Sex-to sen­ti­do: Tú de iz­quier­das y yo de de­re­chas, ¿po­de­mos in­ten­tar­lo?

Pa­ra que la di­fe­ren­cia ideo­ló­gi­ca no sea un obs­tácu­lo, son ne­ce­sa­rios res­pe­to y em­pa­tía

QMD - - CONTENTS - Por La­ra He­rre­ro, se­xó­lo­ga @re­vis­taQMD

Des­de fue­ra pa­re­ce di­fí­cil que una re­la­ción de pa­re­ja pue­da man­te­ner­se cuan­do los miem­bros que la for­man di­fie­ren en el te­rreno ideo­ló­gi­co. No sa­be­mos si son mu­chas o po­cas las re­la­cio­nes que fun­cio­nan en es­te sen­ti­do, pe­ro lo que es­tá cla­ro es que si lo ha­cen es por­que son ca­pa­ces de acep­tar­se, res­pe­tar­se y em­pa­ti­zar el uno con el otro.

Ade­la y Hu­go son pa­re­ja des­de ha­ce tres años. Ella se de­cla­ra vo­tan­te de la de­re­cha, mien­tras que él afir­ma te­ner una ideo­lo­gía de iz­quier­das. “So­bre to­do al co­mien­zo de la re­la­ción dis­cu­tía­mos mu­cho so­bre po­lí­ti­ca y a ve­ces aca­bá­ba­mos gri­tán­do­nos muy dis­gus­ta­dos. Con el tiem­po apren­di­mos que la ideo­lo­gía no im­por­ta siem­pre que quie­ras y res­pe­tes a la pa­re­ja”, ase­gu­ra Ade­la. Pa­ra Hu­go, uno de los as­pec­tos más di­fí­ci­les a la ho­ra de te­ner una re­la­ción con una per­so­na de ideo­lo­gía po­lí­ti­ca opues­ta es “en­ca­jar en el círcu­lo de amis­ta­des sin caer en pre­jui­cios y en­ca­si­lla­mien­tos”.

El ca­so de Ana es bien di­fe­ren­te. Ha­ce unos me­ses ter­mi­nó su re­la­ción con Ma­ría. “Nues­tras ideas po­lí­ti­cas es­ta­ban muy con­fron­ta­das. Sus va­lo­res ata­ca­ban di­rec­ta­men­te a mis prin­ci­pios y era im­po­si­ble for­mar una re­la­ción tan de­sigual, así que, aun­que fí­si­ca­men­te nos atraía­mos mu­cho, só­lo du­ra­mos dos me­ses. Ella siem­pre ata­ca­ba mi es­ti­lo de vi­da, y

yo no po­día con su fal­ta de em­pa­tía”, afir­ma Ana.

ADAP­TAR­SE A LA OTRA PER­SO­NA

Es por es­to que no es de ex­tra­ñar que, nor­mal­men­te, en los por­ta­les y apli­ca­cio­nes mó­vi­les pa­ra li­gar la ma­yor par­te de los usua­rios y usua­rias de­ci­dan no des­ve­lar su ideo­lo­gía po­lí­ti­ca. Aun­que lo cier­to es que, con el tiem­po, si la pa­re­ja se afian­za, las di­fe­ren­cias sal­drán a la luz.

Al­gu­nas per­so­nas op­tan por dar su bra­zo a tor­cer y adap­tar sus ideas y va­lo­res a los de la pa­re­ja con el fin de no crear nin­gu­na fi­su­ra. Es­to pue­de afec­tar ne­ga­ti­va­men­te no só­lo a la pa­re­ja, sino a ca­da uno de sus miem­bros. Cual­quier re­la­ción ha de fun­cio­nar con la su­fi­cien­te li­ber­tad pa­ra que quien la con­for­me pue­da sen­tir­se uno mis­mo.

Pa­ra Ale­jan­dro exis­te un ma­tiz cla­ro a la ho­ra de de­ter­mi­nar la le­gi­ti­mi­dad de un idi­lio con ideo­lo­gías opues­tas: el ti­po de re­la­ción que se es­ta­ble­ce. Ar­gu­men­ta que “la co­sa pue­de fun­cio­nar si es un li­gue es­po­rá­di­co, pe­ro si es de lar­ga du­ra­ción van a sur­gir pro­ble­mas”. Ale­jan­dro ha man­te­ni­do re­la­cio­nes eró­ti­cas con mu­je­res de ideo­lo­gía di­fe­ren­te a la su­ya sin nin­gún pro­ble­ma, pe­ro afir­ma que uno de los re­qui­si­tos que bus­ca pa­ra for­ma­li­zar una re­la­ción es la afi­ni­dad po­lí­ti­ca y re­li­gio­sa.

PRO­PI­CIAR EL DIÁ­LO­GO

Tan­to si eres de los que pien­sa que los po­los opues­tos se atraen o de los creen que se re­pe­len, al fin al ca­bo se tra­ta de man­te­ner re­la­cio­nes sa­nas, en las que go­bier­ne el res­pe­to mu­tuo y la dis­po­si­ción de un es­pa­cio pro­pio; así co­mo aqué­llas ca­pa­ces de crear un am­bien­te pro­pi­cio pa­ra el diá­lo­go y el bie­nes­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.