CA­RÁC­TER PRO­PIO

De­cla­ra la gue­rra a la ma­ni­da nos­tal­gia por­tu­gue­sa en es­ta ciu­dad don­de co­lor y mo­der­nis­mo na­ve­gan jun­tos por ani­ma­dos ca­na­les

QMD - - VIAJES -

Es­ta ciu­dad, que to­ma el nom­bre de la ría do Avei­ro jun­to a la que es­tá ubi­ca­da, po­co tie­ne que ver con otras ur­bes ve­ci­nas más tra­di­cio­na­les y con más car­ga nos­tál­gi­ca, co­mo Opor­to o la más le­ja­na Lis­boa. Sí, es­to es Por­tu­gal, así que por su­pues

to, en­con­tra­rás fa­cha­das fo­rra­das de azu­le­jos y es­cu­cha­rás los acor­des de al­gún fa­do, pe­ro Avei­ro presume de per­so­na­li­dad pro­pia. Par­te de cul­pa de te­ner una esen­cia úni­ca son los ca­na­les que la cru­zan y por los que na­ve­gan los mo­li­cei­ros, unas co­lo­ri­das bar­ca­zas alar­ga­das de proa al­ta con las que an­ti­gua­men­te se re­co­gían al­gas pa­ra abo­nar las tie­rras y que hoy re­co­gen tu­ris­tas.

El res­to de la cul­pa de que Avei­ro sea tan es­pe­cial son los edi­fi­cios de Art Nou­veau que im­pri­men a la ciu­dad un ai­re mo­der­nis­ta que te tras­la­da a los bo­yan­tes prin­ci­pios del S. XX, cuando una acau­da­la­da bur­gue­sía co­lo­nial se aco­mo­dó en la ciu­dad. La rua João Men­do­nça cuen­ta con va­rios ejem­plos co­mo el mu­seo de la Re­pú­bli­ca o el edi­fi­cio de la Coope­ra­ti­va Agrí­co­la. Al otro la­do del Gran Ca­nal, te es­pe­ra Bei­ra Mar, el pin­to­res­co ba­rrio de pes­ca­do­res por el que ca­lle­jear pa­ra ter­mi­nar ta­pean­do en el Mer­ca­do do Pei­xe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.