Sex-to sen­ti­do: BDSM

Al­gu­nos ven abu­rri­do el se­xo con­ven­cio­nal. No de­be­ría­mos juz­gar a quien op­ta por ex­pe­ri­men­tar

QMD - - VISTO Y NO VISTO - Por La­ra He­rre­ro, se­xó­lo­ga

El bon­da­ge, la dis­ci­pli­na, la do­mi­na­ción, la su­mi­sión, el sa­dis­mo y el ma­so­quis­mo son prác­ti­cas se­xua­les po­co nor­ma­li­za­das. Es lo que en con­jun­to se co­no­ce co­mo BDSM y hoy va­mos a des­ve­lar al­gu­nas de las cu­rio­si­da­des de es­ta for­ma de man­te­ner re­la­cio­nes.

A pe­sar de vi­vir en una épo­ca en la que te­ne­mos más ac­ce­so a la in­for­ma­ción que nun­ca, con­ti­núan exis­tien­do mu­chos pre­jui­cios con se­gún qué for­mas de en­ten­der y vi­vir las se­xua­li­da­des. La sex­blog­ger Ber­ni­ce lo tie­ne cla­ro: “No es que el BDSM es­té no nor­ma­li­za­do, es que exis­te mu­cha des­in­for­ma­ción, co­mo en otras prác­ti­cas no nor­ma­ti­vas. Es una ten­den­cia eró­ti­ca más, la lla­ma­da eró­ti­ca del po­der, don­de unos asu­men el rol de ce­der y otros do­mi­nan.”

‘50 SOM­BRAS DE GREY’

“En­tre los mi­tos, el del ma­chis­mo y con­si­de­rar es­tas prác­ti­cas vio­len­tas o de­ni­gran­tes”

Nos gus­te o no, la pe­lí­cu­la ‘50 Som­bras de Grey’ ha mar­ca­do un an­tes y un des­pués en la vi­si­bi­li­za­ción de es­tas prác­ti­cas (aun­que bue­na parte fue­ra fic­ción). Con el film, mu­chas per­so­nas (so­bre to­do mu­je­res) co­men­za­ron a in­tere­sar­se por re­la­cio­nes de do­mi­na­ción y otros en­cuen­tros más allá de la pos­tu­ra del mi­sio­ne­ro. De he­cho, la ven­ta de ju­gue­te­ría eró­ti­ca re­la­cio­na­da con el BDSM se dis­pa­ró con pro­duc­tos co­mo fus­tas, lá­ti­gos, es­po­sas o cuer­das de se­da.

Pe­ro, en mu­chas oca­sio­nes, las prác­ti­cas se idea­li­za­ron y ma­lin­ter­pre­ta­ron. An­tes de ini­ciar­se en el BDSM es im­por­tan­te sa­ber có­mo fun­cio­na. “Hay que co­no­cer a per­so­nas reales, es­ta­ble­cer con­tac­tos ca­ra a ca­ra en los que po­der so­lu­cio­nar las du­das de ma­ne­ra cohe­ren­te. Un buen re­cur­so son los lla­ma­dos ‘munch’. Se tra­ta de que­da­das in­for­ma­les pa­ra to­mar al­go con más gen­te con los mis­mos gus­tos”, ex­pli­ca Ber­ni­ce.

PAC­TAR LOS LÍ­MI­TES

Otro as­pec­to im­por­tan­te es sa­ber has­ta dón­de es­ta­mos dis­pues­tos a lle­gar y po­ner­lo en prác­ti­ca con la(s) pa­re­ja(s) a tra­vés de acuer­dos. “Los lí­mi­tes son pac­ta­dos en ca­da re­la­ción, na­die ha­ce al­go que no desea ha­cer, to­dos te­ne­mos fantasías y en el BDSM se pac­ta có­mo lle­var­las a ca­bo”, aña­de la ex­per­ta.

En­tre los mi­tos que ro­dean al BDSM exis­ten dos que des­ta­can por en­ci­ma del res­to. El pri­me­ro es el que co­lo­ca erró­nea­men­te al hom­bre co­mo su­je­to do­mi­nan­te y a la mu­jer co­mo ob­je­to de su­mi­sión. La sex­blog­ger ase­gu­ra que “las mu­je­res do­mi­nan­tes exis­ten y son mu­chas, al igual que los hom­bres que asu­men el rol de su­mi­sos. En es­te sen­ti­do, no po­de­mos ha­blar de ma­chis­mo, sino del in­ter­cam­bio de po­der en ro­les, en el jue­go… Pue­des ser fe­mi­nis­ta sien­do su­mi­sa en el se­xo”, sen­ten­cia Ber­ni­ce. Y el se­gun­do gran mi­to es con­si­de­rar las prác­ti­cas de BDSM co­mo vio­len­tas y de­ni­gran­tes cuan­do son ac­tos con­sen­sua­dos, nor­mal­men­te se­gu­ros y res­pon­sa­bles.

En de­fi­ni­ti­va, es fun­da­men­tal acep­tar y nor­ma­li­zar la di­ver­si­dad eró­ti­ca pa­ra que to­das las per­so­nas pue­dan dis­fru­tar de una se­xua­li­dad ple­na. Co­mo con­clu­ye Ber­ni­ce, “de­be­ría en­ten­der­se que la ma­ne­ra de bus­car el pla­cer de ca­da cual de­be de ser res­pe­ta­do. No to­dos se sien­ten có­mo­dos con un se­xo con­ven­cio­nal e in­clu­so lo en­cuen­tran abu­rri­do. Ex­pe­ri­men­tar es una op­ción li­be­ra­do­ra y ca­da cual de­be­ría ha­cer­lo sin ser juz­ga­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.