La es­ta­fa de los pre­li­mi­na­res

No exis­ten. Son una prác­ti­ca eró­ti­ca co­mo lo es el coi­to. No es al­go que se ha­ce an­tes de...

QMD - - CONTENT - Por Lara He­rre­ro, se­xó­lo­ga @re­vis­taQMD

Pre­li­mi­nar: Dí­ce­se de to­do lo que an­te­ce­de co­mo in­tro­duc­ción a al­go. Pe­ro, ¿có­mo in­tro­duc­ción a qué exac­ta­men­te? Bien, en el te­rre­ro de la eró­ti­ca, los pre­li­mi­na­res se definen co­mo el preám­bu­lo al coi­to, con­ci­bien­do a és­te co­mo la prác­ti­ca que con­vier­te un en­cuen­tro en una “re­la­ción se­xual com­ple­ta”.

Re­du­cir la se­xua­li­dad al coi­to es co­mo re­du­cir la ali­men­ta­ción dia­ria al pan. Pue­de dis­fru­tar­se, pe­ro re­sul­ta una die­ta po­co equi­li­bra­da, por no ha­blar de las per­so­nas in­to­le­ran­tes al glu­ten. Los pre­li­mi­na­res son una es­ta­fa. So­cio­cul­tu­ral­men­te, exis­te una creen­cia erró­nea que con­ci­be co­mo pre­li­mi­nar to­das las prác­ti­cas se­xua­les a ex­cep­ción de la pe­ne­tra­ción. És­tas son, en­tre otras: besos, ca­ri­cias, se­xo oral, mas­tur­ba­ción, to­ca­mien­tos… Es­ta idea otor­ga al coi­to un ca­rác­ter de obli­ga­to­rie­dad que, en oca­sio­nes, ge­ne­ra di­fi­cul­ta­des.

¿QUÉ ES UNA RE­LA­CIÓN SE­XUAL? Es el ca­so de Eduar­do y Amaia, pa­re­ja des­de ha­ce 4 años y me­dio. Am­bos afir­man te­ner pro­ble­mas con el se­xo por­que no lo­gran dis­fru­tar du­ran­te la pe­ne­tra­ción. Sin em­bar­go, Amaia ase­gu­ra al­can­zar or­gas­mos muy pla­cen­te­ros du­ran­te los pre­li­mi­na­res. “Hay ve­ces que no prac­ti­ca­mos el coi­to y, por ejem­plo, rea­li­za­mos se­xo oral, y sí que dis­fru­ta­mos”, aña­de Eduar­do. Por lo tan­to, aun­que am­bos no dis­fru­ten du­ran­te la pe­ne­tra­ción, su vi­da se­xual no pue­de ca­li­fi­car­se co­mo ma­la, pues­to que úni­ca­men­te pre­sen­tan di­fi­cul­ta­des con una prác­ti­ca.

Ana y Lorena son ami­gas y com­pa­ñe­ras de pi­so. Ha­ce unos días, Ana

“Cuan­tas más prác­ti­cas y zo­nas eró­ge­nas se ten­gan en cuen­ta, ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de dis­fru­tar”

lle­vó a un li­gue a ca­sa y, al día si­guien­te, Lorena le pre­gun­tó si por fin ha­bían practicado se­xo. “Has­ta aho­ra no ha­bía­mos man­te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les com­ple­tas. Úni­ca­men­te nos to­cá­ba­mos y be­sá­ba­mos des­nu­dos”, afir­ma Ana. Ella no es la úni­ca que con­si­de­ra que pa­ra que una re­la­ción sea ple­na y com­ple­ta ha de prac­ti­car­se la pe­ne­tra­ción va­gi­nal y que to­do lo de­más son jue­gos pre­vios.

Por su par­te, San­tia­go tie­ne di­fi­cul­ta­des con el tiem­po de eya­cu­la­ción. “Me gus­ta­ría po­der du­rar más pa­ra alar­gar la pe­ne­tra­ción du­ran­te más mi­nu­tos”, ma­ni­fies­ta. Cuan­do su mu­jer le prac­ti­ca se­xo oral o le mas­tur­ba, ase­gu­ra te­ner un ma­yor con­trol eya­cu­la­to­rio y du­rar más tiem­po has­ta al­can­zar el or­gas­mo. Sin em­bar­go, se em­pe­ñan en ter­mi­nar to­dos sus en­cuen­tros con el coi­to, a pe­sar de la frus­tra­ción que le ge­ne­ra. Y es que las ex­pec­ta­ti­vas que se de­po­si­tan en es­ta prác­ti­ca cuan­do se con­si­de­ra que to­do lo de­más son pre­pa­ra­ti­vos pa­ra dis­fru­tar de las mis­mas pue­den pro­du­cir pro­ble­mas.

Cuan­do el ob­je­ti­vo de una re­la­ción se­xual es el coi­to, es pro­ba­ble que se pier­dan en el ca­mino cien­tos de po­si­bi­li­da­des de dis­fru­te. Los pre­li­mi­na­res son una fa­la­cia y, aun­que mu­chos se em­pe­ñen en lo con­tra­rio, no exis­ten. Son, en de­fi­ni­ti­va, prac­ti­cas eró­ti­cas con el mis­mo gra­do de le­gi­ti­mi­dad que el coi­to. En fun­ción de la per­so­na y sus cir­cuns­tan­cias, ha­brá una prác­ti­ca que re­sul­te más pla­cen­te­ra que otra. Pe­ro, lo que es­tá cla­ro es que, cuan­tas más prác­ti­cas y zo­nas eró­ge­nas se ten­gan en cuen­ta, ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de dis­fru­tar exis­ti­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.