PI­RAN PE­QUE­ÑO TE­SO­RO

Co­que­ta, de­li­cio­sa, ho­ga­re­ña pe­ro pa­la­cie­ga, de ai­re ma­ri­ne­ro... Es­ta ciu­dad cos­te­ra de Es­lo­ve­nia acu­mu­la ad­je­ti­vos, y to­dos po­si­ti­vos

QMD - - VIAJES - Coor­di­na­do por Pa­tri­cia Ve­las­co

Es­lo­ve­nia tie­ne me­nos de 50 ki­ló­me­tros de cos­ta, po­cos pe­ro su­fi­cien­tes pa­ra al­ber­gar una au­tén­ti­ca jo­ya que em­be­le­sa al que la des­cu­bre. Es­te te­so­ro en for­ma de es­tre­cha len­gua de tie­rra que se aden­tra mi­mo­sa en el mar Adriá­ti­co, con in­ten­ción

de aca­ri­ciar­lo, se lla­ma Pi­ran y te ro­ba­rá el co­ra­zón. Por aquí pa­sa­ron to­do ti­po de cul­tu­ras e im­pe­rios, pe­ro quie­nes de verdad de­ja­ron una gran hue­lla fue­ron los ita­lia­nos. Du­ran­te cin­co si­glos, Pi­ran so­por­tó la ocu­pa­ción ve­ne­cia­na, lo que se tra­du­ce en que quien pasea hoy por sus in­trin­ca­das ca­lle­jue­las em­pe­dra­das crea es­tar en Ita­lia.

To­do en es­te pe­que­ño rin­cón des­ti­la ai­re ita­liano, co­mo la pla­za Tar­ti­ni con sus sue­los de már­mol y sus fa­cha­das pa­la­cie­gas de co­lo­res pas­tel, vi­gi­lan­do la es­cul­tu­ra del vio­li­nis­ta y com­po­si­tor Giu­sep­pe Tar­ti­ni, na­tal de Pi­ran. En­tre las ca­sas, ve­rás sobresalir el cam­pa­na­rio de la ca­te­dral de San Jor­ge cu­yo pa­re­ci­do con la fa­mo­sa to­rre de San Mar­cos, en Ve­ne­cia, es asom­bro­so. Si te ani­mas a su­bir sus es­ca­lo­nes, po­drás con­tem­plar unas vis­tas de in­far­to. Pe­ro lo me­jor es deam­bu­lar pa­ra to­par­te con rin­co­nes tan en­can­ta­do­res co­mo la Pla­za del 1 de Ma­yo, con cis­ter­nas en las que se re­co­gía el agua de llu­via en el S. XVII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.