Có­mo con­tro­lar la hi­per­ten­sión

Pa­ra im­pul­sar há­bi­tos car­dio­sa­lu­da­bles, el 17 se ce­le­bra el Día Mun­dial de la Hi­per­ten­sión

QMD - - BELLEZA - @ re­vis­taQMD Por Ana Gó­mez Vi­ñas

La ten­sión ar­te­rial al­ta o hi­per­ten­sión cons­ti­tu­ye uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res de ries­go de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), “la ten­sión es la fuerza que ejer­ce la san­gre con­tra las pa­re­des de los va­sos (ar­te­rias) al ser bom­bea­da por el co­ra­zón. Cuan­to más al­ta es la ten­sión, más es­fuer­zo tie­ne que ha­cer el co­ra­zón pa­ra bom­bear”.

¿Có­mo sa­be­mos que te­ne­mos la ten­sión al­ta? La Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Co­ra­zón se­ña­la que la pre­sión ar­te­rial nor­mal pre­sen­ta unos ni­ve­les de ten­sión sis­tó­li­ca en­tre 120 y 129 mm Hg (má­xi­ma) y de ten­sión dias­tó­li­ca, cuan­do el co­ra­zón de re­la­ja, en­tre 80 y 84 mm Hg (mí­ni­ma). Se con­si­de­ra pre­sión

ar­te­rial nor­mal-al­ta cuan­do los ni­ve­les al­can­zan en­tre 130-139 (má­xi­ma); y en­tre 8089 (mí­ni­ma).

Se­gún la FEC, los pa­cien­tes que to­man an­ti­hi­per­ten­si­vos de­ben te­ner en cuen­ta que no hay que de­jar de to­mar la me­di­ca­ción aun­que la pre­sión ar­te­rial se ha­ya nor­ma­li­za­do; que hay que man­te­ner el ho­ra­rio de las pas­ti­llas, cui­dar la die­ta y evi­tar la sal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.