En­do­me­trio­sis

Con­si­de­rar que es ‘nor­mal’ que due­la la re­gla re­tra­sa el diag­nós­ti­co de es­te pro­ble­ma, lo ha­ce in­vi­si­ble UNA MEZ­CLA DE FAC­TO­RES

QMD - - SUMARIO - Por La­ra He­rre­ro

Mar­zo es el mes de la en­do­me­trio­sis a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Una fe­cha pa­ra reivin­di­car la in­vi­si­bi­li­za­ción de es­ta en­fer­me­dad, así co­mo pa­ra aca­bar con la nor­ma­li­za­ción del do­lor menstrual. Y es que, cuan­do la re­gla due­le, al­go pue­de es­tar su­ce­dien­do.

La en­do­me­trio­sis es una en­fer­me­dad en la que las cé­lu­las que de­be­rían con­cen­trar­se den­tro del úte­ro se im­plan­tan y cre­cen fue­ra de él en for­ma de tu­mor be­nigno. Es­tas cé­lu­las pro­du­cen in­fla­ma­ción y al­te­ra­cio­nes en el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. A lo lar­go de ca­da mens­trua­ción, la mu­jer san­gra a tra­vés de los tu­mo­res im­plan­ta­dos, por ejem­plo en los ova­rios, la ve­ji­ga, el rec­to o el intestino. Se des­co­no­ce la causa exac­ta de la en­do­me­trio­sis, pe­ro Ire­ne Ate­ri­do, se­xó­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en do­lor pél­vi­co y coach de sa­lud se­xual, ase­gu­ra que “es una mez­cla de fac­to­res en­do­cri­nos, hor­mo­na­les, in­mu­no­ló­gi­cos, de tó­xi­cos am­bien­ta­les y de he­ren­cia fa­mi­liar”. Mu­chas mu­je­res con­vi­ven con la en­fer­me­dad du­ran­te años. “Una de ca­da cin­co en­fer­mas no pa­de­ce sín­to­mas, sin em­bar­go una de ca­da cin­co vi­ven con do­lor cró­ni­co”, aña­de Ate­ri­do. En­tre los prin­ci­pa­les sín­to­mas en­con­tra­mos: do­lor menstrual, do­lor pél­vi­co, do­lor du­ran­te el coi­to o con el or­gas­mo, fa­ti­ga, he­mo­rra­gias, do­lor du­ran­te o tras ori­nar y/o de­fe­car, pro­ble­mas de es­te­ri­li­dad...

Aun­que no tie­ne cu­ra, exis­ten di­ver­sos tra­ta­mien­tos pa­ra pa­liar sus sín­to­mas una vez rea­li­za­do el diag­nós­ti­co. A tra­vés de me­dios co­mo la web ‘Me due­le la re­gla’, Ate­ri­do de­nun­cia que “el pro­ble­ma es que, de me­dia, se tar­dan en­tre 9 y 10 años en con­se­guir un diag­nós­ti­co por­que no se atien­de al do­lor fe­me­nino en ge­ne­ral y mu­cho me­nos al do­lor pél­vi­co en par­ti­cu­lar. Es una mez­cla en­tre pre­jui­cios se­xis­tas y fal­ta de for­ma­ción, sen­si­bi­li­za­ción y ac­tua­li­za­ción por par­te de gi­ne­co­lo­gía y aten­ción pri­ma­ria”.

SE­GUI­MIEN­TO DEL PA­CIEN­TE Ya en 2013, el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad pu­bli­có la Guía de aten­ción a las mu­je­res con en­do­me­trio­sis en el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud. Sin em­bar­go, fal­tan me­di­das de pro­tec­ción de la sa­lud de la mu­jer. Por ejem­plo, “la te­ra­pia se­xo­ló­gi­ca de­be­ría ser un tra­ta­mien­to de pri­me­ra lí­nea por­que se es­ti­ma que dos ter­ce­ras par­tes de las en­fer­mas su­fren do­lo­res du­ran­te las re­la­cio­nes se­xua­les”, afir­ma Ate­ri­do.

Por otra par­te, no só­lo es im­por­tan­te un buen diag­nós­ti­co a tiem­po, sino que des­pués es fun­da­men­tal rea­li­zar un se­gui­mien­to de ca­da pa­cien­te. Tal y co­mo in­di­ca la ex­per­ta Ate­ri­do: “El diag­nós­ti­co no es una sen­ten­cia, sino que de­be­ría ser­vir pa­ra po­der ac­ce­der a una se­rie de re­cur­sos de ca­ra a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da, co­mo: die­té­ti­ca y nu­tri­ción, uni­dad del do­lor, plan de cui­da­dos de en­fer­me­ría, fi­sio­te­ra­pia, se­xo­lo­gía, psi­co­lo­gía…”

Los pro­ble­mas de sa­lud fi­sio­ló­gi­ca y psi­co­ló­gi­ca son ra­zo­nes per se co­mo pa­ra to­mar en se­rio es­ta en­fer­me­dad y, so­bre to­do, co­men­zar a tra­ba­jar en el diag­nós­ti­co des­de los pri­me­ros in­di­cios, sin po­ner en duda el tes­ti­mo­nio de las pa­cien­tes.

La te­ra­pia se­xo­ló­gi­ca de­be­ría ser un tra­ta­mien­to de pri­me­ra lí­nea por­que dos ter­ce­ras par­tes de las en­fer­mas su­fren do­lo­res du­ran­te las re­la­cio­nes se­xua­les”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.