Ca­mi­lín Bla­nes se con­vier­te en mi­llo­na­rio

En­tre de­re­chos de au­tor, pro­pie­da­des y efec­ti­vo en cuen­tas, se es­ti­ma que el hi­jo del can­tan­te po­dría re­ci­bir 8 mi­llo­nes de eu­ros

QMD - - SUMARIO - @re­vis­taQMD

Ape­nas te­nían re­la­ción, pe­ro to­do el mun­do sa­be que Ca­mi­lín era el pun­to dé­bil de su pa­dre, Ca­mi­lo Ses­to. De ahí, que aun­que no se ha­ya leí­do to­da­vía el tes­ta­men­to – la ley mar­ca quin­ce días des­de el fa­lle­ci­mien­to– pa­re­ce claro que el jo­ven re­ci­bi­rá si no to­da, una bue­na par­te de su he­ren­cia. De en­tra­da, dos ter­cios de la for­tu­na del can­tan­te, que es la le­gí­ti­ma. Un pas­ti­zal te­nien­do en cuen­ta que Ca­mi­lo Ses­to ha vendido más de 175 mi­llo­nes de dis­cos en to­do el mun­do. La no­ti­cia de su muer­te, el pa­sa­do 8 de sep­tiem­bre, pi­lló de sor­pre­sa al pla­ne­ta, in­clui­do su hi­jo, que re­ci­bió la no­ti­cia en Mé­xi­co, don­de vi­ve des­de ha­ce años. El jo­ven, in­me­dia­ta­men­te, to­mó un vue­lo a Ma­drid, con cier­tos pro­ble­mas

por­que al pa­re­cer no te­nía di­ne­ro, al me­nos eso ase­gu­ró la pe­rio­dis­ta Ly­dia Lo­zano, en el es­pa­cio Hue­llas de ele­fan­te, de Te­le­ma­drid. Un día des­pués, el mar­tes 10, lle­gó su ma­dre, Lour­des Or­ne­las, enemi­ga nú­me­ro 1 de Ca­mi­lo. Tras ve­lar su cuer­po en la SGAE, ma­dre e hi­jo se han ins­ta­la­do en la ca­sa de To­rre­lo­do­nes del can­tan­te. “Es­ta es la ca­sa de mi hi­jo, aquí ha vi­vi­do mu­cho tiem­po”, di­jo Lour­des na­da más po­ner un pie en la puer­ta.

400.000 eu­ros al año

És­ta es una de las pro­pie­da­des que pre­vi­si­ble­men­te he­re­de Ca­mi­lín. Un ca­so­plón de 500 m2 de su­per­fi­cie, con pis­ci­na, ca­sa de in­vi­ta­dos y un te­rreno de 10.000 m2. Pe­ro no es la úni­ca; Ca­mi­lo tam­bién po­seía otra ca­sa en Las Rozas, va­lo­ra­da en unos 700.000 eu­ros y una más en Mar­be­lla. Ade­más, tam­bién te­nía una so­cie­dad pa­ra sus ac­ti­vi­da­des mu­si­ca­les, con un pa­tri­mo­nio de 833.000 eu­ros y que en 2017 tu­vo unos in­gre­sos de 107.243 eu­ros y be­ne­fi­cios ne­tos de 57.722. En es­ta so­cie­dad apa­re­ce co­mo ad­mi­nis­tra­dor úni­co el hom­bre de con­fian­za de los úl­ti­mos años de Ca­mi­lo, su ad­mi­nis­tra­dor, Cris­tó­bal Hue­to. A él y a su ma­na­ger, Eduar­do Guer­vós, po­dría ha­ber­les de­ja­do tam­bién par­te de su pa­tri­mo­nio. Ellos lo han ne­ga­do y aseguran que el úni­co he­re­de­ro es su hi­jo y que se­rá a él a quien en­tre­guen en las pró­xi­mas se­ma­nas las cuen­tas y el con­trol de la so­cie­dad de su pa­dre.

Pe­ro, por si es­te mon­tan­te fue­ra po­co, Ca­mi­lín tam­bién re­ci­bi­rá a par­tir de aho­ra los de­re­chos de au­tor y ‘ro­yal­ties’ que ge­ne­ren to­das las can­cio­nes de su pro­ge­ni­tor, mu­chas de ellas com­pues­tas por Ca­mi­lo Ses­to. Unos 400.000 eu­ros anua­les. En to­tal, se es­ti­ma que en­tre de­re­chos de au­tor, pro­pie­da­des y di­ne­ro Ca­mi­lo Bla­nes pue­da re­ci­bir apro­xi­ma­da­men­te unos ocho mi­llo­nes de eu­ros. Un buen pe­lliz­co que le so­lu­cio­na­rá la vi­da a él y a su ma­dre, Lour­des Or­ne­las.

Tras la mul­ti­tu­di­na­ria des­pe­di­da de su pa­dre, Ca­mi­lín y su ma­dre, Lour­des, acu­die­ron a la ca­sa de To­rre­lo­do­nes de Ca­mi­lo Ses­to, don­de, al pa­re­cer, se han ins­ta­la­do.

UNA RE­LA­CIÓN EX­TRA­ÑA Ca­mi­lín na­ció en 1983 y fue la ale­gría del can­tan­te. Tan­to es así, que con­si­guió su cus­to­dia y se re­ti­ró unos años de la mú­si­ca pa­ra cui­dar­le. Con el ado­les­cen­te, la re­la­ción se tor­ció y el chi­co vol­vió a Mé­xi­co. Es­ta es una de las úl­ti­mas fotos de los dos (Ins­ta­gram).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.