Via­jes: Du­brov­nik

Es­ta jo­ya escondida en­tre mu­ra­llas me­die­va­les, en el sur de Croa­cia, es lo más ‘ins­ta­gramea­ble’ de la Cos­ta Dál­ma­ta

QMD - - CONTENTS - Coor­di­na­do por Lo­re­na Bra­vo

Ba­ña­da por el Adriá­ti­co y ro­dea­da de unas pla­yas de las que no que­rrás sa­lir, es­ta ciu­dad croa­ta es co­no­ci­da co­mo ‘La Ate­nas Dál­ma­ta’ y ‘La jo­ya del Adriá­ti­co’. Ojo, si eres fan de ‘Jue­go de Tro­nos’, se­gu­ra­men­te te sue­ne más co­mo Des­em­bar­co del Rey.

¿Có­mo en­trar en la ciu­dad amu­ra­lla­da? Bus­ca la Puer­ta de Pi­le y atra­vie­sa su puen­te de pie­dra has­ta lle­gar a Stra­dun, la ca­lle prin­ci­pal de Du­brov­nik. Allí te to­pa­rás con el Mo­nas­te­rio de San­to Do­min­go y la Fuen­te de Ono­frio. El re­co­rri­do por la ca­lle Stra­dun va des­de la Puer­ta de Pi­le has­ta la Pla­za Lu­za. Con­tem­pla la To­rre del re­loj, el Pa­la­cio de Spon­za y la Igle­sia de San Blas.

Cuan­do con­clu­yas es­te re­co­rri­do, hay dos co­sas que tie­nes que ha­cer obli­ga­to­ria­men­te. La pri­me­ra, es pa­sear por las mu­ra­llas de la ciu­dad. Ten­drás unas vis­tas úni­cas de la pe­cu­liar ciu­dad de Du­brov­nik, de sus te­ja­dos na­ran­jas y del mar Adriá­ti­co. Apun­ta, el pun­to más al­to de las mu­ra­llas es la For­ta­le­za de Min­ce­ta. Te re­co­men­da­mos re­co­rrer­las por la tar­de, ya que sue­le es­tar me­nos con­cu­rri­do. La se­gun­da, es per­der­te en­tre sus es­tre­chas ca­lles. Así, sin un rum­bo fi­jo, sin ma­pa, a lo lo­co. Sí, ve­rás mu­chas es­ca­le­ras du­ran­te el ca­mino pe­ro me­re­ce la pe­na su­bir­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.