Nuria Ma­rín: “Es­toy más bue­na aho­ra”

Ado­ra ha­cer de­por­te, es­tá co­nec­ta­da a la ac­tua­li­dad del co­ra­zón ca­si 24 h y no sien­te que va­ya ca­mino de los 40. Así es la pre­sen­ta­do­ra de ‘Ca­za­ma­ri­po­sas’: un to­rren­te de ener­gía

QMD - - VISTO Y NO VISTO - @ re­vis­taQMD

Pa­so a pa­so, sin ha­cer rui­do. Así es co­mo la ca­ta­la­na ha lo­gra­do con­so­li­dar­se en la pa­rri­lla te­le­vi­si­va co­mo pre­sen­ta­do­ra, jun­to a Nan­do Es­cri­bano, de la do­ble ra­ción dia­ria de ‘ Ca­za­ma­ri­po­sas’. Su des­par­pa­jo, buen­ro­llis­mo y do­mi­nio del me­dio au­dio­vi­sual son sus prin­ci­pa­les ba­zas. Nos la lle­va­mos al ba­rrio de Po­ble Nou, en Bar­ce­lo­na, cer­ca de don­de tra­ba­ja y re­si­de, y la ves­ti­mos con re­fe­ren­cias al tro­pi­ca­lis­mo ver­de, ten­den­cia de es­ta tem­po­ra­da. ¡Gua­pí­si­ma! Ha­ce dos años te entrevista­mos, pe­ro aho­ra tu vi­da ha cam­bia­do mu­chí­si­mo. Sim­ple­men­te me he da­do cuen­ta de que no pa­sa na­da por cum­plir años. Te­nía la ma­la creen­cia de que perdería op­cio­nes de tra­ba­jo por­que me ve­rían de­ma­sia­do ma­yor, pe­ro me he da­do cuen­ta de que no es así, de que aho­ra he ga­na­do ex­pe­rien­cia. ¿Cuán­tas ho­ras tra­ba­jas? An­tes era una lo­cu­ra por­que tam­bién era di­rec­to­ra. Aho­ra ya no ejer­zo co­mo tal y eso me per­mi­te en­trar a tra­ba­jar a las 13 h. Pe­ro es­toy siem­pre co­nec­ta­da a la ac­tua­li­dad del co­ra­zón. ¿24 ho­ras al día? De al­gu­na ma­ne­ra, sí. Ten­go un vi­cio se­cre­to: los do­min­gos por la ma­ña­na me pon

go el ‘ De­lu­xe’ en la ta­blet y es co­mo un pla­cer enor­me. Mien­tras pre­pa­ro los tup­pers con la co­mi­da de la se­ma­na, apro­ve­cho pa­ra po­ner­me al día. ¡Me en­can­ta!

Tu ma­tri­mo­nio te­le­vi­si­vo con Nan­do si­gue inal­te­ra­ble. ¿Cuál es la cla­ve?

La au­sen­cia de se­xo en­tre am­bos ( ri­sas). Nos en­ten­de­mos muy bien por­que nos equi­li­bra­mos. Él es tran­qui­lo y yo soy ob­se­si­va. ¿ Vol­ve­rás a pre­sen­tar ‘Sál­va­me’ es­te ve­rano?

Pre­fie­ro no pre­gun­tar pa­ra no es­cu­char la po­si­bi­li­dad de que me pue­dan de­cir que no (ri­sas). Ellos sa­ben que es­toy dis­po­ni­ble y me en­can­ta­ría, pe­ro no de­pen­de de mí. A es­pe­rar, ¿no? Yo soy co­mo una pie­za de re­pues­to que es­tá dis­po­ni­ble cuan­do me ne­ce­si­ten. Me voy en­gra­san­do pa­ra es­tar lis­ta cuan­do ha­ya que co­lo­car­la.

“Ten­go un vi­cio se­cre­to: los do­min­gos por la ma­ña­na me pon­go el De­lu­xe en la ta­blet y es co­mo un pla­cer enor­me”

“Yo soy co­mo una pie­za de re­pues­to que es­tá dis­po­ni­ble cuan­do me ne­ce­si­ten”

¿ Qué apren­dis­te de esa eta­pa ve­ra­nie­ga?

El equi­po de co­la­bo­ra­do­res me aco­gió tan bien, que to­do re­sul­tó muy fá­cil. Me co­no­cen y han te­ni­do muy en cuen­ta que yo em­pe­cé des­de aba­jo. Sa­ben que no me han re­ga­la­do na­da.

¿Cuál crees que va a ser el pun­to in­for­ma­ti­vo de los pró­xi­mos me­ses?

Por un la­do, la boda de Be­lén Es­te­ban, en ju­nio. Ade­más, nos pi­lla en ese mo­men­to del ini­cio del ve­rano en que la ac­tua­li­dad in­for­ma­ti­va de­cae un po­co. Y por otro la­do, sin du­da, la re­la­ción en­tre Al­bert Ri­ve­ra y Ma­lú.

¿Qué opi­nión te me­re­ce?

Cuan­do el mun­do del co­ra­zón y de la po­lí­ti­ca con­ver­gen soy muy fe­liz. Y pa­re­ce que és­te es el ca­so. Me cons­ta de muy bue­na fuen­te que los dipu­tados son muy co­ti­llas. Me en­can­ta­ría sa­ber de qué se ha­bla en los la­va­bos del Con­gre­so.

¿Qué les di­rías a aque­llos que ba­na­li­zan el mun­do del co­ra­zón?

Hay gen­te que se ha pa­sa­do el día tra­ba­jan­do en una fá­bri­ca o en una pes­ca­de­ría y al lle­gar a ca­sa quie­re que le en­tre­ten­gan, sin más. Ahí es­ta­mos no­so­tros. Cum­pli­mos una gran fun­ción. ¡Vi­va la pren­sa del co­ra­zón!

¿Qué co­la­bo­ra­dor trae­rías a ‘Ca­za­ma­ri­po­sas’?

Yle­nia me fas­ci­na, pe­ro tam­bién Mi­riam Saa­ve­dra. Me en­can­ta su ro­llo des­qui­cian­te, es muy pa­re­ci­do al mío (ri­sas).

¿ Qué per­so­na­jes te dan pe­re­za?

Aque­llos que no sa­be­mos muy bien por qué es­tán ahí, que no han he­cho na­da en sus vi­das. Y me dan pe­re­za esos ac­to­res

“Ad­mi­ro a Jor­ge Ja­vier. Es lis­to, ra­pi­do y cul­to”

y ac­tri­ces so­sos que no dan jue­go. Y, por su­pues­to, al­gu­nos “hi­jos de”.

¿Cuán­tas ho­ras de te­le­vi­sión ves al día pa­ra es­tar in­for­ma­da?

Al­re­de­dor de cua­tro ho­ras dia­rias. Por las ma­ña­nas re­vi­so “Sál­va­me” y al­go de Ana Rosa, a la que ad­mi­ro. Y por la no­che cual­quier pro­gra­ma de la ca­de­na re­la­cio­na­do con mi tra­ba­jo.

¿A qué pro­fe­sio­nal de la pe­que­ña pan­ta­lla ad­mi­ras?

A Jor­ge Ja­vier. Es lis­to, rá­pi­do de men­te, cul­to y lle­ga a to­do el mun­do. Es un co­mu­ni­ca­dor ex­ce­len­te que no tie­ne pe­los en la len­gua. Ad­mi­ro que se po­si­cio­ne po­lí­ti­ca­men­te sin que le im­por­te que pue­da te­ner con­se­cuen­cias.

Lle­vas 18 años con tu chi­co, Juan­lu de Pao­lis. ¿Cuál es la re­ce­ta de la du­ra­bi­li­dad?

Soy una pé­si­ma discutidor­a y no me gus­ta na­da pelearme, y dos no se pe­lean si uno no quie­re. A ve­ces se en­fa­da por­que no en­tro en la dis­cu­sión (ri­sas).

¿Si­gues sien­do tan de­por­tis­ta co­mo an­tes?

Por su­pues­to: si­go en­tre­nán­do­me pa­ra la Spar­tan Ra­ce y he aña­di­do el cross­fit a mis en­tre­na­mien­tos. Tra­to de en­tre­nar al me­nos tres ve­ces a la se­ma­na. Y voy siem­pre en bi­ci al tra­ba­jo.

Tie­nes un ni­vel ca­si de pro­fe­sio­nal…

Pues la ver­dad es que el fin de se­ma­na au­men­to el ni­vel: en­treno más tiem­po, e in­clu­so me voy a sal­tar mu­ros por las ca­lles.

Di­jis­te que te que­rías ope­rar de las car­tu­che­ras…

Ten­go muy po­ca gra­sa en el cuer­po pe­ro la ten­go to­da en las car­tu­che­ras. Me que­ría ha­cer una li­po­suc­ción y lo con­té en las re­des, pe­ro la gen­te me di­jo que no lo hi­cie­ra ni lo­ca.

O sea que…

Que es­toy ha­cien­do tra­ta­mien­tos al­ter­na­ti­vos por­que en el fon­do me da mie­do la li­po­suc­ción.

“Me que­ría ha­cer una li­po­suc­ción, pe­ro la gen­te me di­jo que no lo hi­cie­ra. Aho­ra es­toy con tra­ta­mien­tos al­ter­na­ti­vos”

“No soy cons­cien­te de la edad. Ten­go una vi­ta­li­dad im­pre­sio­nan­te”

¿Has oí­do la lla­ma­da de la ma­ter­ni­dad?

Me ago­bia mu­cho el te­ma de la ma­ter­ni­dad. Sé que el tic tac es­tá ahí y ten­dré que to­mar al­gu­na de­ci­sión. Sin­ce­ra­men­te no creo que tar­de de­ma­sia­do. Y en­ton­ces apro­ve­cha­ré y ya de pa­so me ope­ra­ré de las car­tu­che­ras (ri­sas).

Vas ca­mino de los 40, ¿có­mo lo lle­vas?

No soy cons­cien­te de esa edad por­que me no­to con una vi­ta­li­dad im­pre­sio­nan­te. Me sien­to jo­ven y más es­tu­pen­da que nun­ca. Es­toy más bue­na que cuan­do te­nía 25 años, eso es una reali­dad.

Nuria, con blu­sa de Echo 77, 80 €; ba­ña­dor de Ri­ta Row, 107 €; fal­da de Echo 77, 100 €; pa­ñue­lo de Mat­ter Mat­ters, 150 €; san­da­lias de Pu­ra Ló­pez, 260 €, y pen­dien­tes de H&M, 7,99 €. Co­nec­ta­da al co­ra­zón 24/7

Soy una mu­jer de lo más sal­va­je Con top de Es­sen­tiel Ant­werp, 125 €; pan­ta­lón de Guess jeans, 99,90€; bol­so de Mat­ter Mat­ters, 468 €, y san­da­lias de Pu­ra Ló­pez, 260 €

Con som­bre­ro Vin­ta­ge, 35 €; pen­dien­tes de Da­niel Es­pi­no­sa, 130 €; blu­sa de Lo­la Ca­sa­de­munt, 84,95 €; pan­ta­lón de Lo­la Ca­sa­de­munt, 116,95 €, y san­da­lias de Chie Miha­ra, 250 €.

Oye, pues te­ne­mos una op­ción co­mo mo­de­los… Nuria, en la es­ca­le­ra, con un ves­ti­do de Ve­neno en la Piel, 199 €.

Muy gua­pa, con trench de Liu•Jo, 296 €; top de Yer­se c.p.v.; pan­ta­lón de Es­prit, c.p.v.; za­pa­tos de Pu­ra Ló­pez, c.p.v.; bol­so de te­la de Ri­ta Row 87 €; pen­dien­tes, 49 €, y col­gan­te, 44 €, de Mat­ter Mat­ters; y co­le­te­ro de Ri­ta Row, 6 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.