Ain­hoa Arte­ta: “No fue só­lo vio­lar­me, ca­si me ma­ta”

La so­prano fue asal­ta­da cuan­do te­nía 25 años en las ca­lles de Nue­va York, ciu­dad en la que es­tu­dia­ba

QMD - - CONTENTS -

La Po­li­cía me di­jo que si no me ha­bían ma­ta­do po­día es­tar con­ten­ta”. Así fi­na­li­za Ain­hoa Arte­ta el re­la­to del mo­men­to más trau­má­ti­co de su vi­da, que por suer­te pue­de con­tar, pe­ro que ha mar­ca­do su exis­ten­cia du­ran­te mu­cho tiem­po y que le pro­vo­có un tre­men­do trau­ma. Se lo con­fe­só a Isa­bel Ge­mio en el pro­gra­ma ‘Re­tra­tos con Al­ma’, de TVE. Aún con­mo­cio­na­da por el re­cuer­do, na­rró su te­rri­ble his­to­ria cuan­do a prin­ci­pios de los 90, con 25 años, fue víc­ti­ma de una vio­la­ción en Nue­va York: “Tu­ve un epi­so­dio muy fuer­te en mi vi­da que me mar­có mu­chí­si­mo. Ca­si me matan. No só­lo fue vio­lar­me, sino que ca­si me ma­ta esa per­so­na”, re­pi­te.

Una vi­da mar­ca­da

La ar­tis­ta lo re­cuer­da así: “Des­pués de pa­sar un tiem­po for­mán­do­me en Italia me ins­ta­lé en Nue­va York pa­ra es­tu­diar en el Ac­tor’s Stu­dio. Com­pa­gi­na­ba los es­tu­dios con un tra­ba­jo cui­dan­do a una fa­mi­lia y a unos ni­ños. En aquel mo­men­to, vi­vía en una zo­na que de día era el mer­ca­do de la car­ne y de no­che es­ta­ba lleno de pros­ti­tu­tas, pro­xe­ne­tas y dro­gas… Ha­bía un sub­mun­do tre­men­do. Su­ce­dió el mis­mo día que con­se­guí mi pri­mer tra­ba­jo en una ópe­ra. Vol­vía a ca­sa muy tar­de con la par­ti­tu­ra de ‘Clo­rin­da’ de­ba­jo del bra­zo, que me te­nía que apren­der en cua­tro días por­que la te­nía que in­ter­pre­tar en

Palm Beach”, re­cuer­da. “Me ocu­rre es­ta si­tua­ción y al día si­guien­te no te­nía tiem­po ni pa­ra ha­cer due­lo ni pa­ra pen­sar en lo que me ha­bía pa­sa­do”, aña­de a su escalofria­nte re­la­to. Ain­hoa ase­gu­ra que es­ta vio­la­ción mar­có su vi­da pa­ra siem­pre: “No era ca­paz de ca­mi­nar tran­qui­la o de que la gen­te se me acer­ca­se. Es al­go que te de­ja mar­ca­do to­da tu vi­da. Cuan­do al­guien se me acer­ca­ba, só­lo por el me­ro he­cho de acer­car­se, un acer­ca­mien­to se­xual por­que le gus­ta­ba o por lo que fue­ra, era la co­sa que más me po­día re­pug­nar, con lo cual lo he re­cha­za­do de ma­ne­ra muy con­tun­den­te y has­ta con ma­la edu­ca­ción”. Por for­tu­na, Ain­hoa pu­do con­ti­nuar con su vi­da y, ac­tual­men­te, con 54 años es fe­liz jun­to a su ter­cer ma­ri­do, Ma­tías Urrea, con quien se ca­só el pa­sa­do 22 de ju­nio en el Puer­to de Santa Ma­ría, Cá­diz, tras tres años de re­la­ción.

Ain­hoa es la pri­me­ra vez que ha­bla del te­rri­ble asal­to que su­frió a prin­ci­pios de los años 90.

SIN LU­NA DE MIEL El pa­sa­do 23 de ju­nio, fue uno de los días más fe­li­ces pa­ra Ain­hoa. Se ca­só por cuar­ta vez con el ma­rino Ma­tías Urrea en El Puer­to de Santa Ma­ría, Cá­diz. La pa­re­ja se ha que­da­do sin lu­na de miel por tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.