Pe­dro Oli­va, de ‘GH 4’: “He­mos ro­to, pe­ro In­ma siem­pre se­rá mi fa­mi­lia”

La pa­re­ja más que­ri­da de ‘GH 4’ ha pues­to fin a su ma­tri­mo­nio, tras 17 años de re­la­ción. Se les ha ro­to el amor, pe­ro que­da el ca­ri­ño. “Nun­ca ol­vi­da­ré los años de fe­li­ci­dad que me ha da­do”, nos di­ce él

QMD - - VISTO Y NO VISTO - re­vis­taQMD

Par­ti­ci­par en ‘ Gran Her­mano’, en el año 2003, les cam­bió la vi­da pa­ra siem­pre. In­ma Ro­drí­guez y Pe­dro Oli­va no só­lo sa­lie­ron enamo­ra­dos del con­cur­so sino que en 2006 tu­vie­ron a su hi­ja, Pao­la, que hoy con 13 años es el mo­tor que mar­ca sus vi­das. Pe­ro des­gra­cia­da­men­te, tras 17 años de re­la­ción, la pa­re­ja ha de­ci­di­do de­cir­se adiós. Al pa­re­cer el des­gas­te ha da­do al tras­te con aque­lla his­to­ria de amor que no só­lo les con­quis­tó a ellos sino a mi­llo­nes de te- les­pec­ta­do­res. QMD! ha que­ri­do ha­blar con Pe­dro pa­ra que nos con­ta­rá en pri­me­ra per­so­na lo que les ha­bía pa­sa­do. Y él, tan ama­ble co­mo siem­pre, nos ha con­tes­ta­do.

Pe­dro, es­ta­mos sor­pren­di­dí­si­mos, ¿qué ha pa­sa­do en­tre In­ma y tú? ¿Por qué os se­pa­ráis?

To­das las re­la­cio­nes se des­gas­tan. No­so­tros lle­va­mos 17 años, bueno, los dos úl­ti­mos no por­que ya ca­da uno dor­mía­mos en nues­tro dor­mi­to­rio. Pe­ro ya he­mos lle­ga­do a un acuer­do de se­pa­rar­nos. Eso sí, de mu­tuo acuer­do, con el mis­mo abo­ga­do y to­do. No nos va­mos a di­vor­ciar. Yo no ten­go nin­gu­na in­ten­ción de em­pe­zar na­da nue­vo.

Pe­ro In­ma sí tie­ne otra pa­re­ja, ¿no?

Bueno ella lle­va unos me­ses con otra per­so­na. ¿Y eso có­mo lo lle­vas tú? Si esa re­la­ción hu­bie­ra sur­gi­do lle­ván­do­nos no­so­tros bien, se­ría una in­fi­de­li­dad en to­da re­gla, pe­ro co­mo In­ma y yo ya ha­bía­mos ha­bla­do… Ella vino el ve­rano pa­sa­do de va­ca­cio­nes y me plan­teó ha­cer ca­da uno su vi­da aun­que es­tu­vié­ra­mos vi­vien­do aún ba­jo el mis­mo te­cho.

Se mu­da­rá en ve­rano

¿Pe­ro por qué no os ha­béis se­pa­ra­do an­tes?

Han ha­bi­do cir­cuns­tan­cias ma­las en nues­tro en­torno; la muer­te de mi cu­ña­do, el pa­dre de In­ma…que lo han re­tra­sa­do. Así que yo, cuan­do ella me plan­teó ha­cer ca­da uno nues­tra vi­da, le di­je que yo pre­fe­ría es­pe­rar has­ta que tu­vié­ra­mos to­do por lo le­gal, pe­ro al mis­mo tiem­po le di­je que no iba a ser yo quien le qui­ta­ra tiem­po pa­ra vi­vir por­que hoy es­tás y ma­ña­na no. Así que le pe­dí que obra­ra es­cu­chan­do a su co­ra­zón y que hi­cie­ra lo que fue­se, pe­ro con dis­cre­ción. Ya sa­bes que aquí en Za­ra­go­za nos co­no­ce to­do el mun­do… Ya ima­gino… Y así su­ce­dió. En cuan­to In­ma em­pe­zó a sa­lir con al­guien, te­nía yo más in­for­ma­ción que ella. (Ri­sas). ¿Le co­no­ces? ¿Te gus­ta? No es a mí a quien le tie­ne que gus­tar pe­ro sé que es un hom­bre hon­ra­do y tra­ba­ja­dor.

¿ Y tú en es­te tiem­po no has co­no­ci­do a na­die?

Yo tam­bién he si­do li­bre de sa­lir, pe­ro no lo he he­cho, pe­ro por­que tam­po­co me lo ha pe­di­do el cuer­po. Me he que­da­do en ca­sa con nues­tra hi­ja y con mi ma­dre, que vi­ve con no­so­tros. Pe­ro en­tien­do que si In­ma ha sen­ti­do ese clic que ha­ce fal­ta con esa per­so­na… No se­ré el que va­ya a ma­tar esa ilu­sión…

Ella ha di­cho que no cie­rra las puer­tas a una re­con­ci­lia­ción vues­tra…

Ah, pues eso no. Igual que no­so­tros no so­mos ya pa­re­ja pe­ro siem­pre se­re­mos fa­mi­lia por­que te­ne­mos una hi­ja, una vez que ha ha­bi­do otra pa­re­ja, no me plan­teo vol­ver a em­pe­zar.

En­ton­ces por ti es im­po­si­ble la re­con­ci­lia­ción

No es­toy ce­rra­do pe­ro soy cohe­ren­te. Si ten­go una his­to­ria de amor con otra chi­ca no se me ocu­rri­ría de­cir: Oye, me ha sa­li­do mal, ¿po­de­mos re­vi­sar lo nues­tro? Igual que te di­go que si In­ma si­gue sien­do cohe­ren­te con­mi­go, en mí va a te­ner un apo­yo to­da la vi­da, las du­das con res­pec­to a nues­tra re­la­ción no pue­den exis­tir: es­tá aca­ba­ba. Pe­ro co­mo te he di­cho an­tes, ella va a ser mi fa­mi­lia siem­pre. Eso di­ce mu­cho de ti. Es que va­mos a ver una co­sa; Que In­ma aho­ra es­té con otra per­so­na y que ha­ya­mos te­ni­do dos años ma­los no bo­rra el año y me­dio de no­vios que tu­vi­mos y los tre­ce años que he­mos es­ta­do ca­sa­dos. He­mos si­do muy fe­li­ces. Lo que nos be­sá­ba­mos, los ra­tos bue­ní­si­mos que he­mos te­ni­do, los que ha­béis vis­to y los que no… No sa­bes la de gen­te que pa­sa por la vi­da y no ha ex­pe­ri­men­ta­do la fe­li­ci­dad que yo he ex­pe­ri­men­ta­do con ella… Con eso me que­do.

In­ma y Pe­dro se co­no­cie­ron mien­tras par­ti­ci­pa­ban en ‘GH’ en 2003 y du­ran­te es­tos años, el ma­ño di­ce que han si­do sú­per fe­li­ces.

Ha­cía­nun ‘Gra­ne­qui­po’

Yo me que­do con mis ove­jas y tan fe­liz Al po­co tiem­po de sa­lir del con­cur­so, In­ma de­jó su pue­blo, Benalup, en Cá­diz y se ins­ta­ló en Za­ra­go­za con Pe­dro. Él le in­cul­có su amor por las ove­jas. Pues és­ta pa´mí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.