.

MEN­SA­JE EQUI­VO­CA­DO La por­no­gra­fía mains­tream es uno de los mu­chos me­dios que trans­mi­ten una idea equi­vo­ca­da so­bre la re­la­ción en­tre el ta­ma­ño y la sa­tis­fac­ción se­xual. La gran ma­yo­ría de ac­to­res del sec­tor po­seen pe­nes de gran ta­ma­ño que, pa­ra na­da, se co­rres­pon­den con la me­dia po­bla­cio­nal. Es­to, uni­do a la fal­ta de edu­ca­ción se­xual in­te­gral de ca­li­dad, pro­du­ce que la po­bla­ción mas­cu­li­na ado­les­cen­te sea la más vul­ne­ra­ble a la ho­ra de acep­tar el ta­ma­ño de sus ge­ni­ta­les.

Los anun­cios a mo­do de spam so­bre ope­ra­cio­nes y ar­ti­lu­gios pa­ra el alar­ga­mien­to de pe­ne tam­po­co ayu­dan en es­te sen­ti­do, así co­mo los chis­tes ran­cios so­bre la lon­gi­tud del lla­ma­do ‘pa­que­te.

Tam­po­co po­de­mos ol­vi­dar al gru­po de hom­bres que, a pe­sar de te­ner un ta­ma­ño muy por en­ci­ma de la me­dia, no es­tán con­for­mes con su pe­ne. La reali­dad es que mu­chos se en­fren­tan al mis­mo pro­ble­ma a la ho­ra de en- con­trar el ti­po de pre­ser­va­ti­vo que usar o en el mo­men­to de prac­ti­car el coi­to. En nin­gún ca­so, la me­di­da del pe­ne in­flu­ye fi­sio­ló­gi­ca­men­te en el dis­fru­te eró­ti­co.

ZO­NAS ERÓGENAS Es po­si­ble que, si se con­tem­pla­ran zo­nas erógenas más allá de los ge­ni­ta­les, el pe­ne de­ja­ra de ser el cen­tro de aten­ción y, de es­te mo­do, la fi­ja­ción con el mis­mo po­dría aca­bar con la an­sie­dad y an­gus­tia que pro­du­ce a tan­tos va­ro­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.