Est­her Arro­yo quie­re vol­ver a tra­ba­jar

Miss Es­pa­ña 1990 nos re­la­ta la ba­ta­lla que si­gue li­bran­do des­de que ha­ce diez años tu­vo un te­rri­ble ac­ci­den­te de trá­fi­co

QMD - - VISTO Y NO VISTO - @ re­vis­taQMD

Ha­ce más de diez años, Est­her Arro­yo tu­vo un ac­ci­den­te de trá­fi­co que le cam­bió la vi­da y en el que mu­rió un ín­ti­mo ami­go su­yo. Des­de en­ton­ces, Miss Es­pa­ña 1990 ha lu­cha­do pa­ra se­guir ade­lan­te y ha es­ta­do apartada de los fo­cos. Aho­ra quie­re vol­ver a te­le­vi­sión co­mo nos con­tó en la pre­sen­ta­ción del Co­mi­té pa­ra una Vi­da Sin Do­lor, de Kern Phar­ma, del que es miem­bro.

¿ Qué sig­ni­fi­ca es­tar pa­ra ti en es­te Co­mi­té del Do­lor?

Te iba a de­cir que es un ho­nor, pe­ro real­men­te es una pu­tada por­que sig­ni­fi­ca que lo he su­fri­do y lo su­fro. Pe­ro es una ma­ne­ra de ayu­dar por­que no es lo mis­mo el pu­to de vis­ta de los mé­di­cos que a ni­vel per­so­nal. Es una gue­rra que tie­nes que ba­ta­llar y pe­dir ayu­da. No pue­des ti­rar la toa­lla.

¿En tu ca­so?

Yo soy muy gue­rre­ra, yo he re­cu­rri­do has­ta curanderos, por­que me han lle­ga­do a po­ner unas cam­pa­ni­tas en la ca­be­za. Yo me he de­ja­do ha­cer lo que fue­ra. A mí lo que me ha qui­ta­do el 80 por cien­to del do­lor ha si­do una anes­te­sia (Pro­caí­na) que tra­ta las ci­ca­tri­ces.

Pe­ro du­ran­te es­tos años siem­pre te he­mos vis­to con una son­ri­sa.

Por­que la pro­ce­sión va por den­tro. Aho­ra es­toy bien y más des­de ha­ce cin­co me­ses con el tra­ta­mien­to. A mí las ci­ca­tri­ces me ro­za­ban con el ner­vio y el do­lor era te­rri­ble. Ten en cuen­ta que yo ten­go la pier­na co­mo la no­via de Fran­kens­tein. Cuan­do mis ami­gos me ve­nían a ver al hos­pi­tal les de­cía: “Aquí es­toy con to­do el Le­roy Mer­lín pues­to”. Y les arran­ca­ba la ri­sa.

Di­ces que con es­te nue­vo tra­ta­mien­to es­tás em­pe­zan­do a vi­vir, ¿y el tra­ba­jo?

Quie­ro vol­ver a la te­le. Ya me sien­to ca­pa­ci­ta­da.

¿Tus hi­jos Fran y Ain­hoa có­mo han vi­vi­do es­te pro­ce­so?

La ni­ña era muy pe­que­ña y se lo tu­vi­mos que ta­par to­do. Y el ni­ño coin­ci­dió que le ha­bía­mos man­da­do a es­tu­diar a In­gla­te­rra y siem­pre ha si­do muy ma­du­ro. Le pi­lló con 16 años y yo no me lo qui­se traer por­que era una de­ci­sión su­ya es­tu­diar allí.

¿Qué ha es­tu­dia­do?

Ani­ma­ción 3D y lo ha sa­ca­do con muy bue­nas no­tas. Ten­go unos hi­jos que son una glo­ria ben­di­ta.

Tie­nes 51 años, ¿por co­que­te­ría no te qui­tas ni uno?

¡Qué va! No me qui­to ni uno.

Y 29 años que fuis­te ele­gi­da Miss Es­pa­ña.

¡ Có­mo pa­sa el tiem­po y lo bien que lo he vi­vi­do!

¿A la ni­ña la ani­mas a que si­ga tu ca­mino?

Yo la animo a que ha­ga lo que le dé la ga­na. A ella le en­can­ta el tea­tro. Ade­más, es de Cá­diz, pe­ro me ha­bla en in­glés. Ha ido a un co­le­gio in­glés des­de pe­que­ña y has­ta pien­sa en in­glés.

“Con es­te nue­vo tra­ta­mien­to, ya me sien­to ca­pa­ci­ta­da pa­ra vol­ver a tra­ba­jar en la te­le”

Ten­go 51 años y si­go es­tan­do es­tu­pen­da de la muer­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.